Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

4 abr. 2019

Nutri-Score en la vida real, capítulo 4

Tras varios posts (1, 2, 3) con fotografías de diversos productos alimenticios y sus etiquetas Nutri-Score, finalizo con uno más, en esta ocasión yendo"a pillar". De nuevo he recopilado resultados que son bastante discutibles y que me parece que no coinciden demasiado con los resultados de los estudios.



Empezamos con un producto que con frecuencia se suele disfrazar de saludable, los cereales infantiles. A pesar de su gran cantidad de azúcar, hay varios que no están demasiado mal valorados, consiguiendo uno incluso una B, el que "solo" está compuesto por una cuarta parte de azúcar. En los otros dos, con una C, el azúcar supone entre una cuarta parte y un tercio de su composición. En ambos casos, es el segundo ingrediente en cantidad.





No sé a ustedes, pero a mí ver que estos churros consiguen una B me inquieta un poco.


Y que esta pota empanada o las patatas prefritas se ganen una A me da realmente que pensar.




Ya mencioné en el post anterior otro caso de un batido bien valorado. Pues bien, hay más ejemplos. Los siguientes consiguen una B, a pesar de que cada cajita aporta más de la mitad del máximo de azúcar diario añadido aconsejado a un niño.




Algo parecido ocurre con otros lácteos, como estos yogures bebibles. Demasiado azúcar, pero buena valoración, una B.




Incluso algunas bebidas de zumo y leche también dirigidas a niños, a las que les han reducido los azúcares a base de añadir edulcorantes, consiguen una B.



Que una pizza consiga una C me parece generoso, pero si llega a una B, más bien es extraño.



¿Y qué les parece que el puré de patata de sobre o las placas precocidas para canelones lleguen a una A, la mejor valoración? ¿Realmente pueden considerarse alimentos muy nutritivos? ¿Los ponemos en la base de la pirámide?




Tampoco me convence lo del pan blanco, fabricado totalmente con harina refinada, obteniendo buenas valoraciones, tanto en formato tostado, burguer o de molde (¡éste último una A!).





En el otro extremo, el de los injustamente castigados, encontramos a los encurtidos y las aceitunas. Vegetales que por tener sal añadida parece que se merecen una triste C.





Lo mismo ocurre con estas conservas de pescado azul en aceite de oliva, que solo llegan a una C o una D por la suma de sus grasas y sal, a pesar de que, paradójicamente, ambos por separado sean alimentos muy recomendables:







Personalmente estoy convencido que los encurtidos y las conservas de pescado son más nutritivos y recomendables que estos caramelos, aunque no tengan azúcar y Nutri-Score opine lo contrario, dándoles una B.



Y de momento aquí lo dejo.

Creo que con estos ejemplos y los del post anterior han quedado bastante evidentes las debilidades de Nutri-Score: Manga ancha con el azúcar (debido al extraño e inexplicable criterio de puntuación para este nutriente que tiene su algoritmo, como expliqué aquí) y tolerancia absoluta con los cereales refinados (porque el algoritmo no los tiene en cuenta). Y a veces excesiva dureza con las calorías y la sal.

Lo tendremos en cuenta a la hora de comprar. Los que lo sepamos, claro.

5 comentarios:

  1. Bueno, creo que llegado este punto en el que hemos visto numerosos ejemplos reales, la conclusión es clara. Nutriscore es no solo inútil, sino peligroso. Parece más bien una herramienta para la industria que para ayudar a tomar decisiones correctas. Un paso atrás gigantesco. Yo en Sevilla todavía no lo he visto implementado, espero que tarde en llegar o no lo haga nunca.

    ResponderEliminar
  2. Preocupante...
    La realidad, es que no queda otra que la educación, a la que tú aportas enormidades como divulgador científico. Así las cosas, Centinel, no podemos menos que tomar en nuestras manos (y cerebros) la responsabilidad de nutrirnos lo mejor posible.
    !Gracias por tu trabajo!

    ResponderEliminar
  3. Con el artículo 3, sobre galletas, me habéis fastidiado el truco que pensaba decir. Por lo demás parece que cuanto peor puntuación más sano es el producto (en mi opinión), ya que prefiero grasas a azúcares y reducir el consumo de hidratos de carbono, especialmente los azúcares y refinados.

    ResponderEliminar
  4. Me parece lamentable este sistema de etiquetaje nutritivo. Que motivos crees q hay para que sea tan desastroso este sistema y lo quieran meter con calzador, Centinel?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo calificaría como desastroso, hay que tener en cuenta que en estos posts he ido "a pillar", aunque es cierto que tiene carencias importantes. Respecto a las razones para su implantación, supongo que es la de siempre, la de quedar bien con casi todos sin demasiado esfuerzo ni riesgo. Dar a entender que se hace algo innovador, eficaz y novedoso, cuando no lo es. Y dejar que todo siga más o menos parecido.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...