Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

11 mar. 2019

Nutri-Score en la vida real, capítulo 2

Hace unos días les contaba en este post los curiosos (y algo contradictorios) resultados que habían obtenido con el etiquetado Nutri-Score dos productos de la marca banca de Eroski elegidos al azar, la tortilla de patata y el jamón cocido. La tortilla de patata sin cebolla y el jamón cocido normal salían mejor valorados que la tortilla con cebolla y que el jamón cocido extra, algo que era difícil de justificar comparando los ingredientes y la composición nutricional de cada uno de ellos.

Estos resultados han avivado aún más mi curiosidad por este nuevo sistema de etiquetado, así que he vuelto al supermercado, cámara en mano y con algo más de tiempo. Todavía no hay demasiados productos que lo utilicen, pero la cantidad es suficientemente significativa como para empezar a sacar algunas conclusiones.

Antes de nada, a quienes no conozcan cómo funciona el etiquetado les recomiendo pasarse por este post anterior, en el que lo explico (desde una perspectiva crítica) con detalle. Para aquellos que prefieran lo breve, se lo resumo: Es un sistema que pretende informar sobre la calidad nutricional de alimentos procesados basándose en las proporciones de ciertos nutrientes.  Tiene 5 niveles, que se representan mediante cinco colores y cinco letras:


La mayoría solemos interpretar estos cinco niveles más o menos así:
  • A (Verde oscuro) = Muy sano
  • B (Verde claro) = Sano
  • C (Amarillo) = Reguleras
  • D (Naranja) = Insano
  • E (Rojo) = Muy insano
Pues bien, tras darme unas vueltas por el supermercado y dejar a los trabajadores del mismo bastante mosqueados, a continuación les cuento con lo que me he encontrado.



Para que no me acusen de solo fijarme en lo negativo, tengo que reconocer que hay una buena cantidad de alimentos que consiguen resultados razonables y alineados con lo que concluyen los estudios sobre su relación con la salud:

Alimentos saludables:
  • Las hortalizas y legumbres poco procesadas suelen salir bien valoradas (A o B): Ensaladas, garbanzos, lentejas, pimientos, maíz, gazpacho, salsas de tomate sencillas, etc.
  • El marisco cocido obtiene buenas puntuaciones (A o B).
  • Los frutos secos llegan a buenas valoraciones (A o B), a no ser que estén demasiado .procesados y muy cargados de sal o grasas.
  • Los lácteos sencillos como el yogur natural o la leche con algún suplemento salen bien en la foto (A o B).
Alimentos insanos:
  • La bollería industrial sale claramente castigada (D o E).
  • La carne procesada de todo tipo  obtiene valoraciones muy negativas (D o E): Fiambre, embutido, salchichas, bacon ahumado , etc.
  • Comida precocinada como la pizza se lleva mala valoración (C o D).
Pero además de estas valoraciones correctas también me he topado con una buena cantidad de resultados curiosos, confusos e incluso bastante contradictorios con lo que dice la evidencia sobre sus posibles efectos en la salud.

A continuación incluyo una relación de ejemplos de este tipo, acompañados de sus respectivas fotografías.

1. Diferentes versiones del pan blanco fabricado con harina refinada, tanto en formato barra como de molde, obtienen una valoración realmente buena, A o B (en este post pueden encontrar las razones por las que creo que es una valoración inadecuada):










2. Productos derivados de cereales y que son básicamente almidón, consiguen también buenas valoraciones. Estas tortitas de maíz obtienen la mejor, una A:



3. La pasta también sale claramente beneficiada, no solo la que contiene vegetales o fibra añadidos, también la normal llega a conseguir en algunos casos la mejor valoración, una A:




4. El fiambre bajo en grasas (como el de pavo) sale muy bien parado (una B). Sin embargo, los resultados de los estudios llegan a resultados negativos para este tipo de productos (carne procesada), sin hacer distinción entre ellos, como expliqué en este post :



5. Los yogures de sabores y azucarados consiguen una B, a pesar de que en este caso aportan unos 14 gramos de azúcar cada uno, de los cuales 9 gramos son azúcares  añadidos. Una cantidad que equivale aproximadamente a la mitad de la cantidad diaria aconsejada por la OMS para los niños, como conté en este post:




6. Otros lácteos azucarados también consiguen buenos resultados, como algunos yogures bebibles y batidos de cacao. Ambos llegan a conseguir una B, a pesar de que un vaso de producto aportaría dos tercios del azúcar añadido aconsejado a un niño para todo el día:





7. Las bebidas vegetales obtienen valoraciones positivas, normalmente una B. Sin embargo, algunas de ellas aportan una cantidad significativa de azúcares añadidos. Por ejemplo, la bebida de avena aporta 16 gramos de azúcar añadido por ración, bastante más de la mitad de la aconsejada para todo el día para un adulto:



8. Al cacao soluble le basta incluir algo de fibra y reducir los azúcares para conseguir una B:



9. Hay comida preparada con valoraciones sorprendentemente buenas, como esta lasaña y estos canelones que han conseguido una B:





O estos nuggets de pollo:



O esta "baguette de jamón y queso" con la misma valoración:



10. Por el contrario,algunas conservas de pescado obtienen resultados extrañamente mediocres. A pesar de que todas las recomendaciones dietéticas recomiendan el consumo habitual de pescado azul (también en conserva), aceite de oliva y marisco, parece que  Nutri-Score penaliza injustificadamente al atún en aceite de oliva y a los mejillones al natural. Solo les da una C:



11. A la hora de hacer comparaciones entre productos similares, nos podemos encontrar con diferencias poco justificadas, como la que ocurrían con la tortilla de patata y el jamón cocido del post anterior. Por ejemplo al comparar la leche entera y la semidesnatada, la primera sale peor valorada (B vs A), cuando realmente no hay pruebas de que la leche entera sea peor para la salud, como explique en este post:


12- Otra comparación sorprendente: La carne picada 100% vacuno obtiene bastante peor valoración que un preparado de carne de ternera. Una C para la carne de vacuno 100% frente a una A para el preparado:




Para terminar, me ha extrañado encontrar el etiquetado (una B) en los huevos, pensaba que Nutri-Score no era aplicable a los alimentos frescos:



¿Y no les parece un poco absurdo que los huevos frescos obtengan la misma valoración que los canelones, la lasaña, los nuggets y la baguette de jamón y queso?

Hasta aquí llega este primer "safari" por el supermercado. Puntualizar que en el momento de hacerlo todavía había algunos tipos de alimentos en los que no estaba implementado Nutri-Score y que también serán interesantes para analizar, como los cereales de desayuno, las bebidas azucaradas y las galletas, entre otros.

Valoración:

Tras esta segunda aproximación a los resultados de las valoraciones del etiquetado Nutri-Score, creo que se va confirmando que sirve para ratificar la calidad o no-calidad nutricional de alimentos claramente saludables o no saludables y cuya relación con la salud es bastante conocida, como pasa con los derivados de vegetales y con los frutos secos en el caso de los sanos, o con la bollería y el fiambre en el caso de los insanos. Pero este tipo de alimentos posiblemente sean los que menos dudas generan entre la población, ya que casi todo el mundo sabe si debe promoverlos o restringirlos.

Nutri-Score  aportaría mucho más valor si fuese capaz de evaluar acertadamente otros alimentos procesados cuya relación con la salud es menos popular y confusa, y que con frecuencia los fabricantes "disfrazan" con diseños, envases, imágenes y afirmaciones que sugieren beneficios. Productos de panadería, procesados basados en cereales, lácteos y bebibles, embutido reformulado... Pues bien, pueden encontrar una buena cantidad de ellos en los ejemplos de este post. Y la cosa no pinta nada bien.

Si leen las predicciones que hice cuando analicé detalladamente el sistema Nutri-Score en este post anterior, comprobarán que, muy a mi pesar, algunas se ellas se están confirmando. Los productos basados en cereales refinados o lácteos y bajos en grasas, aunque tengan bastante azúcar, obtienen muy buenas valoraciones, sin que exista evidencia científica real que las respalde. Vamos, que me temo que estamos ante una especie de "revival" de lo "light" o de lo bajo en grasas, mientras que se mantiene la manga ancha para el exceso de azúcar. Y el problema está en el propio algoritmo de valoración, como expliqué con detalle en el mismo post, cuyos criterios son bastante discutibles y de origen poco claro.

Habrá que estar atentos a ver cómo evoluciona el mercado y cómo reaccionan los fabricantes y consumidores, aunque esta segunda aproximación no me anima a ser muy optimista...

13 comentarios:

  1. Hola. Es un artículo muy interesante y refleja algunos de los problemas del nutriscore, aunque todavía está en fase de estudio y adaptación a la situación española. Me llama la atención la carne de vacuno, entiendo que los dos envases son preparados cárnicos, ya que la carne picada no se puede envasar para el consumidor final; supongo que una será burguer meat y la otra tendrá otros ingredientes, posiblemente más sal que penalice el nutriscore.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la lista de ingredientes de la carne de vacuno pone lo siguiente: 100% carne de vacuno. Y nada más.

      Eliminar
  2. Visto lo visto, falla...mucho! Y acierta en alimentos poco dudosos (para eso casi no era necesario). En lugar de acalarar, sin duda lleva a confusión. Echa por tierra parte de la actual evidencia científica. No digo que sea fácil, pero sin algoritmo, sería capaz de acertar más...

    ResponderEliminar
  3. Pues la verdad es que con los ejemplos que has mostrado, el resultado es muy decepcionante. Personalmente estoy muy de acuerdo con la idea de que es más importante dejar de comer mal, que comer muy bien, y desde luego, con estos ejemplos, se ve claramente que para las empresas resulta muy fácil aplicar trucos simples para obtener calificaciones altas. ¿En serio una baguette ultraprocesada tiene la misma calificación que un huevo?
    Está clarísimo cómo va a reaccionar la industria. Ahora tendrá un arma nueva para utilizar en su favor. No dudo que la idea original sea buena, pero es evidente que no está funcionando en absoluto.

    Saludos,
    Javi

    ResponderEliminar
  4. Hola Luis,

    Me gustaría ponerme en contacto contigo ¿me puedes proporcionar un email si eres tan amable?

    Un saludo, Rafael.

    ResponderEliminar
  5. Curioso. De acuerdo con el RD 1376/2003 la carne picada tiene que prepararse a diario y no puede conservarse de un día para otro (4. El picado de la carne se efectuará a la vista del comprador. No obstante, el picado podrá realizarse con carácter previo, con arreglo a las necesidades del despacho diario, sin ser conservadas de un día para otro y expendidas exclusivamente en el establecimiento preparador, presentándose al público refrigeradas y perfectamente identificadas en vitrinas, mostradores u otros elementos frigoríficos.). Yo había visto algunos supermercados que envasan la carne picada e indican "Preparada a diario", pero esto no parece ser el caso y me resulta extraño.
    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante, no conocía esa normativa. En efecto, parece limitar bastante el picado de carne. A ver si hay suerte y se pasa por aquí algún tecnólogo de alimentos y nos aclara el tema.

      Eliminar
    2. Buenas, la carne picada sí se puede comercializar envasada (preparada en el lugar de venta), con una vida útil de 24 horas. Por eso prácticamente no se ve. En algunos supermercados, como El Corte Inglés y Eroski sí se puede encontrar.
      En cuanto al Nutriscore, supongo que obtiene mejor puntuación el burger meat porque contiene vegetales y eso puntúa de forma positiva.
      Saludos!

      Eliminar
    3. Cierto, la carne picada se puede envasar con fecha de consumo de 24 horas, pero el post es del día 11 y la fecha en el envase es hasta el 13, por eso me resultaba extraño y lo asociaba a un preparado. Tendré que buscar un Eroski para investigar.
      Gracias y un saludo

      Eliminar
    4. Hoy día 14 he comprado esa misma carne picada y la fecha de caducidad era el 19. O incumplen la norma o se nos escapa algo...

      Eliminar
  6. Muy bueno el artículo me ha parecido.

    Di con tu blog, al navegar por la red, mientras preparaba un post y me pareció interesante un post tuyo, así que me fui a la home de tu web, y realmente me gustó cómo manejas la información.

    La exposición que haces sobre los alimentos en cuanto a lo saludable que son o no, me pareció acertada.

    Y me entraron estas dudas:
    1. ¿Qué tan sanas serán las sopas Maruchan? (Por lógica, parto del supuesto que son dañinas, pero creo que una exposición de tu parte en cuanto al producto sería interesante)
    2. ¿Qué tan malo es el arroz (¿de plástico?) chino? ¿Será cierto que ya estamos comiendo arroz chino de plástico? ¿Cómo lo podremos saber?
    Qué buen blog, desde hoy ya soy tu seguidor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi, muchas gracias por tus amables comentarios.
      Las sopas Maruchan son comida ultraprocesada, fabricadas sobre todo con harina refinada, grasas vegetales y sal. Poco recomendables, sin duda.
      Respecto al arroz, no existe el de plástico, supongo que refieres al arroz blanco habitual. Algunos estudios indican que tampoco es un alimento especialmente recomendable si se ingiere en altas cantidades, aunque en algunos países como Japón se come bastante sin que suponga un problema, aunque es cierto que se acompaña de vegetales, pescados, marisco, etc.
      Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...