Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

16 de dic. de 2014

Plaguicidas y alimentos: Último informe de la EFSA

La Autoridad Europea sobre Seguridad Alimentaria - EFSA acaba de publicar su último informe sobre los restos de plaguicidas encontrados en los alimentos en países de la Unión Europea, basado en datos de todo el trabajo realizado a lo largo del año 2012. Puede descargarse completo desde este enlace (son más de 150 páginas con muchísima información segmentada de diversas formas).

Estos serían sus resultados más significativos de forma muy resumida:

El informe se basa en los datos recogidos en dos tipos de programas paralelos, los realizados a nivel nacional por cada país y el realizado de forma coordinada desde la la Unión Europea.

Entre ambos programas se analizó la presencia de cerca de 800 plaguicidas diferentes en 750  tipos de alimentos, en base a las casi 80.000 muestras recogidas en total.

En el programa global coordinado, de unas 10.000 muestras, estos fueron los resultados:
  • 59,9% de las muestras no presentó ningún rastro de plaguicida.
  • 39% de las muestras presentaron restos de plaguicidas por debajo de los límites máximos.
  • 0,9% de las muestras sobrepasaron los límites máximos permitidos (que se quedó en 0,5% considerando la incertidumbre de los métodos de medida).
  • Los productos que en más ocasiones sobrepasaron los límites máximos (ordenados de mayor a menor) fueron: brócoli, coliflor, uvas de mesa, pimientos, berenjena, plátano y trigo.
Los programas nacionales sumaron unas 78.000 muestras y sus resultados globales fueron los siguientes:
  • 54,9% de las muestras no presentó ningún rastro de plaguicida.
  • 42,2% de las muestras presentaron restos de plaguicidas por debajo de los límites máximos.
  • 2,9% de las muestras sobrepasaron los límites máximos permitidos. Teniendo en cuenta la incertidumbre de medida, quedó en 1,7%, contra los que se tomaron medidas legales por las autoridades competentes.
Los productos importados de terceros países presentaron un mayor índice de residuos. En este caso, un 7,5% de productos sobrepasaron los límites permitidos, llegando en algunos casos hasta a un tercio del total de productos importados. Ordenados de mayor a menor, los más "pillados" fueron Malasia, Laos, Camboya, Vietnam, Kenia, India y China.

En el caso de los alimentos para bebés, estos fueron los resultados:
  • 91,6% de las muestras no presentó ningún rastro.
  • 7,8% de las muestras presentaron restos de por debajo de los límites máximos.
  • 0,6% de  las muestras sobrepasaron los límites máximos.
Y en el caso de los productos ecológicos, fueron los siguientes:
  • 85,1% de las muestras no presentó ningún rastro.
  • 14,1% de las muestras presentaron restos por debajo de los límites máximos.
  • 0,8% de  las muestras sobrepasaron los límites máximos.
En base a estos resultados, los expertos de la EFSA concluyeron lo siguiente:

"No es probable que los residuos de plaguicidas  planteen riesgo alimentario a largo plazo para los consumidores europeos. La evaluación del riesgo centrada en la exposición a corto plazo reveló que en 280 casos los efectos negativos no podían excluirse totalmente si los productos que contienen la mayor concentración de residuos se consumen en grandes cantidades ."

12 de dic. de 2014

Alimentos y enfermedades, mega-revisión de todos los estudios epidemiológicos existentes

La cantidad de estudios observacionales sobre los alimentos y su relación con diferentes enfermedades ha llegado ser inmensa. Incluso el número de revisiones sistemáticas sobre el tema, que aglutinan gran cantidad de estudios individuales, es ya muy elevado. Así que es de agradecer que alguien se preocupe de vez en cuando por reunir y actualizar toda esa información.

Es lo que han hecho científicos franceses en la que podría considerarse "la revisión de las revisiones" o "la madre de todas las revisiones",  "Associations between food and beverage groups and major diet-related chronic diseases: an exhaustive review of pooled/meta-analyses and systematic reviews". Estos abnegados investigadores han recopilado todos los metaanálisis y revisiones sistemáticas existentes - ¡más de 300! - sobre los grupos de alimentos habituales, con el objetivo de aportar una visión agrupada de todas sus conclusiones. Un trabajo de chinos, si me permiten la expresión.

9 de dic. de 2014

Últimos estudios sobre carbohidratos refinados e índice glucémico (año 2014)


Los habituales del blog saben que cada cierto tiempo suelo recopilar los estudios que se van publicando sobre algunos temas que considero interesantes o sobre los que hay cierta controversia. Uno de ellos es el consumo de carbohidartos refinados y la utilidad del índice glucémico (IG) o carga glucémica (CG) en relación con la dieta. El último post que escribí sobre el tema fue a principios de 2014, así que he pensado que ya era momento de hacer otro.

Les recuerdo que estas recopilaciones no son demasiado sistemáticas, son los estudios que yo he encontrado en Pubmed en un periodo de tiempo concreto (en este caso, el año 2014), sea cual sea su resultado. Vamos, que se me pueden haber colado unos cuantos.

Como siempre, voy a procurar ordenar los trabajos en función de su relevancia o rigor, presentando primero los considerados que aportan mayor evidencia científica, de acuerdo a los criterios habituales. Así que empezaré por las revisiones sistemáticas y los metaanálisis, que han sido los siguientes:

1 de dic. de 2014

¿Es el bocadillo la mejor opción para merendar?


Resulta bastante cansino leer casi semanalmente supuestas noticias sobre las bondades del pan o la cerveza, cuando realmente no son más que notas de prensa disfrazadas y lanzadas por agencias de comunicación, que trabajan contratadas por las empresas que los fabrican o comercializan. La gente en general no sabe que sus titulares solo esconden publirreportajes, cuyo objetivo principal es crear una corriente de opinión favorable sobre una serie de productos y venderlos, utilizando las tácticas de marketing habituales. Incluidas la de utilizar a supuestos expertos, que parecen no tener problemas en hacer recomendaciones en su favor, aunque para ello tengan que hacer equilibrios lingüísticos en sus frases e incluso contradecir la evidencia científica sin ningún rubor.

Ya he escrito artículos sobre esta estrategia de venta (por ejemplo este sobre los bocadillos o este sobre el desayuno) pero no me puedo resistir a la tentación de comentarles la nota con la que me topé hace unos días, publicada en el diario digital La Información, un medio que suele estar muy dispuesto a difundir este tipo de pseudonoticias sobre nutrición. Su titular,  "Los bocadillos pueden incluirse en una dieta equilibrada por la gran cantidad de energía que aportan", es ya bastante representativo de lo que nos encontraremos en el texto. Es absurdo utilizar la elevada energía como argumento para recomendar un alimento, cuando precisamente hoy en día lo que nos sobra a todos son calorías. Pero les recomiendo leer el artículo completo, porque no tiene desperdicio.

19 de nov. de 2014

Dos nuevos metaanálisis sobre dietas bajas en carbohidratos

Casi han coincidido en el tiempo dos nuevos metaanálisis sobre dietas bajas en carbohidratos, que sumados al publicado hace tan solo unos meses, dan un total de tres este año, una cantidad significativa y que creo que refleja el interés que siguen generando este tipo de dietas.

El primero analiza la pérdida de peso a largo plazo (más de un año) en dietas que realmente son altas en proteínas (que normalmente suelen ser también relativamente bajas en carbohidratos), y lo compara con las dietas "normales" en proteínas. Se trata de "Long term weight maintenance after advice to consume low carbohydrate, higher protein diets--a systematic review and meta analysis", realizado por expertos australianos e incluyendo los datos de 32 estudios de intervención.

17 de nov. de 2014

¿Cuáles son los alimentos más "adictivos" y deseados?

Tal y como cuento pormenorizadamente en el libro "El Cerebro Obeso", el concepto de "adicción a los alimentos" no es nuevo, pero durante los últimos años está ganando interés entre la comunidad científica, dando lugar a una buena cantidad de estudios.  Aunque todavía es pronto para sacar conclusiones definitivas con el mínimo de rigor necesario, hay que reconocer que es fuente de hipótesis realmente atractivas, así que habrá que seguir atentos la evolución de estas investigaciones.

Una de las asignaturas pendientes en este tema es la falta de estudios centrados en alimentos concretos (y no en componentes aislados), enfocados a identificar síntomas similares a los que se encuentran en las adicciones, especialmente los relacionados con alguna de sus dos características principales: Un consumo descontrolado y excesivo (equivalente al "abuso" en el caso de sustancias) y la necesidad intensa de consumirlo cada cierto tiempo (equivalente a la "dependencia"). Lo más parecido son algunas investigaciones aisladas relacionadas con el segundo aspecto, en concreto con el deseo intenso, ansias  o antojo que algunas personas suelen tener por comer ciertos alimentos (craving en inglés).

10 de nov. de 2014

Nuevo libro: "El Cerebro Obeso"

Les traigo una pequeña sorpresa hoy. Se trata de "El cerebro obeso", un nuevo libro en el que he estado trabajando con mucha intensidad los últimos meses y que me ha obligado a dejar un poco descuidada mi actividad por internet, como los blogs y las redes sociales.

De nuevo se trata de una obra de divulgación sobre la obesidad y el sobrepeso, sus implicaciones y sus posibles soluciones, con la ciencia como telón de fondo. Pero la novedad es la perspectiva apasionante y en general poco conocida desde la que se trata todo ello: la de nuestro cerebro.



Creo que el subtítulo - "Las claves para combatir la obesidad están en el cerebro" - y la sinopsis de la contraportada son bastante autoexplicativos sobre su contenido:

"La obesidad crece imparable y sus efectos negativos sobre la salud también. Las campañas e iniciativas para combatir el sobrepeso que se han lanzado por todo el mundo han resultado infructuosas. Eliminar los kilos que nos sobran se ha convertido en una pesadilla interminable.

¿Qué estamos haciendo mal? ¿En qué nos estamos equivocando?

Estudios realizados durante los últimos años sugieren una nueva y prometedora perspectiva, en torno a una idea central: ¿Y si las claves de la obesidad no están en el estómago, sino en el cerebro?

Un apasionante viaje por las disciplinas científicas relacionadas en el cerebro y la nutrición, la endocrinología, la neurología, la psicología y la psiquiatría, a la búsqueda de respuestas. ¿Cómo controla el cerebro la ingesta de energía? ¿Por qué a veces comemos sin necesitarlo? ¿Existe la adicción a los alimentos? ¿Cómo nos influye el marketing alimentario? ¿Se pueden cambiar los malos hábitos y adelgazar?"

Les tengo que confesar que estoy bastante emocionado, siento como si fuera el primer libro que publico. Aunque confío en que esta nueva perspectiva les resultará muy interesante, como me resultó a mí cuando empecé a profundizar en ella.

Pueden adquirirlo en las plataformas habituales y en formato digital o papel, al precio asequible de siempre:
Si desean hacerse una idea más detallada de sus contenidos, pueden descargarse las primeras 40 páginas desde este enlace.

Actualización

¡El estreno ha sido espectacular, el primer día el libro ha llegado a estar en el puesto 8º del Top 100 ventas de Amazon y el 1º en Lulu! ¡Muchas gracias a todos!




6 de nov. de 2014

¿Funcionan los anuncios y campañas para prevenir y combatir la obesidad?

Hace un par de días surgió un interesante debate en las redes sociales en torno al siguiente vídeo :



No es la primera campaña de este tipo, con mensajes impactantes y atemorizantes, que pretenden prevenir la obesidad. Y supongo que no será la última, en este post anterior mencioné otra similar (o peor) y mi opinión al respecto.

De cualquier forma, en el mencionado debate tuitero se vieron diferentes opiniones respecto a si este tipo de recursos son útiles para sensibilizar y concienciar a la gente. Así que de decidido, con un poco más de tranquilidad y espacio, profundizar un poco en el tema.

31 de oct. de 2014

¿Es malo adelgazar rápido? ¿Provoca "efecto rebote"?

Estoy seguro que lo ha escuchado en más de una ocasión: "No es recomendable adelgazar muy rápido, hay más probabilidades de efecto rebote". Normalmente se realiza este tipo de afirmaciones cuando se está criticando alguna dieta y ya se ha convertido en un clásico de la argumentación en este ámbito. Por ejemplo, tanto GREP-AEDN como AESAN incluyen esta característica como algo que sirve para identificar una "dieta milagro".


Es cierto que las dietas-fraude (como yo prefiero llamarlas) suelen prometer resultados muy rápidos, así que podría ser una pista para identificarlas. Pero eso no tiene por qué implicar que esa característica, el perder peso rápidamente, sea negativo o que no ocurra con otro tipo de estrategias dietéticas razonables.

¿Y qué dice la ciencia?

15 de oct. de 2014

Eligiendo chocolate

Si les pasa como a mí, que me encanta el chocolate, puede que tengan ciertas dudas a la hora de elegirlo. Como les expliqué en este artículo anterior sobre el cacao podemos comer este delicioso alimento con cierta tranquilidad, ya que su consumo moderado no se asocia a nada negativo. Pero hoy en día la variedad es tal que es difícil decidirse entre tanta tableta, tanto sabor y tantas características. Así que vamos a intentar analizar las opciones disponibles, a ver si podemos dar alguna directriz sencilla que nos sirva de ayuda.

La primera de ellas es bastante clara... y contundente. Descarte todos los que aportan muchos carbohidratos refinados y azúcares. Así que deberá olvidarse de los formatos más habituales, la mayoría de los que encontrará en cualquier comercio, tanto de chocolate normal como de chocolate con leche. Lamentablemente, también suelen ser los más baratos.

El caso es que tras este descarte tampoco nos quedarán muchas opciones. De hecho, podríamos agruparlas en tan solo dos tipos: El chocolate sin azúcar y el chocolate con alto contenido de cacao. Vamos a analizar un ejemplo de cada tipo, para ver qué podemos esperar de cada uno de ellos

9 de oct. de 2014

Otro ejemplo de desinformación nutricional y marketing poco ético

No me extraña que muchas personas estén confundidas respecto a la nutrición. Si hoy se publica una noticia diciendo una cosa, mañana se publicará otra afirmando lo contrario. Y es muy difícil saber cual de las dos es la más fiables. Si es que alguna lo es.

Les voy a poner un ejemplo vivido esta misma semana.

Hace unos días leía en la versión web del diario El Correo el siguiente titular: "Objetivo: El desayuno perfecto", en plena portada, una posición privilegiada:

6 de oct. de 2014

Otro gran estudio observacional no encuentra relación entre huevos, colesterol y diabetes

Parece que poco a poco el huevo va recuperando su prestigio y posición en nuestra dieta y le vamos perdiendo miedo. Comunicados como el de la Fundación Española del Corazón, diciendo que "No es necesario restringir el consumo de huevos en la dieta de personas sanas" así lo indican. Porque, como ya he comentado en artículos anteriores, tras estar muchos años acusado de ser responsable del taponamiento de nuestras arterias y sometido a restricciones bastante severas, los estudios más recientes no encuentran riesgos para la salud a su consumo habitual.

Por si todavía queda algún escéptico, les traigo el último estudio observacional de grandes dimensiones sobre el tema publcado hace tan solo unos días en British Journal of Nutrition, "Cholesterol and egg intakes and the risk of type 2 diabetes: The Japan Public Health Center-based Prospective Study", en el que expertos japoneses han analizado los datos de más de 60.000 personas de más de 45 años, buscando las posibles asociaciones entre el consumo de huevos y de colesterol y la diabetes tipo 2. Para ello dividieron a las personas en 4 grupos, en función de la cantidad de huevos o colesterol que consumían, y compararon el riesgo de sufrir diabetes de cada uno de los grupos.

1 de oct. de 2014

La alimentación en Naukas 2014: La dieta equilibrada y la tónica

Este año, una vez más (y ya van cuatro), la gente de Naukas ha organizado un magnífico evento de divulgación científica en Bilbao. Y, una vez más, organizadores y los ponentes se han superado, consiguiendo reunir a muchos cientos de personas en torno una pasión común: la ciencia.

Como novedad, en esta edición hemos podido disfrutar de contenidos sobre la alimentación. La charla más relacionada con el tema y con la temática de este blog fue la de Aitor Sánchez (@midietacojea), que ha sido toda una revelación, combinando divulgación y humor en grandes cantidades, al más puro estilo "monologuista".

30 de sept. de 2014

Walking for health, el placer (y el beneficio) de andar por la naturaleza

Todos los intentos dirigidos a combatir la epidemia de obesidad parecen abocados al fracaso. Pero también hay que reconocer que las iniciativas para cambiar los comportamientos de la población con el objetivo de prevenir el sobrepeso y mejorar su salud no suelen ser demasiado imaginativas ni eficaces, limitándose con frecuencia a recomendaciones genéricas, difundidas mediante charlas, posters o folletos que rápidamente acaban en la papelera o el olvido.

Por todo esto me alegra especialmente conocer proyectos más creativos y comprometidos, como el de la promoción del ejercicio físico en las calles que se está haciendo en Brasil o el que da título a este post, "Walking for Health". La iniciativa parte de una entidad llamada "Ramblers" (excursionistas), formada sobre todo por voluntarios y que lleva más de 10 años de actividad. Y la idea es muy sencilla: Andar por la naturaleza.

25 de sept. de 2014

¿Un plato pequeño ayuda a comer menos?



Seguramente lo habrá escuchado en alguna ocasión: "Si utilizamos platos grandes tenemos tendencia a servirnos más alimentos que si utilizamos platos pequeños". Podría parecer que tiene lógica ¿verdad? Seguro que en alguna ocasión la comida le ha parecido algo escasa al verla servida en un plato de gran tamaño. Se podría pensar que la cosa tiene bastante rigor, ya que la recomendación de utilizar vajilla pequeña para conseguir comer algo menos es bastante frecuente; hasta el propio gobierno norteamericano,  la incluye entre las directrices de su programa Myplate, indicando que es un sencillo truco para reducir el tamaño de las porciones.