Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

28 jun. 2016

Nuevo libro: La guerra contra el sobrepeso, buscando responsables de la epidemia de obesidad

Si han notado que durante las últimas semanas no he estado muy activo en el blog, ahora entenderán la razón: estaba trabajando en la revisión final de "La guerra contra el sobrepeso", un proyecto que me ha tenido agradablemente ocupado.

En este caso es probable que su contenido les parezca más polémico y controvertido que el de libros anteriores, ya que he querido profundizar en las razones que nos han llevado a la situación actual - un tercio de los adultos sufriendo sobrepeso - buscando responsabilidades, posibles culpables y factores que lo han provocado. Les aseguro que según investigaba y recopilaba información durante la escritura, las cosas se ponían cada vez más interesantes.

También hago una reflexión sobre los enfoques que, desde un punto de vista global, serían necesarios para plantar cara al problema y tener alguna probabilidad de solucionarlo. Todo ello basándome en la ciencia y en las investigaciones recientes, como es habitual, recurriendo a gran cantidad de referencias.

Esta es la sinopsis:

"La epidemia de obesidad se extiende por todo el planeta y se ha convertido en un problema de salud de primer orden, afectando a millones de personas, empeorando su calidad de vida y disparando los costes sanitarios. 

Las víctimas son tantas y los efectos tan negativos que no nos queda más remedio que aceptar que estamos en guerra contra el sobrepeso. Ha llegado el momento de presentar batalla, de enfrentarse definitivamente al problema, utilizando todas las armas y recursos que sean necesarios, basados en la ciencia y en la investigación más rigurosa.

Pero ¿quién es el enemigo a combatir? ¿Contra quién debemos luchar? ¿Y cuáles son las mejores estrategias de combate para tener alguna posibilidad de salir victoriosos?

Un libro que le permitirá conocer el complejo entramado de intereses y circunstancias que sostienen la obesidad y las claves fundamentales para enfrentarse a ello."

Pueden descargar una muestra gratuita con el primer capítulo completo (50 páginas) desde este enlace y pueden conocer la opinión de los lectores en este otro.

El libro completo tiene 360 páginas y, como es habitual, está disponible desde un precio muy razonable. Estos son los enlaces para adquirirlo en diferentes formatos:

Kindle: En Amazon, en este enlace (3,15 euros).
Epub:  En Lulu.com, en este enlace (3,15 euros)
PDF: En Lulu.com, en este enlace (3,15 euros)
Papel: En Amazon, en este enlace y en Lulu en este enlace (11,75 euros) 

Si finalmente se deciden a adquirirlo, agradeceré mucho sus opiniones y feedback.

15 comentarios:

  1. Adquirido!!! Me encantaron tus libros previos y sigo tu blog, estoy deseando empezar este nuevo! Gracias por compartir tanta información en tu blog y en tus libros a precio tan razonable. Un saludo y enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Buen día Centinel,

    Tengo todos tus libros y acabo de comprar este para kindle. No puedo hacer comentarios ya que no lo he leído, pero si es como los anteriores creo que sera excelente.
    En realidad lo que quería comentar es que creo que el precio es muy bajo para la calidad de información que tienen, todos rigurosamente apegados a la ciencia con datos certeros, que podemos buscar en publicaciones, o sea con rigor científico.
    Te Felicito por todas tus publicaciones y espero que seas mejor remunerado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu compra y por tus amables comentarios, Susana. Espero que te resulte interesante. Lo de la remuneración digna escribiendo solo está al alcance de unos pocos, pero mientras no me falte el trabajo, el otro, el "de verdad", no puedo quejarme, viendo o que hay por ahí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Luis,

    Un nuevo libro tuyo es un motivo de celebración. Ahora lo compraré. Información fiable, veraz, científicamente contrastada, imparcialidad y reconocimiento de las propias limitaciones (por lagunas en el conocimiento, posibles sesgos) y, creo que en esta ocasión un poco de picante, de mojarse (o mojar el Donut).

    Enhorabuena. Ya comentaremos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Al precio que lo vendes no me he podido resistir, y menos después de leer ese primer capítulo de muestra. Sigo tu blog hace un tiempo, no mucho, y empiezo a tenerte por lectura obligatoria. Ahora a disfrutar.
    Gracias, señor.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por ofrecer este libro a tan buen precio. No he dudado en comprarlo ni 5 segundos, después de haber comprado los otros 3. Es un precio que tiene sentido, dado que es electrónico no como los que ofrecen otros, que te descuentan un par de euros y a ver si cuela.

    ResponderEliminar
  6. Lo compre inmediatamente, gracias por estos valiosos aportes !

    ResponderEliminar
  7. Leído.

    No quiero anticipar nada a los lectores del blog, pero me gustaría hacer algo parecido a una improvisada reseña.

    El libro utiliza desde el principio términos sacados de la guerra (en el propio título ya queda claro), si bien a lo largo del mismo se va matizando el mensaje y se va comprendiendo con mayor profundidad la complejidad del asunto de la obesidad, por lo que no es un libro en el que se perfilen personajes malos malísimos ni buenos buenísimos, como en las películas baratas. Así, la terminología militar va dando paso por momentos a una cada vez más técnica y científica, y el planteamiento respecto a los enemigos y los aliados va dando paso a un planteamiento con diversos actores ambigüos y sus métodos más o menos éticos, que apunta más a una serie de despropósitos en serie ingenuamente aceptados que a una conspiración mundial. Aunque, por supuesto, no se pasan por alto los oscuros intereses que se ocultan detrás de las nominalmente más nobles iniciativas.

    Paralelamente a ello se da una transición que va de dentro a fuera, a la hora de explicar el fenómeno del sobrepeso y la obesidad, y de las causas próximas y perfectamente discernibles a las más lejanas pero de mayor calado.

    El lector podrá entender cómo funcionan a grosso modo nuestro metabolismo y nuestra fisiología y cómo pueden verse afectados por lo que ingerimos. Podrá comprender la relación "cuerpo-mente" en las alteraciones alimentarias, y podrá relacionar nuestro comportamiento con la comida con nuestras necesidades reales y figuradas, y cómo estas últimas son influidas por un contexto en el que el marketing juega un papel insospechadamente poderoso.

    Después, saliendo de nosotros y entrando en nuestras organizaciones, en sociedad, analiza el intrincado entramado de intereses de la industria alimentaria, los gobiernos, los profesionales sanitarios y demás agentes implicados de una u otra forma en influir en qué nos llevamos a la boca.

    El libro finaliza con propuestas concretas a diversos niveles para poner freno a la actual epidemia de obesidad. Algunas de estas propuestas son muy probablemente difíciles de llevar a la práctica, dados los intereses en juego y las dificultades para el cambio en ese animal de costumbres que es el ser humano. No obstante son propuestas basadas en la comprensión del fenómeno del sobrepeso y la obesidad en toda su magnitud, y en la compresión asimismo de que sólo se puede vencer a un enemigo infiltrado en todos los frentes con múltiples estrategias y diversidad de herramientas.

    ResponderEliminar
  8. Me compré el libro. Está bien pero apenas tienes en cuenta la responsabilidad personal.
    Si quieres sacarte una oposición tienes que estudiar todos los días durante x tiempo, si quieres estar en forma tienes que mantener un grado de actividad física durante toda tu vida, etc. Son pequeños gestos, algo de tiempo, pero de continuo, con regularidad y constancia.
    Algo parecido pasa con la obesidad. No se convierte uno en obeso un día al levantarse.
    Han sido años lo que te han llevado a eso. Años de abandono, años de excesos, años de sedentarismo, etc.
    Evidentemente, hay características individuales que te predisponen más a ello.
    Y estamos en un mundo en el que los occidentales estamos rodeados de comida barata y abundante. Y con refrescos, alcohol como algo cotidiano.
    Pero en última instancia es el sujeto quien tiene que dar los pequeños pasos diarios. Quien ha de ser más activo, quien ha de practicar algún ejercicio o actividad para que el sedentarismo extremo que tenemos no sea pernicioso, y quien ha de vigilar su ingesta de alimentos.
    El problema es que el descuido durante años de esto nos puede llevar a la obesidad y llegado a ese punto, el volver atrás es muy difícil.
    Por lo demás, confiar en las empresas o en la intervención estatal cuando la promiscuidad que mantienen y que se ve en puertas giratorias, en campañas estatales financiadas con fondos privados de las empresas que se pueden ver afectadas, etc, me parece casi imposible.
    Yo personalmente soy muy pesimista con respecto a este problema y no le veo solución alguna, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y entonces si a ti te nombraran encargado de definir políticas para prevenir y combatir la obesidad qué harías? ¿Estar todo el día riñendo (o multando o castigando o...) a los que "no son responsables"?

      Eliminar
  9. No, no multaría a los individuos.
    Aunque leí que en Japón sí han hecho penalizaciones y dicen que funciona.

    A nivel político el problema es el revoltijo tan grande que hay entre las grandes empresas y la administración. Con iniciativas tan dudosas como el plan HAVISA.
    Aparte de que las sugerencias de poner tasas a ciertos productos son muy difíciles de llevar a cabo. En Dinamarca lo hicieron con las grasas saturadas y tuvieron que volver atrás. Si lo hacemos con el azúcar ¿por qué no con ciertas frutas o con la miel? Y así podríamos seguir caso por caso y ver que es complejo y arbitrario.

    En cualquier caso no entiendo por qué te parece extraño lo que digo.
    La justicia, por ejemplo, se aplica a individuos. Eso no quita para que el Estado asuma responsabilidades policiales, legales, etc.
    Aparte en tu libro creo que pasas un tanto por encima del problema del sedentarismo actual. Es algo muy grave y estamos muy anquilosados físicamente. Esto es algo que trasciende la recomendación habitual de hacer deporte o los 30 minutos de paseo 3 veces al día. Hace falta más educación física bien entendida. Y seguramente nutricional, pero el estado actual de conocimientos hace que haya opiniones extremadamente dispares y enfrentadas a este respecto.
    Empíricamente sólo parece ser cierto que comiendo de maneras muy diferentes en el mundo hay gente en buen estado de salud.

    En fin, un problema complejo el de la obesidad.
    Nuestros antepasados eran 20 veces más activos que nosotros y pasaban seguramente por épocas de escasez.
    La abundancia de comida, mucha de ella muy calórica, y la falta de actividad son una mezcla explosiva que nos está enfermando.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Y eso sí, si yo tuviera que definir alguna política prohibiría por completo la publicidad de alimentos, chucherías, refrescos, etc, destinadas al público infantil.
    Eso sí lo tengo muy claro.

    ResponderEliminar
  11. Este es el primer libro que compro, y ya llevo un tiempo siguiendo y consultando el blog. No es una crítica lo que quisiera hacer, si no más bien una petición. Echo de menos en el tema de la alimentación infantil cuestionar los alimentos para lactantes o menores de un año. Me refiero a la necesidad de papillas de cereales, yogures adaptados, frutas bebibles. Se que esta ampliamente explicado en el libro aplicado a otros productos. Sin embargo tengo la sensación de que estos productos infantiles, entre la población , se creen que están avalados cientificamente como casi imprescindiblesiempre en la dieta infantil. Veo necesaria una mayor presencia de este tema. Muchas gracias por tu labor, aprendo, cambio de opinión, cuestiono...,en fin, un placer.

    ResponderEliminar