Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

13 mar. 2014

Carne y cáncer de colon: algunas conclusiones de expertos

Cuando leo titulares sensacionalistas como este, este o este respecto a las terribles consecuencias que podría tener comer muchas proteínas y carne (basados en este estudio), escritos sin el más mínimo contraste crítico, me pregunto si los medios son conscientes del daño que hacen con ese estilo desinformativo, basado en la exageración y el miedo absurdo e injustificado. No voy a dedicar ni un minuto a desmontar todos esos titulares, porque ya se ha hecho desde otros foros, ni tampoco a comentar el estudio, por la misma razón (personalmente recomiendo este artículo de Denise Minger sobre el tema). Yo prefiero ser lo más constructivo posible y poner un contrapunto que resulte interesante y atrayente. Por eso les traigo una revisión (que he conocido gracias a Orges) publicada de forma casi simultánea y que habla de la carne desde una perspectiva mucho menos simplista, más rigurosa y serena. Se trata de  "The role of red and processed meat in colorectal cancer development: A review, based on findings from a workshop", un documento de consenso sobre la relación entre la carne y la salud - sobre todo centrado en el cáncer colorrectal - desarrollado por más de una veintena de expertos que se reunieron en una convención en Oslo a finales del año pasado, convocados por la Academia Noruega de las Ciencias y las Artes.



Tras leer el programa de los dos días que duró el evento pienso que los contenidos tuvieron que ser interesantes: Carne roja y salud, carne y cáncer de colon, carne y obesidad, biomarcadores, flora intestinal y microbiota, estadísticas y normativa internacional, aditivos, modelos de roedores para la investigación... Aunque los consensos realizados por expertos tienen un valor limitado como evidencia científica y aunque no estuve presente para comprobarlo, parece que la ciencia y el debate estuvieron bastante presentes.



El documento mencionado se ha publicado como resumen y resultado de este congreso, de acceso libre desde este enlace, e incluye información interesante y una recopilación de opiniones e hipótesis bastante enriquecedora. Creo que este tipo de documentos, realizados por un grupo de expertos multidisciplinar y heterogéneo, siempre aporta puntos de vista valiosos, así que les recomiendo vehementemente su lectura.

Para los que lo prefieren en versión breve, este resumen de SciGuru está bastante logrado. Y para los que no se arreglan con el inglés, esta sería una traducción libre de las conclusiones finales del documento original:

"El consumo de carne puede estar asociado con un mayor riesgo de cáncer colorrectal en entornos de alimentación occidental. Podría deberse a una relación de causa y efecto, pero hay que tener en cuenta que esta asociación puede verse afectadas por las variables de confusión. La carne contiene numerosos compuestos que aportan beneficios nutricionales y podría no ser carcinógena por sí misma, sino formar parte de una dieta desequilibrada cuando se consume en cantidades muy elevadas, siendo dicha dieta la responsable de aumentar el riesgo. Estos desequilibrios es probable que sean resultado de la falta de agentes antagónicos (tales como calcio o fitoquímicos ) que puedan contrarrestar productos citotóxicos y mutagénicos que resultan de las interacciones del hierro hemo con un entorno desfavorable en el intestino. Los productos formados en las carnes procesadas o cocinadas a alta temperatura pueden aumentar aún más los daños.  

Existe la necesidad de realizar más estudios sobre los mecanismos del cancer colorrectal. La integración de la epidemiología con la información pertinente, como por ejemplo biomarcadores de la ingesta de carne, marcadores de inflamación, cambios de expresión génica u otros predictores del desarrollo del cáncer, variación individual en la predisposición genética , estrés, obesidad y microbiota intestinal. (...)
 
Se ha comprobado que el hierro hemo y los productos de oxidación de lípidos están relacionados con el desarrollo de cáncer colorrectal en modelos animales sensibles alimentados con una dieta semi - purificada y sin fibra vegetal. Los nitritos endógenos, en particular en combinación con ácidos grasos y hierro hemo, están ligados a la carne roja y el cáncer colorrectal sobre la base de asociaciones débiles de estudios epidemiológicos. Existe la necesidad de realizar más estudios sobre las diferencias entre la carne roja de los mamíferos que se asocia con el cáncer colorrectal en comparación con la carne de aves de corral, que no se asocia, las diferencias entre la carne roja procesada y fresca y entre los diferentes tipos de productos de carne roja, ya que los riesgo para la salud pueden no ser los mismos. Además, puede haber otras hipótesis relacionadas con la carne roja y el cáncer colorrectal, poco estudiadas hasta ahora, tales como el rol del eje intestino-cerebro y el microbioma intestinal.


Hay posibilidad de diversas estrategias para reducir el riesgo de cancer colorrectal. La modificación de composición de la carne a través de la alimentación animal y la cría; la mejora del procesamiento de la carne por métodos alternativos, tales como la adición de fitoquímicos; la mejora de nuestra dieta y comidas en general; todas ellas son las estrategias que deben ser objeto de seguimiento, ya que pueden no sólo reducir el riesgo de cáncer colorrectal, sino también pueden ser beneficiosas para la reducción de la obesidad y enfermedades cardiovasculares . Para lograrlo, los investigadores deben colaborar con la industria de la carne y las autoridades de salud pública.


Respecto a la creciente demanda de alimentación animal, a menudo se les da de comer soja y grano directamente. Sin embargo, no toda la tierra es apta para el cultivo de soja o cereales, también podría ser adecuada para el pastoreo de vacas , ovejas y cabras. A medida que la población humana está creciendo de manera significativa y la demanda de alimentos es cada vez mayor, es importante que se utilice la tierra disponible para un fin óptimo, lo que incluye el pastoreo en tierras marginales y el consiguiente consumo de carne roja . En el futuro, nuestra dieta puede estar más determinada por la disponibilidad de alimentos que por la forma en la que afecta a la salud.


Un texto mucho menos sobresimplificado y sensacionalista que los titulares y artículos mencionados al inicio del post y que puede ser una referencia bastante más razonable y a tener en cuenta a la hora de desarrollar nuestra opinión sobre las proteínas y la carne.

7 comentarios:

  1. Creo que esto es parecido al tema del huevo, es decir, no podemos caer en la simplificación de decir "comer carne roja..." o "comer pescado azul..." ya que la variables de confusión son múltiples, ¿Qué carne roja? ¿De donde procede? ¿Como se ha cocinado? ¿Con qué se acompaña al comerla? ¿Quien se la va a comer?

    Por cierto, sería interesante tener en una de las columnas laterales los comentarios recientes

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post centinel. Algo que es más apropiado para otros blogs es el tema del efecto del exceso de producción de carne roja (en especial vacunos y porcinos) en el medio ambiente. Yo no la consumo por ese motivo, en cambio prefiero la carne blanca (aunque sin exagerar, este es un punto importante en cuestiones ecológicas por asi decir). Este es uno de los motivos por el que tiendo a tener discordias con los Paleofanáticos jaja. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Solo puedo decir y repetir soy tu fan jaja. Es súper interesante leer cosas de verdad informativas. Sigue así

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por el post! (y por todo el blog) Veo que te ha gustado la D. Minger

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros amables comentarios.
    Jmitch, Minger suele escribir análisis interesantes, aunque no siempre estoy de acuerdo con ella. Me gusta su meticulosidad en algunos detalles.

    ResponderEliminar
  6. La carne es un alimento a evitar cuando queremos buena salud, y más Cuando más del 95% de la carne que se vende está contaminada de fármacos diversos. No necesitamos comer carne, todos los nutrientes de este alimento pueden obtenerse muy fácilmente de alternativas vegetales. En el caso de las vitaminas B12 y D, sería necesario un suplemento si no se tiene huerta propia y no tomamos suficiente sol, algo bastante común... La carne no lleva esas vitaminas de forma natural porque los animales a los que pertenece han estado encerrados toda su vida, enriquecen los piensos con suplementos. Y para ello matan 160 mil millones de animales cada año, animales que sufren toda su vida, que contaminan los suelos y acuíferos con sus excrementos, que emiten gases de efecto invernadero por encima de lo que lo hace todo el transporte mundial, que consumen gran parte de los cultivos alimenticios desperdiciandose estos (cada 6 kg de proteína vegetal se trasforma en sólo un kg de proteína animal). Es un crimen contra la humanidad, los animales y el planeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no. La que está contaminada no es el 95%, sino el 0,37%
      http://www.efsa.europa.eu/en/supporting/pub/923e
      Sobre el resto prefiero no comentar.

      Eliminar