Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

13 ago. 2015

Dietas paleo y grasas saturadas: dos nuevos metaanálisis favorables

Parece que el mundillo de la nutrición no se toma vacaciones, porque este agosto está siendo especialmente fructífero en noticias y publicaciones científicas sobre esta cuestión. Ayer mismo se publicaron un par de metaanálisis sobre temas que estoy seguro que resultarán de interés para muchos lectores: las grasas saturadas y las dietas paleo.

Pero como muchos estamos intentando desconectar un poco del día a día (aunque no demasiado, porque en el fondo nos gusta), me limitaré a dar constancia de su publicación y citar y enlazar los resultados ambos. Ya habrá tiempo de comentarlos en profundidad más adelante.

El primero de ellos es “Intake of saturated and trans unsaturated fatty acids and risk of all cause mortality, cardiovascular disease, and type 2 diabetes: systematic review and meta-analysis of observational studies”, una revisión sistemática de estudios observacionales en la que se analiza - una vez más - la asociación entre el consumo de grasas saturadas, grasas trans y varios tipos de enfermedad cardiovascular y diebetes tipo 2.



Las conclusiones de los autores han sido estas:

“Las grasas saturadas no están asociadas con la mortalidad global, enfermedad cardiovascular, enfermedad coronaria, ictus isquémico ni diabetes tipo 2, pero la evidencia es heterogénea con limitaciones metodológicas. Las grasas trans están asociadas con la mortalidad global, enfermedad coronaria y mortalidad coronaria, probablemente debido a elevados niveles de ingesta de grasas trans industriales en lugar grasas trans de rumiantes. Las recomendaciones dietéticas deben considerar cuidadosamente los efectos para la salud de macronutrientes alternativos que sustituyan a las grasas saturadas y las grasas trans”.

Vamos, que una vez más las grasas saturadas salen inocentes del escrutinio. Otro estudio que se suma a la amplia lista  de trabajos con resultados similares,  como pueden comprobar leyendo post anteriores sobre el tema. También quisiera destacar la coletilla final, puntualizando que hay que ser cuidadoso a la hora de recomendar sustituir las grasas saturadas por otros nutrientes. Una aclaración oportuna tras el interesante repaso que hacen los autores de los resultados de los estudios respecto a dichas sustituciones. Si quieren conocer los detalles al respecto en los textos originales, en este caso pueden hacerlo sin problemas, ya que la investigación es de libre acceso.

El siguiente metaanálisis sobre el que quería informarles creo que es el primero que se hace sobre las dietas paleo (o paleolíticas), tan de moda últimamente. Aunque no hay demasiados ensayos sobre esta estrategia dietética, poco a poco se van acumulando y lo cierto es que están llegando a una cantidad razonable. Y hay que reconocer que finalizan con resultados bastante favorables en los indicadores estudiados.

Pues bien, fruto de esta acumulación de estudios ha llegado al fin la primera revisión sistemática de este tipo, titulada “Paleolithic nutrition for metabolic síndrome; systematic review and meta-analysis”. El trabajo se ha centrado en revisar los resultados de ensayos de intervención diseñados para comprobar su efectividad para tratar el síndrome metabólico, en concreto su impacto en indicadores sobre circunferencia de cintura, triglicéridos, presión arterial, colesterol y glucosa.

Y los investigadores han concluido lo siguiente:

“La dieta paleolítica ha conseguido mayores mejoras a corto plazo en los componentes del síndrome metabólico que las dietas de referencia basadas en las recomendaciones oficiales”

Conviene comentar que los autores también puntualizan en los textos lo limitado de los datos, ya que solo cuatro ensayos cumplían los requisitos de selección y los periodos de intervención eran relativamente cortos.

Si la cosa sigue igual, la vuelta de las vacaciones va a resultar muy animada. Lo cual siempre es de agradecer, para así poder superar el síndrome postvacacional en un pispás.

Bien, y ahora pueden seguir disfrutando un poquito de la playa. Pero no se despisten,  que la ciencia no para...

3 comentarios:

  1. Gracias por el artículo y a disfrutar de esas vacaciones, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Poco a poco saldrán evidencias de que la Dieta Paleolítica tiene algo de bueno.

    Pero en definitiva no es la Dieta Paleo, debería ser una reeducación completa sobre nutrición y la manera en que nos alimentamos, es decir, menos azúcares, menos alimentos procesador y más ejercicio.

    Solo con un poco de educación y estudio cambiaríamos el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, Castillo. Es más educación alimentaria, y menos dietas estrictas.

      Eliminar