Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

3 nov. 2016

¿Funciona la liposucción?

Es probable que muchas personas que tienen sobrepeso, especialmente aquellas a las que se les acumula la grasa de forma muy desproporcionada en algunas zonas, hayan pensado alguna vez en la posibilidad de hacerse una liposucción. Aunque el hecho de someterse a una intervención siempre da bastante respeto, la posibilidad de librarse de esa molesta y antiestética grasa es tentadora. Además, en ocasiones hemos escuchado que el exceso de grasa modifica el metabolismo, provocando un desequilibrio hormonal y generando una especie de círculo vicioso, que hace que esta situación empeore progresivamente. Así que ¿por qué no eliminar ese exceso mediante una operación rápida y relativamente sencilla? ¿No sería como una segunda oportunidad, que nos permitiría dejar nuestro cuerpo con un porcentaje de grasa más razonable y así podríamos luchar por mantenerlo (que siempre es bastante menos costoso que  mejorarlo radicalmente)?

Bien, antes de tomar decisiones de este tipo hay que escuchar lo que nos digan nuestro médico de familia y el especialista. Y también lo que dicen los estudios sobre la utilidad de la extracción y eliminación de grasa, especialmente desde la perspectiva del largo plazo y la relación con la salud. Así que vamos a ello.



En primer lugar conviene dejar claro el vocabulario: desde el punto de vista quirúrgico, la intervención de extraer el exceso de grasa corporal se suele llamar lipectomía. En función del lugar en el que se aplica y de la técnica utilizada, podríamos centrarnos en los dos tipos de intervención más utilizados, la abdominoplastia y la liposucción,

¿Cómo es cada tipo? Para aquellos que tengan más curiosidad (y bastante estómago, les adelanto que las imágenes son bastante fuertes) en los tres vídeos siguientes pueden ver una abdominoplastia o lipectomía de cintura, de acuerdo al método más habitual, en el que se extraen grandes trozos de grasa y piel y se realiza una reconstrucción de la zona:








Pero la técnica mas conocida entre la gente de la calle es la segunda, la liposucción. En este caso la intervención es mucho menos agresiva que la anterior, ya que se realiza una extracción de la grasa más superficial mediante cánulas o jeringas, que se introducen a través de pequeñas incisiones. Aunque no deja de ser un proceso que también puede dar lugar a algunas complicaciones y que suele requerir de un periodo de recuperación (en casa, eso sí), en el que las molestias y dolores iniciales suelen ser bastante incómodos.

En el siguiente video pueden ver un resumen de una liposucción de abdomen (también puede aplicarse en otras partes del cuerpo, excepto en la cara):




Conviene resaltar que en torno a la liposucción se han desarrollado una buena cantidad de técnicas que pueden conocer mejor en este enlace, cada una de ellas con diversas características y ventajas, que pueden utilizarse en función de la zona y las características del  exceso de grasa a eliminar.

Bien, vayamos ahora a los resultados ¿Estas intervenciones permiten reducir de forma significativa el peso y mantenerlo? ¿Y mejoran los indicadores de salud? Pues sorprendentemente, aunque llevan realizándose muchos años, hasta hace poco no había demasiados estudios analizando sus resultados a medio-largo plazo. Afortunadamente, recientemente se han publicado varias revisiones sistemáticas sobre el tema, que nos aportan luz sobre el asunto. Son las siguientes, incluidos sus resultados resumidos:

Suction-assisted lipectomy fails to improve cardiovascular metabolic markers of disease: a meta-analysis (2013): "no hay evidencia de que la eliminación de grasa subcutánea reduzca la enfermedad precoz cardiovascular y metabólica, sus marcadores o sus factores de riesgo".

Metabolic effects of large-volume liposuction for obese healthy women: a meta-analysis of fasting insulin levels (2014): "La liposucción y la abdominoplastia dan lugar a numerosos efectos metabólicos beneficiosos, que se describen en la literatura. En particular parecen mejorar la insulina y por lo tanto sensibilidad a la insulina".

The effects of abdominal lipectomy in metabolic syndrome components and insulin sensitivity in females: A systematic review and meta-analysis (2015): "la lipectomía abdominal en las mujeres no afecta significativamente a los componentes del síndrome metabólico y la sensibilidad a la insulina".

Short- and Long-Term Effects of Abdominal Lipectomy on Weight and Fat Mass in Females: a Systematic Review (2015); "Esta revisión sistemática reveló sólo un efecto transitorio de la lipectomía abdominal en la grasa corporal y el peso en las mujeres, que desaparece unos meses después de la operación. Estos resultados corroboran la evidencia de los estudios experimentales y clínicos, que apoyan la redistribución de la grasa y el crecimiento compensatorio de grasa, como resultado de los mecanismos de retroalimentación provocados por la eliminación de grasa".

- Metabolic and cardiovascular consequences of suction-assisted lipectomy: Systematic review (2016): "los estudios muestran una reducción del peso corporal tras una lipectomía asistida por liposucción. El peso perdido sólo afecta a la masa de grasa, sin que se produzcan cambios de la masa magra. El posible crecimiento compensatorio de la grasa visceral parece ser contrarrestado por la actividad física. El gasto energético en reposo parece mantenerse o disminuir después de la cirugía. Esta reducción está relacionada con la disminución de leptina y también parece ser contrarrestado por la actividad física. (...) el nivel de leptina disminuye mientras que los resultados son contradictorios acerca de los niveles de adiponectina y la resistina. (...) la adiponectina tiende a aumentar. Los marcadores inflamatorios parecen aumentar en las primeras horas tras la cirugía. Luego parecen disminuir o permanecer en los niveles preoperatorios. El nivel de insulina disminuye y está asociado con el volumen aspirado. La sensibilidad a la insulina parece mejorar. En cuanto al perfil de lípidos, tiende a mantenerse o mejorar. En conclusión, todavía hay debate sobre el efecto metabólico de la lipectomía asistida por succión. Se necesitan estudios clínicos prospectivos para confirmar o invalidar algunas hipótesis. Estos estudios deben tener en cuenta algunos sesgos potenciales como la actividad física, la dieta y modificaciones en los tratamientos médicos (estatinas).

Como pueden observar, los resultados no permiten ser muy optimistas, los autores de las revisiones llegan a conclusiones bastante dispares. Algunas encuentran pequeñas mejoras (reducción del peso, mejora sensibilidad a insulina) pero la mayoría no; e incluso alertan de la posibilidad de redistribución de la grasa a zonas más preocupantes desde el punto de vista de la salud. Lo cierto es que los resultados de los ensayos individuales también son muy diversos y revisando la literatura se aprecia rápidamente que son pocos y que no hay demasiada investigación que analice el largo plazo. Algo que da un poco de mala espina, la verdad.

Así que, por el momento, no hay pruebas suficientes para afirmar que este tipo de técnicas sean especialmente útiles.

Algo más: aunque no es exactamente lo mismo, quizás se estén preguntando sobre otro tipo de fenómeno relacionado con la grasa localizada, la celulitis, que también es foco de preocupación estética para muchas personas. Si es así, les animo a leer estas recientes revisiones sobre el tema y sus conclusiones:

The science of cellulite treatment and its long-term effectiveness (2012): "(...) ninguno de estos tratamientos satisface los criterios que hemos determinado necesarios (fortalece la dermis y eliminar protuberancias de grasa) para ser un tratamiento de la celulitis eficaz. Nuestra hipótesis es que diferentes combinaciones de tratamientos pueden conducir a mejores resultados clínicos (...) no encontramos ninguna solución duradera para la celulitis, que es el objetivo final".

Cellulite treatment: a comprehensive literature review (2015); "La diferencia media de características morfológicas clínicas y los cambios ultraestructurales entre el grupo tratado y el de control mostraron una heterogeneidad significativa entre los estudios. Todavía es difícil indicar un solo tratamiento exclusivo y eficaz para esta condición"

Cellulite: an evidence-based review (2015): "No hay evidencia clara de que cualquiera de los tratamientos de la celulitis evaluados tenga eficacia".

Como pueden ver, tampoco hay buenas noticias.

3 comentarios:

  1. Muy interesante el artículo. Esto lo vemos frecuentemente en consulta en pacientes que se han sometido a liposucciones sin modificar sus hábitos.

    Lo que obeservamos es que el cuerpo tiende a compensar esa pérdida de grasa y con los meses (si no ha habido un importante cambio de hábitos y aumentado la actividad física), el cuerpo recupera esa grasa pero la distribuye de forma diferente a cómo lo hacía antes. Por lo que después de un año de hacerse una liposucción, el paciente se encuentra con un cuerpo con una forma extraña al generarse nuevas "almacenes" de grasa donde antes no existían.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante articulo. Ya ni siquiera te puedes fiar de que sirva de algo la liposuccion...esta claro que si tu naturaleza es ser relevista, así te has de quedar :/

    ResponderEliminar
  3. He observado lo mismo que comenta Alimmenta. Por otro lado, he conocido casos de pacientes que han muerto tras la liposuction, especialmente debido a la producción de émbolos grasos / pequeñas gotitas de grasa que se desprenden del sitio de la intervención y se alojan en vasos sanguíneos de otras partes del cuerpo, ocluyéndolos y deteniendo la circulación. Para nada aconsejable.

    ResponderEliminar