Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

4 sept. 2017

Huevos y enfermedad cardiovascular, nueva revisión sistemática sobre ensayos de intervención

Parece que la reincorporación al "cole" de este año viene jugosa respecto a estudios sobre alimentación. Además del polémico estudio PURE y el metaanálisis Cochrane sobre los cereales integrales, estos últimos días de vacaciones también hemos podido conocer la última revisión sistemática sobre los huevos, otro alimento que siempre da mucho que hablar.

Si siguen este blog, al leer los post relacionados con los huevos habrán comprobado que la mayoría de las revisiones que relacionan su ingesta con la salud están basadas en estudios observacionales. Así que se agradece especialmente la publicación  de una revisión centrada en ensayos de intervención.



El trabajo se titula "Impact of Egg Consumption on Cardiovascular Risk Factors in Individuals with Type 2 Diabetes and at Risk for Developing Diabetes: A Systematic Review of Randomized Nutritional Intervention Studies" (2017) y los autores, tras revisar y analizar los ensayos existentes, finalmente solo han podido seleccionar seis intervenciones diferentes (tres de ellas en individuos con diabetes tipo 2 y las otras tres con prediabetes,síndrome metabólico y/o resistencia a la insulina), de entre 12 y 20 semanas y que en total involucraron a más de 500 personas.

Y tras analizar los indicadores relacionados con la salud cardiovascular (lípidos en sangre e inflamación), han llegado a las siguientes conclusiones:

"Los resultados de los ensayos controlados aleatorios disponibles hasta la fecha sugieren que el consumo de 6 a 12 huevos por semana, en el contexto de una dieta saludable para la salud cardiovascular, no tiene efectos adversos sobre los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular en individuos con riesgo de desarrollar diabetes o con diabetes tipo 2. Sin embargo, las heterogeneidades en el diseño de los estudios, la población incluida (diabéticos versus resistentes a la insulina y con medicamentos) y las intervenciones (restricción calórica versus mantenimiento del peso o el grupo de control utilizado para la comparación) impiden conclusiones sobre posibles beneficios. En esta población específica se necesitan estudios adicionales adecuados y diseñados específicamente para evaluar el impacto del consumo de huevos, independientemente de la pérdida de peso, en los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. También es necesario llevar a cabo intervenciones de mayor duración para investigar los efectos a largo plazo."

Aunque los autores puntualizan con insistencia varias cosas: Que son pocos ensayos, que son de escasa duración, que ninguno analiza enfermedades ni mortalidad cardiovascular (solo indicadores intermedios) y que en todos los casos se seguía una dieta de pérdida de peso o considerada saludable. Así que, en ese contexto y perfil de personas, puede concluirse que por el momento se no encuentran evidencias de efectos negativos al consumo de 6 a 12 huevos semanales.

Y ahora, como ejercicio de reflexión, les propongo comparar (desde un punto de vista general, sin entrar en demasiados detalles) esta revisión con la última de Cochrane sobre los cereales integrales. Y podrán comprobar lo siguiente:
  • La de los cereales incluye ocho ensayos, ésta seis. 
  • En ambas la duración de la mayor parte de los ensayos es de 12 semanas.
  • Ambas concluyen que no se detectan efectos en indicadores intermedios.
  • En ninguna de las dos se encuentran resultados sobre enfermedad y mortalidad cardiovascular. 
Desde un punto de vista general, hay pocos elementos diferenciadores, los resultados son prácticamente gemelos. Pero como el "punto de partida" de cada alimento es diferente y las guías dietéticas suelen recomendar promover los cereales integrales pero controlar los huevos, la redacción de los resultados es bien diferente. En la de los cereales integrales se concluye que no hay evidencia de beneficios y en la de los huevos que no hay evidencias de efectos negativos

Así que cuidado con las interpretaciones...

4 comentarios:

  1. Genial, como siempre. El último párrafo me ha encantado. Gracias por este blog.

    ResponderEliminar
  2. Desde el punto de vista de el aumento de peso, los cereales integrales cuan mejor son con respecto a los no integrales?

    ResponderEliminar
  3. Difícil respuesta Palermo, depende de tu estilo de vida más o menos sedentario o si tienes alguna enfermedad. Pero hay algo que tras mucho leer creo: las actuales directrices de comer VARIAS raciones al día cereal, sea integral o no, para están de más. ¿Qué es una ración?
    Ver en el programa de un famoso cocinero de las mañanas recomendar 3-4 raciones de cereal diario desde mi punto de vista es una pasada.
    Y respecto a tu duda cambiar integral por no integral plantea dos problemas: por un lado, ¿qué es integral? Búscalo y suerte! Por otro lado los cereales integrales poseen antinutrientes así que no se yo...
    Una cosa sí tengo muy clara. Una alimentación basada en carne, pescado, fruta y verdura no tiene ningún déficit nutricional. Puedes "eliminar" cereales sin miedo. :-)

    ResponderEliminar
  4. Otra revisión muy reciente, en la misma línea
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28952608

    ResponderEliminar