Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

2 jun. 2015

Beneficios del HIIT en pacientes con enfermedad coronaria

Cada día está más de moda el llamado Entrenamiento por Intervalos de Alta Intesidad (High Intensity Interval Training-HIIT en inglés), una modalidad de entrenamiento que destaca por hacer la práctica del ejercicio  lo más corta posible y sin pérdida de eficacia. Sin embargo, este tipo de planteamientos algo "agresivos" siempre generan ciertas dudas y temores sobre su idoneidad en personas con ciertas patologías. Especialmente las que tienen origen cardiometabólico, ya que suelen considerarse situaciones bastante delicadas y en las que la seguridad es un factor relevante.

Lo cierto es que ya se abordaron estudios sobre el tema hace varias décadas. Uno de los primeros se publicó en 1981, "Effects of 12 months of intense exercise training on ischemic ST-segment depression in patients with coronary artery disease", centrado en utilizar entrenamientos intensos en personas con enfermedad coronaria. Los autores encontraron que tras un programa de 12 meses el electrocardiograma mostró mejoras en el perfil de riesgo. Sin embargo,  algunos de los estudios realizados con posterioridad obtuvieron resultados menos favorables y bastante heterogéneos, por lo que el enfoque del uso del ejercicio intenso como terapia entre este tipo de pacientes perdió interés durante unos años.

La popularización del HIIT ha vuelto a despertar la curiosidad de expertos y científicos, así que últimamente las investigaciones han vuelto a aparecer en las revistas científicas especializadas. No son demasiadas, pero si una cantidad significativa que empieza a ser digna de consideración. Y con objeto de unificar y resumir los estudios más relevantes y sus resultados, hace unos meses se publicó el metataanálisis "High-intensity interval training in patients with lifestyle-induced cardiometabolic disease- a systematic review and meta-analysis" (2014). Esta revisión aglutinó los últimos 10 estudios sobre el HIIT realizados con pacientes que habían sufrido enfermedad coronaria, infarto, hipertensión, síndrome metabólico u obesidad, todos ellos realizados durante la última década.



A continuación les presento el resumen de sus conclusiones principales:

Estado de forma (medido mediante la capacidad respiratorioa o aeróbica, VO2max): en todos los estudios menos en uno el HIIT obtuvo mejores resultados que el ejercicio "normal" (continuo y con intensidad moderada - MICT).


Indicadores metabólicos y de salud cardiovascular: En este caso los resultados son bastante más heterogéneos. De cualquier forma, se logran al menos las mismas mejoras que con ejercicio normal y, en bastantes casos, mayores.


Seguridad: Este aspecto es importante, ya que hablamos de pacientes de alto riesgo. Sin embargo, en este caso las evidencias no son muy sólidas, ya que los investigadores no son explícitos explicando sus protocolos para medir los efectos adversos y solo en cuatro de los diez estudios se dice de forma explícita que no se han detectado. En el resto simplemente no se mencionan.  De cualquier forma, en todos los casos la implementación del HIIT se hace de forma progresiva y muy controlada y en ningún caso se reportan efectos negativos.

En definitiva, podría decirse que a la vista de la evidencia actual,  el HIIT parece ser útil para conseguir resultados prometedores en esta tipología de pacientes. Aunque también parece bastante claro que es necesario seguir investigando, por ejemplo analizando su efecto para cada uno de los indicadores, pero sobre todo en aspectos relacionados con la seguridad, especialmente para el diseño de los protocolos de intervención más fiables y seguros. Mientras se aclaran todas estas cuestiones, si no tiene problemas de salud puede ir empezando a practicarlo, siguiendo cualquiera de las múltiples sesiones que puede encontrar en Youtube, como por ejemplo esta:

 

1 comentario:

  1. Muy buenas:

    Soy Licenciado en CCAFD y llevo años dedicándome al cuidado de la salud trabajando como entrenador personal. Efectivamente el HIIT está "muy de moda" y los protocolos que se están estudiando ahora son aquellos que los entrenadores de atletismo ya empleaban para mejorar las marcas de sus atletas. Entre ellos, uno muy repetido en los estudios es el típico n*4'/4' (que bien podrían ser series de 1000m o 1500m según las condiciones del atleta).
    Lo que sí estamos viendo es que emplean ejercicios cíclicos como la carrera, natación o bicicleta quedando por estudiar el empleo de ejercicios de mayor carácter global (como el del vídeo).
    Otros protocolos más cortos (con bloques de intensidad de 15'' o 30'') sí parecen tener un punto más indagador en metodologías no tan empleadas y que mucho pueden decir acerca de las adaptaciones a nivel celular.
    Y por último sería ver los verdaderos inconvenientes: el desconocimiento y reciente popularidad de estos métodos está dando lugar a casos de sobreentrenamiento en deportistas o practicantes de carácter amateur que lo emplean como la "panacea" para eliminar grasa.

    ResponderEliminar