Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

18 jul. 2017

Edulcorantes y peso corporal, nuevo metaanálisis

Hace ya un tiempo hice una revisión sobre la evidencia existente respecto a la utilidad del consumo de edulcorantes para el control del peso corporal. O mejor dicho, la falta de evidencia, porque como pueden leer en aquel post, no había demasiadas pruebas para pensar que fueran especialmente valiosos en procesos de adelgazamiento o para la prevención de la obesidad.

Después de aquello he ido recopilando algunos estudios posteriores que he considerado interesantes y significativos, pero sin encontrar demasiadas novedades ni pruebas sólidas de que la balanza se inclinara en su favor o en su contra, dando la razón a quienes piensan que sirven para perder peso o a quienes opinan que son contraproducentes.

Pues bien, hace tan solo unos días se ha publicado un nuevo metaanálisis sobre el tema, "Nonnutritive sweeteners and cardiometabolic health: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials and prospective cohort studies" (2017). Tras aplicar los criterios predefinidos, los autores de esta revisión han seleccionado 7 ensayos de intervención (de más de 6 meses de duración) sobre diversos edulcorantes así como 30 estudios observacionales, que incluían los datos de cerca de medio millón de personas e investigaciones con varias décadas de duración.



Este es el listado de los siete ensayos de intervención y sus características:



Tras la selección de los estudios, los investigadores han analizado los datos y resultados de todos ellos y en el documento original han representado gráficamente algunos, como los que pueden ver a continuación sobre los ensayos de intervención (IMC y peso corporal):



Y finalmente, tras todo el análisis, llegan a las siguientes conclusiones:

"La evidencia de los ensayos aleatorios no apoya con claridad los supuestos beneficios de los edulcorantes para la gestión del peso corporal. En contraste, los datos observacionales sugieren que el consumo rutinario de edulcorantes no calóricos puede estar asociado con un aumento a largo plazo del IMC y un riesgo elevado de enfermedad cardiometabólica; sin embargo, estas asociaciones no han sido confirmadas en estudios experimentales y pueden estar influenciadas por el sesgo de publicación. Se necesitan nuevos estudios para comparar diferentes tipos y formulaciones de edulcorantes no calóricos y para evaluar el efecto neto de la sustitución de los edulcorantes por el azúcar. Se deben utilizar herramientas mejoradas de evaluación y un enfoque de biomarcadores para cuantificar con precisión el consumo de edulcorantes y los sesgos de las variables de confusión deben abordarse cuidadosamente. Dado el uso generalizado y creciente de los edulcorantes, es justificable la precaución hasta que los riesgos y beneficios a largo plazo de estos productos se caractericen completamente."

Pues eso, que los edulcorantes siguen sin demostrar su utilidad práctica para prevenir o reducir el sobrepeso. Y afirmar que son contraproducentes tampoco parece demasiado riguroso.

Sin novedades, vaya.

5 comentarios:

  1. ¿Y sobre lasupuesta alteracion de la microbiota, y su efecto metabolico,ha encontrado mas claridad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin avances significativos desde aquí:
      http://www.vozpopuli.com/altavoz/next/Nutricion-Alimentacion-Azucares-Ciencia-Sacarina-Edulcorantes-Dietetica_0_735226539.html

      Eliminar
    2. Gracias, seguiremos apegados al principio de precaucion. Por si las moscas, se dice en Chile :-)

      Eliminar
  2. De todas maneras será mejor un sobrecito de edulcorante que de azucar...

    ResponderEliminar
  3. La obesidad parece incombatible más allá de beber agua, alimentos no procesados y ejercicio. No hay atajos. Qué penita, con lo que me gusta la versión 0-0 de los refrescos...

    ResponderEliminar