Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

7 ago. 2012

Mantener el rendimiento deportivo con dietas cetogénicas

Las dietas cetogénicas son aquellas en las que la cantidad de carbohidratos se reduce drásticamente, de forma que nuestro organismo obtiene la energía que necesita a partir de grasas y proteínas y mediante procesos metabólicos diferentes a los habituales. Son dietas defendidas con vehemencia por su seguidores pero criticadas por gran parte de los expertos y que cada cierto tiempo vuelven a los medios de comunicación de la mano de algún método de adelgazamiento popular.

Una de las cuestiones que se les reprocha es su efecto negativo en la capacidad física y deportiva. Sus detractores, basándose en estudios previos, afirman que este mecanismo energético no es tan eficiente ni obtiene los mismos resultados que el basado principalmente en carbohidratos. En el otro extremo, algunos de los expertos que las defienden (por ejemplo Phinney y Volek, autores de The Art and Science of Low Carbohydrate Performance), sostienen - entre  otras cosas - que esos resultados negativos se deben a que el cuerpo necesita tiempo para adaptarse totalmente a la nueva alimentación, por lo que hay que darle varias semanas.

Un estudio reciente parece darles algo de razón, al menos en el tema del tiempo. En "Ketogenic diet does not affect strength performance in elite artistic gymnasts", se explica cómo científicos italianos administraron una dieta cetogénica modificada a un pequeño grupo de gimnastas de élite durante un meses, comprobando posteriormente que, además de servirles para perder kilo y medio de grasa pura,  no existieron diferencias significativas en el rendimiento deportivo.

De cualquier forma, todavía no se disponen de evidencias científicas suficientes que permitan realizar una valoración de su eficacia y seguridad a largo plazo. Y aunque suelen presentar beneficios para algunos tratamientos como la epilepsia o para afrontar reducciones temporales de peso, también existe la posibilidad de que puedan estar asociadas a potenciales problemas para la salud (en especial en relación con enfermedades cardiovasculares) y algún efecto secundario molesto. Cuestiones que futuras investigaciones sin duda ayudarán a resolver.

8 comentarios:

  1. ¿Y cómo lo harán para evitar que pillen una subida de acetona? A mí me ha pasado varias veces y es asqueroso.

    ResponderEliminar
  2. ¿A qué te refieres con subida de acetona? ¿Qué es lo que te ocurre?

    ResponderEliminar
  3. Bueno, gracias por preguntar, a veces tras una mala noche te levantas revuelto, mareado, con vómitos y un olor de aliento bastante particular, como a química. Y no, no es una resaca, es una subida de acetona en sangre. Ya sabes que el problema de quemar las grasas es que se libera acetona (http://es.wikipedia.org/wiki/Acetona)y cuando sobrepasa ciertos niveles te sientes morir.

    Hay papelillos reactivos en la farmacia que mojándolos en la orina lo detectan. La solución es ingerir líquidos muy azucarados para que el cuerpo deje de quemar grasa. Por eso, como me ha pasado con cierta asiduidad en mi infancia, me ha llamado la atención el artículo y me ha parecido bastante curioso.

    Saludos. Por cierto, y sin que sea coba, ando detrás de comprar tu libro impreso, ¿dónde me sale mejor de precio? ¿Amazon?

    ResponderEliminar
  4. OK, veo que te refieres a la cetosis en sí misma y a los cuerpos cetónicos. Los expertos dicen que esos síntomas de náuseas, mareos y estómago revuelto tan desagradables se deben a la falta de sodio que se produce cuando se está en cetosis, ya que se excreta mucha más cantidad.
    La solución que recomiendan es bien fácil: Aumentar la ingesta de sal. Por ejemplo, tomando caldo varias veces al día. Normalmente con incluir un caldo en el desayuno y otro en la cena suele ser suficiente.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu interés por el libro, el precio en Lulu y Amazon es el mismo (excepto por algunos céntimos, creo), Amazon es más rápido mandándolo (unos 5 días) y las ediciones son muy parecidas. A mí me gusta un poquito más la de Lulu, pero solo porque la letra se ve un poco más nítida y el libro es un poco más pequeño, más manejable. Pero es cuestión de gustos, yo no me atrevo a recomendar ninguna en concreto.

    ResponderEliminar
  6. Hola.
    Cuando afirmas que "pueden estar asociadas a potenciales problemas para la salud( (en especial en relación con enfermedades cardiovasculares)"¿estás dando tu opinión o te basas en alguna evidencia científica? Si es así me gustaría saber cual es.
    Felicidades por el blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Los datos a largo plazo relacionados con dietas bajas en carbohidratos a los que me refiero son los que comento en este enlace:
    http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2012/07/son-malas-las-dietas-bajas-en_06.html
    Evidentemente, no se refieren a dietas específicamente cetogénicas y son estudios observacionales, así que no se pueden sacar conclusiones, por eso no digo que haya pruebas, sino que existe la posibilidad de que puedan estar asociadas a cierto riesgo. Que es como decir que no se sabe.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu respuesta,ya me imaginaba algo así.
    Un saludo.

    ResponderEliminar