Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

15 nov. 2012

¿Es malo comer carne? (I): Enfermedades cardiovasculares y diabetes

Dado que la carne suele ser un alimento bastante controvertido cuando se habla de nutrición y como también suele ser un recurso periodístico habitual a la hora de publicar noticias negativas sobre alimentación, vamos a repasar mediante una serie de artículos lo que dicen las últimas investigaciones científicas sobre sus posibles efectos negativos en la salud, para tener claro lo que dice la ciencia en la actualidad y poder sacar conclusiones que puedan ser útiles a la hora de definir nuestra estrategia nutricional.

En este primer post empezaremos analizando su posible relación con las enfermedades que probablemente más habitualmente suelen asociarse a la carne, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Como precisamente acaba de publicarse en Current Atherosclerosis Reports la última revisión sistemática realizada por expertos de Harvard,  "Unprocessed Red and Processed Meats and Risk of Coronary Artery Disease and Type 2 Diabetes – An Updated Review of the Evidence" (podría considerarse una actualización a esta otra que ya hicieron los mismos autores hace un par de años), es el documento que utilizaré como referencia, ya que tras leerlo con detalle, considero que es actual, claro, completo y riguroso.

La revisión analiza los resultados para dos tipos de carne, que han sido las principales sospechosas de tener algún efecto negativo en la salud en estudio previos: La carne procesada de cualquier tipo (salchichas, embutido, hamburguesas industriales, preparados de carne, precocinados, etc.) y la carne roja no procesada (carne de ternera, vacuno, cerdo, etc). Los epidemiólogos de Harvard han considerado los estudios más recientes y rigurosos,  realizados durante los últimos 20 años, con decenas de miles de personas a las que se ha hecho seguimiento durante una buena cantidad de años.

Vamos a ver los resultados de forma visual para cada estudio, mediante los gráficos que se incluyen en el mismo en su versión completa, ordenados por tipo de carne y tipo de enfermedad. Les recuerdo que en este tipo de gráficos los rombos negros muestran el riesgo relativo (RR), los que están a la izquierda de la línea central indican una reducción del mismo y los que están a la derecha un aumento. La linea discontinua representaría el valor medio obtenido entre todos los estudios. Y en todos los gráficos, el número recuadrado abajo a la derecha es el valor medio de dicho riesgo.

Carne roja y enfermedades cardiovasculares, riesgo por cada 100 gramos:

Con cuatro estudios incluidos, los resultados son bastante diversos y poco coincidentes. El valor medio, (1.00) indica que no puede deducirse que haya ni aumento ni disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular al comer carne roja.

Carne roja y diabetes tipo 2, riesgo por cada 100 gramos:

En este caso, también hay bastante diversidad en los 10 estudios, pero es más evidente que hay más resultados en el lado derecho. Sin embargo, el valor es bastante modesto, un aumento del riesgo relativo del 19% por cada 100 gramos diarios.

Carne procesada y enfermedades cardiovasculares, riesgo por cada 50 gramos:

Todos los resultados de los 6 estudios sobre carne procesada reflejan un aumento de riesgo, con un valor del 42% (en este caso por cada 50 gramos diarios).

Carne procesada y diabetes tipo 2, riesgo por cada 100 gramos:

También en este caso en los 9 estudios se encuentra un aumento del riesgo, con un valor medio de un 51% mayor por cada 50 gramos.

Obervaciones y conclusiones
  1. Hay que dejar claro que todos estos estudios son observacionales, en los que no es fácil asegurar la causalidad, pero dada la naturaleza de la investigación es la única forma de hacerlo. La gran cantidad de datos y sujetos utilizados ayudan a aumentar su rigor.
  2. La carne procesada presenta un aumento del riesgo bastante claro. Aunque no es muy grande, es bastante significativo, cercano al 50% por cada 50 gramos diarios. Los autores destacan que igual es momento de obsesionarse menos con las grasas saturadas y el colesterol y centrarse más en los aditivos y otros productos que se añaden durante el procesado.
  3. No se ha podido relacionar la carne roja con ningún aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares. 
  4. La carne roja presenta un pequeño aumento del riesgo relativo de diabetes, cercano del 19% por cada 100 gramos diarios. Para que se haga una idea del riesgo global real (en lugar de verlo mediante el riesgo relativo), considerando la población total del estudio existe un riesgo de contraer diabetes del 6,3% y con 100 gramos más de carne este riesgo subiría a 7,4%. Dada su pequeña magnitud, los autores dedican una parte del estudio a dejar claro que este valor es pequeño y que es probable que pueda estar influenciado por otras variables de confusión, tales como la actividad física, el fumar, el comer pocos vegetales, etc. Como explican en el documento, en la mayoría de los estudios se ha observado que aquellas personas que comen más carne también suelen tener un "peor" estilo de vida, por lo que es factible que, aunque los resultados se hayan ajustado respecto a las mismas, sus efectos residuales podrían estar influyendo, como ha ocurrido en otras ocasiones (y como también se sugiere en esta otra revisión). Por todo ello, los epidemiólogos de Harvard consideran que no hay evidencias suficientemente sólidas para establecer una directriz clara y taxativa respecto a limitar el consumo de carne roja en función de dichos resultados respecto a la diabetes.
  5. En las conclusiones del estudio también se hace hincapié en que el pescado y otros tipos de carnes blancas (pollo, pavo, conejo, etc) no tienen ningún tipo de efecto negativo y pueden comerse sin problemas. Y también resaltan que uno de los riesgos de comer demasiada carne no está en la carne misma, sino en la posible sustitución de otros alimentos necesarios, suponiendo una reducción de los mismos (especialmente vegetales y frutas).
  6. Los investigadores, recomiendan dar prioridad a las proteínas que se obtienen de legumbres, frutos secos y alimentos integrales por razones medioambientales y de sostenibilidad (obtener carne es un proceso medioambientalmente caro). 
En el siguiente artículo de esta serie seguiremos analizando la relación entre la carne y otras enfermedades, en concreto, el cáncer.

12 comentarios:

  1. Muy buen análisis del estudio. Al final, el cuerpo humano y las conductas de las personas son un sistema muy complejo que intentamos observarlo mediante el máximo de varibales que podemos controlar. Y ese máximo es muy reducido.

    Respecto a las carnes procesadas, hay un abanico enorme de calidades dentro de un mismo producto. Y entre diferentes productos también hay una gran diferencia de materias primas y elaboración.

    ResponderEliminar
  2. Hoy mi madre (que cree que como mucha carne roja) me mandaba este artículo por correo: http://es.tendencias.yahoo.com/blogs/salud-y-bienestar/comer-carne-roja-perjudica-seriamente-la-salud-112300634.html

    Yo no soy científico, no puedo comprobar que estudios son correctos y cuales no. Yo siento que la carne me sienta bien, pero no se si influye negativamente en mi futuro. La lógica me dice que el ser humano ha comido siempre carne, por lo que estoy tranquilo. Creo que la clave es que antes la carne era carne y ahora su calidad es muy dudosa debido a carnes procesadas, alimentación y salubridad de los animales, etc...

    Pero bueno, lo que está claro es que por un estudio que diga una cosa hay otro que dice otra. Con lo cual, unos se equivocan y otros quizás aciertan de casualidad.

    Conclusión, fiarse de las experiencias propias.

    Saludos y enhorabuena por este gran blog.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Pablo.
    Si estoy escribiendo esta serie es para poder entender e interpretar el riesgo que existe por comer carne, porque leyendo el artículo que referencias es cierto que da hasta miedo. Cosas de la prensa sensacionalista y d ela búsqueda de titulares.
    Te recomiendo leer los dos artículos más sobre la carne que publicaré esta misma semana, te servirán para formar tu propia opinión.
    Y cuidado con fiarse de las experiencias propias, las posibilidades de equivocarse son muy altas.
    Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  4. Hola Centinel, a qué se refieren con: "Los investigadores, recomiendan dar prioridad a las que se obtienen de legumbres, frutos secos y alimentos integrales por razones medioambientales y de sostenibilidad (obtener carne es un proceso medioambientalmente caro)"?
    Obtiener qué cosa de las legumbres, frutos secos y alimentos integrales??... Eso es lo único que no me queda claro
    Muy bueno el artículo, seguiré ésta serie.
    Atte. Lizzie Leyto

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, había un error. Hablaba de las proteínas. Corregido, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Ok Centinel, estaré atengo a tus próximos posts sobre carne.
    Sobre lo que comentas de fiarse de propias experiencias, claro que me puedo equivocar, pero por lo menos así no le puedo echar la culpa a nadie :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Es evidente que cada alimento tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero me gustaría destacar que la carne - especialmente la carne roja - es una fuente de l-carnitina; componente esencial para trasladar las células grasas a la mitocondria de las células donde se queman convirtiéndose en energía.

    No hay que tomar medidas drásticas, y teniendo en cuenta que en esta página se trata sobre perder peso conviene tener en cuenta que un déficit de l-carnitina puede complicar el proceso de oxidación de grasas.

    Saludos y enhorabuena por el blog!

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tus comentarios, Pedro.

    ResponderEliminar
  9. Tengo que dar la enhorabuena al autor porque presenta gran cantidad de estudios pero el sesgo de sus opiniones hecha para atrás. La conclusión general es que no pasa nada de nada nunca y si pasa pues no es significativo (un 1% son tres millones de personas en USA, así que cuidado con los porcentajes).

    Se pueden sacar muchos comentarios pero me voy a centrar en el punto 6 de las conclusiones: "Los investigadores, recomiendan dar prioridad a las proteínas que se obtienen de legumbres, frutos secos y alimentos integrales por razones medioambientales y de sostenibilidad (obtener carne es un proceso medioambientalmente caro"). Pues ya está demostrado, CONSUMIR CARNE ES MALO porque consume muchos recursos. ES MALO para el que no puede conseguir alimento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro, visto así, consumir carne es malo. Y ducharse. Y lavar la ropa. Y lavarse los dientes. Y cocinar la comida. Y tener un coche. Y ver la TV. Y tener agua corriente. Y...

      Eliminar
  10. Sabes algo de The China Study? Todos los estudios que publicas eluden a que no hay relación entre el consumo de carne y el cáncer, por qué no publicas estudios que sí lo relacionan? Al principio al leerte me diste mucha sensación de imparcialidad pero al rato empecé a sentir que "defendías"(no quiero usar esa palabra pero es que no sé cuál hay parecida) su consumo. Lo que está claro es que hoy en día todo dios come basura y no hace falta ni tener estudios para darse cuenta de que muchos cánceres que ni si quiera existían se dan por esto y por mil cosas más que todos sabemos de los hábitos de la sociedad. Pero es que hace 50 años no se comía la descomunal cantidad de carne y derivados de la leche que se consume hoy y aunque vivamos más tiempo, la causa principal de muerte ha pasado a ser el cáncer. Es que hasta me da por pensar que si la carne no fuera mala en las cantidades que la consume la gente hoy entonces por qué hay debate? Yo no veo ninguna moda por ningún lado de que la gente deje de comer carne(viajo bastante por España).Y yo no soy científica y no me pidas que lea estudios porque no me entero de nada, pero si unos dicen que es bueno y otros que es malo, sabiendo que la industria alimentaria es cada vez más poderosa por el aumento productivo de carnes y cualquier producto de origen animal, me creo más lo segundo(aunque sé que la que consume todo el mundo a día de hoy en una grandísima parte es procesada). No ofrezco argumentos porque no soy nutricionista, pero observo a los que mandan en todo esto, los que solo les interesa la cantidad de ceros que tienen en sus cuentas, si se creó la ley antitabaco fue porque descubrieron una posibilidad de negocio y lo siento pero no creo que ahora salga un médico diciendo que la carne es mala, dirá que es bueno porque es un negocio extraordinariamente rentable sobre todo en España.

    ResponderEliminar
  11. Excelente artículo, Tiene muy buena información. Quiero agregar que cuando una persona consume carne de cerdo contaminada con triquinas, las larvas enquistadas son liberadas por el ácido y la pepsina del jugo digestivo. Las larvas invaden la mucosa del intestino delgado y maduran con rapidez para convertirse en gusanos adultos. Alrededor de una semana después, las hembras liberan larvas recién nacidas que emigran por la circulación sanguínea hasta el músculo estriado o esquelético.

    La mayor parte de las infecciones es leve y no presenta síntomas, pero las formas graves pueden producir gastroenteritis intensa, edema o inflamación alrededor del párpado y el ojo, inflamación del músculo (miositis) y, algunas veces el efecto es la muerte.

    http://www.medicinahogar.com/efecto-mortal-carne-de-cerdo.php

    ResponderEliminar