Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

19 nov. 2012

¿Es malo comer carne? (II): Cáncer

Tras ver la relación entre la ingesta de carne, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes en el primer post, en este segundo articulo vamos a analizar si este alimento puede aumentar el riesgo de cáncer, ya que es otra de las enfermedades con las que se suele asociar utilizando titulares tan espectaculares como el que se puede ver en la imagen de la derecha.

Para ello voy a recopilar los diferentes resultados de las últimas revisiones sistemáticas, preferiblemente meta-análisis, que han analizado los estudios sobre la ingesta de carne y los diferente tipos de cáncer, que se suelen considerar "sospechosos":


Cáncer colorectal

Es el tipo de cáncer más asociado a la carne y los últimos meta-análisis y sus conclusiones resumidas son las siguientes:
Otras recientes revisiones han llegado a conclusiones poco definitivas al respecto:
Cáncer de próstata
Cáncer de útero y endometrio
Cáncer renal
Cáncer de estómago
Cáncer de pecho
Conclusiones
  1. Aunque algunos estudios encuentran cierta relación entre el consumo de carne y el cáncer, los resultados son muy diversos y poco concluyentes y cuando se identifica un aumento del riesgo, éste es pequeño. La mayoría de los autores consideran que no puede excluirse que la correlación sea consecuencia de otros factores de confusión.
  2. Los indicios parecen ser un poco más evidentes en el consumo de carne procesada. Además la ración-tipo que se suele analizar en ese caso es menor, por lo que parece que el riesgo aparece con menores cantidades.
  3. Tal y como expliqué en este otro artículo y de acuerdo a otros estudios, es muy probable que la forma de cocinado pueda influir en la correlación entre la carne y el cáncer, debido a la generación de compuestos cancerígenos a altas temperaturas. Los futuros estudios deberían analizar y aislar este factor de forma sistemática.
  4. No hay evidencias científicas que relacionen las carnes blancas (pollo, pavo, conejo...) ni el pescado con el cáncer. Más bien al contrario, su ingesta se suele asociar a menores riesgos relativos.
En el siguiente y último artículo veremos la relación entre el consumo de carne y la mortalidad, junto con las conclusiones finales.

6 comentarios:

  1. Buenas Centinel.

    Parece pues que, como casi siempre, los estudios no se ponen de acuerdo. De todas formas yo evitaría la carne procesada.
    Como bien dices en las conclusiones, habría que saber como cocinan la carne, la calidad de esta (aunque sea sin procesar), el resto de alimentos que ingieren, si son personas activas, etc...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Pablo.
    Yo diría que, dado que las evidencias son escasas, no tiene mucho sentido de hablar de carne y cáncer. Desde luego no es un factor importante de riesgo y no se sabe con seguridad si lo es en menor medida. Eso dice la ciencia por ahora.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario no guarda relación con el tema del artículo.
    Pido perdón por ello, pero es que no podía aguantar las ganas de mencionarlo. Es más, aún tengo la duda de si es más adecuado relatarlo aquí o en el blog hermano, pues trata de temas de alimentación, pero también de bulos y supercherías (o eso creo).
    Hoy he recibido un correo de un amigo. El correo en cuestión llevaba el atrayente título "¿Qué se hace con la leche que caduca en los supermercados?". Como se trataba de un power point, reproduzco las partes de texto más llamativas:
    "¿Sabes que la leche en brick que no se vende dentro del plazo de caducidad regresa a la fábrica para ser re-pasteurizada y va al supermercado de nuevo?
    La ley permite a las centrales lecheras repetir este ciclo hasta 5 veces, lo que termina dejando la leche casi sin sabor y con una significativa reducción de su calidad y valor nutricional.
    Cuando la leche llega al supermercado para la venta al consumidor, el cartón debe mostrar un pequeño número que está marcado en su parte inferior. Éste varía del 1 al 5.
    Lo que se debe tolerar es leche hasta el número 3; es decir, leche que ha sido re-pasteurizada 2 veces.
    Se recomienda no comprar cartones de leche cuyo número sea 4 o 5, ya que ello significa que la calidad de la leche estará degradada.
    Al comprar una caja cerrada, basta verificar el número de la caja, ya que todos los cartones en su interior tendrán la misma numeración.
    Por ejemplo, si un cartón tiene el número 1, significa que es la primera vez que sale de la fábrica y llega al supermercado para su venta. Pero si tiene el número 4, significa que caducó 3 veces, y que fue re-pasteurizada 3 veces".
    No soy una consumidora habitual de leche, pero rápidamente me he puesto a buscar información sobre el tema.
    Mi conclusión es que se trata de uno de esos correos que se dedican a difundir leyendas urbanas.
    No sé si tú o algún lector del blog conocería el correo en cuestión.
    Mientras me documentaba, he encontrado por casualidad un blog, que por lo visto se dedica a desenmascarar algunos de los llamados "hoax" que circulan por la red. Por si alguien quiere consultarlo, pongo el enlace:
    http://registrodehoax.blogspot.com.es/
    Olvidaba mencionar (para mi desdoro)que antes de ponerme a buscar información, he corrido a la cocina para mirar la parte inferior de los envases de leche que allí había y comprobar el número que tenían... y no lo he encontrado.

    ResponderEliminar
  4. Jeje, es un bulo muy conocido,sí. ;-D

    ResponderEliminar
  5. ¿Que tienen las carnes procesadas que no tengan las desmás para que salgan peor paradas en los estudios? ¿el tipo de grasas? ¿los aditivos que llevan?

    ResponderEliminar