Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

6 ago. 2013

Los niños y la comida baja en grasas

¿Recuerdan el artículo que escribí hace unas semanas sobre los niños y la leche desnatada? Pues bien, me apetecía redondear el tema con unos textos que tenía perdidos entre listas de pendientes y que he recordado gracias a Stephan Guyenet.

Se trata del estudio "Association of nutrition in early life with body fat and serum leptin at adult age", publicado hace unos meses en la revista del grupo Nature, International Journal of Obesity, en el que los autores concluyen que alimentar a los niños con una dieta baja en grasas incluso podría ser contraproducente, programándoles para sufrir obesidad de adultos.

Y como parece que a esta idea de no dar a los niños pequeños alimentos bajos en grasa (sobre todo lácteos) le cuesta cuajar, junto al estudio se publicó un rotundo editorial por parte de los responsables de la revista (que también aparece en el enlace del párrafo anterior), que les traduzco aproximadamente:

"Este estudio describe una correlación negativa entre la ingesta de grasa en niños de diez meses a dos años y la grasa corporal y la leptina en sangre a la edad de 20 años. Los autores postulan que la práctica de dar a los niños una dieta baja engrasas, especialmente a aquellos de menos de dos años, produce cambios epigenéticos que llevan a mayores grados de adiposidad en la madurez. Muchas guías dietéticas oficiales recomiendan leche entera para edades menores de dos años, pero esto se ignora por dos tercios de los padres. Es necesario educarles para cambiar estos patrones. Además, esta información pone sobre la mesa la cuestión de si las actuales recomendaciones de consumir leche desnatada y otros alimentos bajos en grasas a partir de los dos años también pueden necesitar investigación adicional que determine si esta asociación con el sobrepeso en la edad adulta persiste después de  esos dos años."

Pues eso.

15 comentarios:

  1. Cuando leas "Baja en grasas" automáticamente deberías asociar con "Alta en químicos" o con "Más dinero para la industria alimentaria".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Hay algo de malo en que sea alto en químicos? ¿Qué es para ti "alto"? Hasta donde yo se, existen instituciones que controlan ese nivel para que no sobrepase los estándares de seguridad.
      Lo que yo veo, y se ha comentado aquí muchas veces es que bajo en grasa significa bajo en sabor, con lo que se le añade su buena dosis de azúcar para suplir esto, con lo que es peor el remedio que la enfermedad.

      Eliminar
    2. Con "químicos" me refiero a aquellos que fueron agregados con algún propósito. Desde luego que un aminoácido, un ácido ascórbico a un fosfolípido son químicos también y se encuentran naturalmente en los alimentos.
      Oh, por favor... "instituciones que controlan". Realmente creo que no vale la pena discutir esto.

      Eliminar
    3. anonimo eres muy ingenuo sobre como función las cosas en el mundo alimenticio, no es como tu crees, no hacen test antes y verifican para que luego la gente consuma, es cuando la gente se muere cuando a lo mejor prohíben algún producto, que puede ser cambiado de nombre y vuelto a sacar con la misma formula hasta que ocurra otra vez... estamos comiendo basura. Los test sanitarios se los hacen las empresas a si mismas.

      Eliminar
    4. Quimifóbico conspiranoico a babor!

      No merece la pena entrar en discusiones, pero a algunos habría que hacerles vivir en las condiciones alimentarias de la edad del hierro durante un mes para que se les pasara la tontería. Y en las mismas condiciones sanitarias. Así acabábamos el experimento a los 4 días.

      Eliminar
  2. Además lo que pueda ser tolerable para uno puede ser veneno para otro, no hablemos de niños que sus organismos están creciendo

    ResponderEliminar
  3. Me encanta leer este tipo de artículos, que aparte de estar basados en estudios, demuestran una vez más la inteligencia inherente de nuestro organismo.
    Cuando hacemos dieta, comemos menos, y evitamos grasas (según el método tradicional de adelgazar), el cuerpo primero pierde peso, y luego, como mecanismo de supervivencia se adapta a la disminución de la ingesta, reduciendo el metabolismo para ajustarse a la época de vacas flacas. Este efecto, el famoso efecto rebote, que nos lleva a engordar, cuando dejamos la dieta, ya que quemamos menos. Es decir las dietas llevan a engordar, te causan ansiedad por todo lo que no puedes comer, y alteran el metabolismo.
    Cuando queramos equilibrar nuestro peso, la manera es modificando poco a poco nuestros hábitos hacia un estilo de vida más saludable, para mi es esa una de las claves para no solo perder peso, sino también hacerlo de una manera sana, y respetando la inteligencia de nuestro organismo.
    Yo me dedico justamente a eso, a ayudar a las personas a cambiar poco a poco hábitos para que adelgacen con salud y sintiéndose mejor.

    ResponderEliminar
  4. Tampoco le hemos de dar demasiadas vueltas: no es que "baja en grasas"="procesadísimo-que-te-mueres" (que sí), sino que "baja en grasa"="alta en almidón, dextrosa, azúcar, maltodextrina, and so on, so on, son on" (que según Anónimo, no matan... pero engordan, colega) ;-))))

    ResponderEliminar
  5. La pediata de mis hijos siempre me ha dicho que les diera la leche entera, y me específicó "no necesita ninguna leche especial para crecer", en clara alusión a esas leches que te venden ahora para los niños, y yo pensaba que todo el mundo les daba leche entera a sus hijos.

    ResponderEliminar
  6. Hace mucho tiempo perdi el miedo a las grasas.
    Por cierto hace tiempo tuve una discusión con un amigo estudiante de nutrición que me advirtió de "los problemas renales de comer carne, pollo y pescado 6 veces a la semana" le pregunté de que año eran las pruebas en las que se basaba a lo que respondió "es sabido que muchas proteínas provocan una sobrecarga renal". Me sorprende lo desactualizado de los datos que manejan sus profesores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No le pasaste unos enlaces de este blog, para que fuera actualizándose?

      Eliminar
    2. Jaja De hecho si! Me dijo que "no confíe mi salud a la Internet". Le intenté explicar el propósito del blog pero fue en vano... Asi salen despues los nutricionistas de la tv

      Eliminar
    3. Así les va: por ese motivo generan desconfianza entre ciertos sectores de la población. Su falta de actualización y de estudio continuado les impide actuar de forma adecuada ante el sobrepeso y, en consecuencia, cronifican la obesidad de su clientela, haciendo que ésta se queme y acuda al primer charlatán que ha escrito un libro que pilla.
      Los nutricionistas - la mayoría, ojo... no quiero generalizar - deberían preguntarse qué es lo que hace que la gente se fíe más de magufadas que de ellos. Por algo será. Algo harán mal.

      Eliminar
  7. Me encanta este post!!!

    Fui padre hace 8 meses y ando loco buscando información porque la mayoría de las recomendaciones de introducción de alimentos no tienen ninguna base, y llevo discutiendo con toda mi familia (que son muchos y muy pesados) menos con mis abuelas para meter en los purés de mi hija, tocino de cerdo y algo mas aceite de oliva y no aumentar las dosis de cereales malteados que nos recomienda el pediatra.

    Yo creo que no hay que restringir ningún alimento pero a la hora de priorizar pues que se parezca bastante a la composición de la leche, y ya que azucares los obtiene por las frutas, pues verduras y carnes completas con toda su grasa.

    (el pescado está siendo más difícil, pero esperemos que se anime por observación de sus padres).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, los consejos del pediatra deben seguirse.

      Eliminar