Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

14 abr. 2014

Breve resumen sobre el índice de masa corporal (IMC)

El siguiente texto es una traducción libre del artículo "A number that may not add up" publicado hoy mismo en Well, The New York Times.

"En julio de 1998, el National Institutes of Health (NHI) cambió lo que significa tener sobrepeso, definiéndolo como un índice de masa corporal (IMC) de 25 o mayor para los adultos. Hasta entonces el corte se había hecho en 28 para los hombres y 27 para las mujeres, y de repente unos 29 millones de estadounidenses que habían sido considerados normales pasaron a tener sobrepeso a pesar de que no habían ganado ni un kilo.


El cambio, en base a una revisión de cientos de estudios analizó la asociación de los niveles de IMC con los riesgos para la salud en grandes grupos de personas, llevó al país a alinearse con las definiciones utilizadas por la Organización Mundial de la Salud y otras entidades. Pero también llevó a muchos a cuestionar el verdadero significado del IMC y señalar sus posibles inconvenientes: la clasificación con sobrepeso u obesidad de algunas personas sanas que no están demasiado gordas y la falta de distinción entre una distribución peligrosa y otra inocua de la grasa corporal.

Estudios más recientes han indicado que muchas personas con niveles de IMC en el extremo inferior de la normalidad están menos saludables que los que ahora se consideran con sobrepeso . Y algunas personas que están demasiado gordas en función de su índice de masa corporal están tan saludables como los que se consideran de peso normal, como se explica en un nuevo libro, "La paradoja de la obesidad", por el Dr. Carl J. Lavie, cardiólogo en Nueva Orleans y Kristin Loberg.

A diferencia de las lectura en una báscula, el IMC se basa en el peso de una persona en relación con su altura. Se calcula dividiendo el peso en kilogramos por la altura en metros al cuadrado.

Según los criterios actuales, los que tienen un IMC inferior a 18,5 tienen bajo peso; aquellos de entre 18,5 y 24,9 son normales; aquellas entre 25 a 29.9 tienen sobrepeso; y los 30 y superior son obesos. La obesidad se divide en tres grados: Grado 1, en el que el IMC es 30 a 34,9; Grado 2, 35 a 39,9; Grado 3, 40 y superior.

Antes de barajar la posibilidad de una dieta de choque debido a que su índice de masa corporal le clasifica como con sobrepeso, considere lo que el índice representa realmente y lo que ahora se conoce acerca de su relación con la salud y la longevidad.

El índice fue ideado en la década de 1830 a partir de mediciones en los hombres por un estadístico belga interesado en el crecimiento humano. Más de un siglo después, fue adoptado por las aseguradoras y algunos investigadores que estudian la distribución de la obesidad en la población general. Aunque nunca hubiera intención de que fuera una evaluación individual, sólo una manera de hablar de peso en las grandes poblaciones, el IMC fue adoptado gradualmente como una manera fácil y barata para los médicos para evaluar el peso en sus pacientes.

En el mejor de los casos, sin embargo, el IMC es una medida cruda que "en realidad pierde más de la mitad de las personas con exceso de grasa corporal," ha señalado Geoffrey Kabat, epidemiólogo en el Einstein College de Medicina Albert . Alguien con un BMI "normal" puede tener demasiada grasa interna y ser propenso a las enfermedades relacionadas con la obesidad.

Calificando el BMI como un predictor imperfecto de riesgos para la salud de una persona, el Centre for Disease Control and prevention advierte contra su uso por los médicos como una herramienta de diagnóstico.

Por un lado, el peso corporal se compone de músculo, hueso y agua, así como de grasa corporal. Y el IMC es la mejor de una medida imprecisa sobre la cantidad de grasa que una persona puede tener. Cuando Arnold Schwarzenegger era Mr. Universo, su IMC estaba en el rango de obesidad, sin embargo, apenas tenía grasa.

Otro problema: la distribución de la grasa corporal excesiva es un factor fundamental para la salud. Los que tienen una gran cantidad de grasa abdominal, que es metabólicamente activa, son propensos a desarrollar resistencia a la insulina, niveles elevados de lípidos en la sangre, presión arterial alta, diabetes, enfermedad cardiovascular prematura, un mayor riesgo de disfunción eréctil y enfermedad de Alzheimer .

Pero la grasa acumulada en las caderas, las nalgas o los muslos es relativamente inerte; si bien puede ser cosméticamente indeseable, no está vinculada a la enfermedad crónica o muerte precoz.

Por otra parte, la edad de una persona, el género y la etnia influyen en la relación entre el índice de masa corporal, la grasa corporal y el riesgo para la salud. Entre los niños, un alto índice de masa corporal es un buen indicador del exceso de grasa y una propensión a acumular excesiva grasa en la edad adulta. Pero para una persona mayor o alguien con una enfermedad crónica, un IMC en el rango de sobrepeso u obesidad puede incluso tener un efecto protector. A veces - después de un ataque al corazón o una cirugía mayor, por ejemplo - la grasa corporal adicional puede proporcionar la energía que ayuda al paciente a sobrevivir . Una capa adicional de grasa también puede proteger contra las lesiones traumáticas en un accidente .

En promedio, las mujeres tienen un mayor porcentaje de grasa corporal en relación al peso total respecto a los hombres, pero esto no plantea necesariamente más riesgos para la salud. Y los afroamericanos, que suelen tener huesos más pesados ​​y pesar más que los caucásicos, se enfrentan a un menor riesgo para la salud, incluso con un IMC en el rango de sobrepeso.

El estado de forma también influye en los efectos de IMC. En un editorial en JAMA el año pasado, el Dr. Steven B. Heymsfield y el Dr. William T. Cefalu del Centro de Investigación Biomédica Pennington, en Baton Rouge, Luisiana, señalaron que "la capacidad cardiorrespiratoria" es un predictor independiente de mortalidad en cualquier nivel de gordura.

Mientras que los expertos siguen debatiendo si una persona puede estar gorda y en forma, Keri Gans, dietista en Nueva York y ex portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética, señala que la actividad física y una dieta saludable tienden a compensar los riesgos del sobrepeso.

"Usted no tiene que estar delgada para estar en forma", dijo. Con cualquier peso, el estado de forma  puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, enfermedades pulmonares, diabetes o presión arterial alta.

En el otro extremo del espectro de peso, las personas con un IMC bajo o por debajo de lo normal (menor de 18.5) se enfrentan a un conjunto diferente de los riesgos para la salud. Pueden carecer de suficientes reservas para sobrevivir a un grave problema de salud, y son propensos a la osteoporosis , infertilidad e infecciones graves que resultan de un sistema inmune debilitado.

El año pasado, un meta-análisis ampliamente publicitado que analizó a más de 2.880.000 personas y 270.000 muertes, encontró que aquellos cuyo IMC indicaba que tenían sobrepeso y aquellos con obesidad de grado 1 no estaban en mayor riesgo de muerte que los del rango normal . Y un nuevo análisis de 32 estudios realizado por investigadores en Australia llegó a la conclusión de que para las personas mayores, el exceso de peso no aumenta la mortalidad, pero sí el estar en el extremo inferior de la normalidad, con un IMC inferior a 23.

--------------------------------------------
Antes de sacar demasiadas conclusiones basándose en este artículo divulgativo, si desea profundizar más sobre el tema le recomiendo releer estos dos artículos previos publicados en el blog:

- Sobrepeso, obesidad y salud (I) - Mortalidad y la "paradoja de la obesidad"
- Sobrepeso, obesidad y salud (II) - ¿Se puede estar obeso y saludable?

9 comentarios:

  1. De verdad que cada vez me doy cuenta de la cantidad de mentiras que nos cuentan. Yo he decidido plantarme, no pienso dedicar más esfuerzo ni tiempo a sentirme mal por tener un IMC 25,6. Yo soy así, no soy una persona delgada pero no estoy gorda. Hago deporte: salgo a correr, a patinar, con la bici, a veces a nadar, y voy al gimnasio 3 veces por semana. Como verduras, fruta, legumbre, carne y un poco de pescado. A penas como nada procesado y limito el azúcar a una o dos veces. Con este articulo me convenzo más de lo dicho. Muchas gracias por tu blog, he aprendido mucho leyéndote y espero que sigas haciendo entradas tan interesantes. Espero tu próximo libro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues hacer muy bien, disfruta de la vida!
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo una vez probé el acatar todas las normas prestablecidas nutricionales para estar sano y tenerla larga, y la cosa era agotadora. Estaría bien un estudio que midiera el estrés en long-term de seguir cosas com frutos secos, verdura y fruta 7 raciones al día, meditación, 30 min al día brisk-walking aparte de ejercicio variado, atender a tu familia, tener intereses extralaborales...

    Como bien dice el comentario del usuario anónimo, si se ofuscara con esa cifra en la que a día de hoy hasta se plantea una duda sobre el consenso de salud, le causaría más problemas que no hacerlo, aunque no se incluyera en la definición de la OMS. Es el problema de las recomendaciones generales guiadas por epidemiología. Aunque como bien dices Jose Luís, haberlas hay que haber.

    La cosa creo que tendría que ir hacia un mixto de lo que recomienda la literatura científica + sensaciones propias + ser ultracrítico. Y aparte añadir cosas de la propia cosecha de cada uno. Yo ahora estoy con la bergamota:
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24458921

    No sale en ninguna recomendación. ¿Y? Si su contenido nutricional te convence y cumple con tus propósitos, adelante. Mejor asesorarte con D-N, médicos o bioquímicos pero no nos convirtamos en esclavos del método científico que ya se ha visto que puede estar afectado por diferentes bias, financiación, contradicciones e intereses.


    Siempre felicitarte por el curro Centinel :). Web de rigor y obligada visita en muchas universidades.

    ResponderEliminar
  3. Dani M. Valdivieso15 de abril de 2014, 16:21

    Hola,

    una vez más... ¡dando en el clavo! No había leído tu "especial" sobre IMC, y opino que, desde mi modesta posisición, has hecho un gran trabajo de búsqueda, crítica y síntesis. ¡Muchas gracias por hacerlo y compartirlo con nosotros!

    Ojalá que las autoridades y la sociedad empiecen a hacer más caso a las revistas científicas, a Willet y a ti. Nos iria mucho mejor...

    Muchas gracias, mucho ánimo y te sigo leyendo,

    Dani

    ResponderEliminar
  4. Gracias Marc y Dani por los ánimos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. http://noticias.lainformacion.com/salud/los-alimentos-funcionales-que-no-funcionan_ftaPlj8hToNWyfmHDAgZa4/ Si quieres puedes echarle un vistazo. ¡saludos!

    ResponderEliminar
  6. Donde pone al final del texto " pero el estar en el extremo inferior de la normalidad, con un IMC inferior a 23." ¿No debería poner "pero sí el estar..........."?

    ResponderEliminar
  7. El IMC, índice de masa corporal o índice Quetelet. Por cierto, Quetelet no era un endocrino, era astrónomo y doctor en matemáticas por la universidad de Gent...
    Para que uno se fíe del IMC resulta Arnold Schwarzenegger con una altura de 1,87 y un peso de 106 Kg tenía en sus buenos tiempos un IMC de 30,31 lo que lo calificaba como un "obeso de grado II con sobrepeso crónico".
    La cosa viene a cuento por que tengo un amigo culturista (con una complexión muy similar a la de Schwarzenegger) a quien rechazaron en una mutua de salud por padecer obesidad ya que en el impreso de solicitud que había rellenado ponía su peso y altura.

    ResponderEliminar