Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

3 jun. 2013

La dieta del grupo sanguíneo: Ni base, ni pruebas

Han pasado años desde que  el naturópata Peter D'Adamo propusiera sus hipótesis sobre la dieta y el grupo sanguíneo mediante su libro Eat Right 4 Your Type, que le hizo millonario. Realmente no hizo más que reempaquetar las teorías que ya proponía su padre y que también explicaba en sus libros. Y, sorprendentemente, cada cierto tiempo esta propuesta (o alguna de sus imitadoras) vuelve a renacer de sus cenizas y consigue posiciones dignas en las estanterías de las librerías.

Sin entrar en detalles técnicos, sus principios son los siguientes: Los diferentes tipos sanguíneos se han ido creando en diferentes épocas de la humanidad, por lo que sabiendo en qué momento apareció cada grupo y conociendo lo que comían nuestros antecesores en ese momento... ya tenemos la dieta perfecta para cada tipo.

De esta forma, D'Adamo define a los del grupo O como "los cazadores" (creado hace 30.000 años), los del A como" los agricultores" (surgió hace 20.000 años), los del B como los "nómadas" (hace 10.000 años) y los del AB como una mezcla entre A y B (hace 1000 años). Así que, con estos nombres, puede imaginar cuál puede ser la dieta ideal que se propone para cada grupo. Si todo eso se salpica con una cuantas citas y trabajos de inmunólogos, antropólogos y otros expertos, se le da la apariencia de tener mucha ciencia detrás.

Pero todo el planteamiento tiene tres grandes agujeros.


1. Para empezar, los supuestos mecanismos y periodos históricos con los que trabaja D'Adamo para la aparición de cada tipo de sangre no es algo que esté demostrado, ni mucho menos. De hecho, algunos expertos discrepan totalmente con sus propuestas, como puede leerse en los estudios "Genetic of the ABO blood system and its link with the immune system " o "Evolution of the O alleles of the human ABO blood group gene", y piensan que algunos grupos podrían haber aparecido en momentos muy diferentes; incluso algunos podrían existir desde hace millones de años.

2. Además, no existe ni una prueba sólida que pueda confirmar que los matices y especificidades del metabolismo de una persona se puedan correlacionar con el grupo sanguíneo.

3. Y el más importante: No hay estudios que prueben que las personas que sigan estas directrices obtengan algún tipo de beneficio para la salud o pérdida de peso. Más bien al contrario,  ya que en el estudio de 2014 "ABO Genotype, ‘Blood-Type’ Diet and Cardiometabolic Risk Factors", los investigadores no identificaron diferencias significativas de los efectos de las diferentes dietas planteadas por este método cuando se seguían por pacientes con diferentes tipos de grupo sanguíneo. Por otro lado, en 2013, se publicó en American Journal of Clinical Nutrition la revisión sistemática "Blood type diets lack supporting evidence: a systematic review", en el que los autores lo dejaron claro en las conclusiones: Los ensayos que se han hecho para analizar la relación entre la dieta, el grupo sanguíneo y el metabolismo han sido muy pocos, para temas muy concretos (por ejemplo, variación del colesterol), con una calidad y rigor muy baja y no han obtenido resultados concluyentes.

Para terminar, permítanme plantear una reflexión dedicada a los que creen que les funciona: D'Adamo sugiere a los cazadores una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos y a los agricultores una basada en plantas. Los efectos de ambos tipos de dieta son perfectamente conocidos y no se deben a nada relacionado con el tipo de sangre. Y estoy seguro que si las dietas se invirtieran en ambos grupos, los resultados serían los mismos.

Osea, que este es un libro que termina dando los consejos dietéticos de siempre, con la excusa de una teoría de la que no se aporta ninguna prueba. Una más, y van...

10 comentarios:

  1. Cómo siempre un muy buen artículo, sería muy interesante que algún día publicarás algo sobre la dieta Dukan y lo que plantea acerca de los "beneficios" del salvado de avena.
    Muchas gracias, muy interesante!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José.
      Aquí lo tienes:

      http://elcentinel.blogspot.com/2013/01/por-que-la-dieta-dukan-realmente-no.html

      Eliminar
    2. Hola hace tiempo inicie una dieta vegetariana, soy diabética y mi tipo sanguineo es O, al principio de la dieta vegetariana me senti muy bien, pasados 4 meses mis piernas empezaron a acalambrarse, mi masa muscular se debilitó, baje 11 kilos (de 52 a 41) y tenia en ese entonces 40 años (hace 5) me vi bastante mal, ningun médico sabia que hacer. Tome la decisión de estudiar qué me estaba pasando ya que según yo, estaba comiendo sano. Entre mis descubriemientos y estudios clinicos se detectaron bacterias, anemia, alergias... y di con el libro del tipo sanguíneo.... BENDITO SEA!... Inicie la dieta segun mi tipo y en 7 dias vi mejoría... llevo 5 años y mi salud de hoy, es la mejor que he tenido en toda mi vida.

      Eliminar
  2. Primero de todo felicitarte por este pedazo de blog y por la rigurosidad que en el se ve. He llegado buscando información sobre colesterol y sobre paleodieta. Buscando información me he dado cuenta que es muy dificil encontrar opiniones objetivas que no esten polarizados por que el que escribe pertenece a un grupo u otro.
    Segundo, que es por lo que escribia. respecto al origen de los grupos sanguíneos, estuve buscando información para rebtir las opiniones de mi suegra. Y encontre esta entrevista donde se explica que los neandertales ya tenian el grupo ABO (por lo tanto probablemente nuestro ancestro común también lo tendria, no?) y que el grupo 0 no es el primero si no que es una mutación del A.

    http://neanderthalis.blogspot.com.es/2008/12/entrevista-con-carles-lalueza-fox.html
    Emmanuel

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Emmanuel. Una evidencia más de la falta de evidencia, valga la redundancia.

    ResponderEliminar
  4. Vaya Centinel, venía a leer tu artículo sobre las fad-diets y al ver un link a la dieta de los tipos de sangre se me han iluminado los ojos.

    Una amiga me dejó el libro, y la verdades que lo que decía cuadraba conmigo y con mi madre (ambas tipo O) A las dos nos sienta bien una dieta moderaba en carbohidratos, la carne y la grasa nos sienta excelentemente..Coincidimos en enfermedades del.tipo de sangre etc.

    Un amigo vegetariano se leyó el libro y lo que decía coincidia con él. Su tipo de sangre era el del recolector. El no puede vivir sin arroz y otros cereales.

    Por esto, este libro siempre me pareció interesante. Pero tenía mis dudas de si realmente tiene base científica. Me parecía muy interesante lo.de las supuestas pruebas con sangre y como reaccionaba esta a los distintos alimentos. En internet vi a gente pro y gente totalmente en contra.

    Tu articulo me paree muy interesante y arroja algo de luz a mis dudas. Me leere detenidamente los links que das.

    Una pregunta: dices que no esta demostrado que x ejemplo el tipo O perteneciese a una epoca u otra, pero parece que tampoco hay nada que demuestre otra cosa, no?

    Gracias x articulos tan interesantes y reflexionados!

    Yedah

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tus comentarios, Yedah.
    El problema es que la mayor parte del soporte científico de las propuestas del autor no ha sido demostrado. Así que todos sus posteriores recomendaciones simplemente no tienen justificación.
    Un saludo y bienvenido.

    ResponderEliminar
  6. excelentes comentarios.
    ni exageraciones ni afirmaciones sin pruebas.
    he leído algunas otras fuentes y platicado con gente q sabe.
    ciertamente hay evidencias de mayor sensibilidad a ciertas enfermedades, según el perfil genético de una población (ejemplo diabetes, hipertensión) en especial por respuestas a determinados fármacos. Y se trata de aspectos ESTADISTICOS, pues cada persona es única y particular,
    además de que escada vez más probable emparentar con genes cada vez más distantes. Valga de ejemplo:en México no conozco a nadie alérgico al cacahuate (maní),en cambio es muy común las personas intolerantes a la lactosa.
    Es cierto que cada grupo étnico evolucionó con su dieta, y también que ahora es muy probable que todos somos descendidntes de3 o más tipos"originales".
    por tanto, las posibles diferencias sólo se notan estadísticamente..(cuando se notan). no de manera individual.

    ResponderEliminar
  7. y el tipo de sangre sólo es un aspecto de la química del cuerpo humano que puede señalar cierta filiación genética, tal vez relacionada con otros aspectos del metabolismo y sus particularidades individuales y de grupo/población etc...

    ResponderEliminar
  8. Hola. Como dices no está demostrado que funcione pero tampoco hay nadie que diga que sea perjudicial ¿no? Yo me he leído el libro y tampoco me parece una exageración. Simplemente hay una serie de alimentos que, supuestamente, son perjudiciales y con evitarlos basta. Parte de razón tiene, porque cuando te hacen el test de intolerancia alimentaria, es simplemente un análisis de sangre, por lo que entiendo que alguna relación tendrá. Yo soy O- y en mi caso coincide hasta el tipo de enfermedad que sufro desde hace años, hipotiroidismo, pero tengo claro que puede ser por cualquier otro motivo. También he notado desde hace tiempo, antes de leerme el libro, que lo que se le llama comida sana (cereales, frutas y verduras, etc.) a mi me estriñe, me hincha el estómago de gas, pesadez, etc. Sin embargo no hay ninguna carne que me siente mal, hasta día de hoy.

    ResponderEliminar