Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

19 ene. 2015

Últimos estudios sobre proteínas, peso y salud

Con 2014 recién finalizado y considerando que el último post sobre las proteínas con espíritu de revisión es de hace más de dos años, he pensado que ya era momento de hacer otra pequeña recopilación de los estudios que he encontrado desde entonces relacionados con este macronutriente. En concreto, me refiero a aquellos que analizan la ingesta de proteínas en diferentes cantidades (por ejemplo, mediante dietas altas en proteínas) y su posible efecto sobre la salud. Un tema que parece que no pierde actualidad, para alegría de unos y desesperación de otros.

La lista incluye los que he conseguido encontrar a lo largo de los años 2013 y 2014, si echan en falta alguno les aseguro que se debe a mi torpeza, no a ningún interés oculto.

He intentado ordenarlos de mayor a menor relevancia de acuerdo a los criterios habituales a la hora de evaluar la evidencia científica, poniendo en primer lugar las revisiones sistemáticas y metaanálisis, después los ensayos de intervención y finalizando con estudios observacionales.

Aquí los tienen:



Revisiones sistemáticas y metaanálisis

Long-term effects of low-fat diets either low or high in protein on cardiovascular and metabolic risk factors: a systematic review and meta-analysis (2013): En este metaanálisis de ensayos a largo plazo no se encontraron efectos positivos ni negativos a las dietas altas en proteínas en relación al peso corporal, salud cardiovascular o control glucémico.

Effects of high-protein diets on body weight, glycaemic control, blood lipids and blood pressure in type 2 diabetes: meta-analysis of randomised controlled trials (2013): Los autores encontraron beneficios en pérdida de peso, presión arterial y HbA1C entre diabéticos (tipo 2) que siguieron dietas altas en proteínas.

Comparison of High vs. Normal/Low Protein Diets on Renal Function in Subjects without Chronic Kidney Disease: A Systematic Review and Meta-Analysis (2014). Al final de esta revisión sobre la ingesta de proteínas y la función renal, las dietas altas en proteínas se asociaron con un aumento de la TFG, urea sérica, excreción urinaria de calcio, y concentraciones séricas de ácido úrico. Según los autores, estos cambios podrían interpretarse como mecanismo de adaptación fisiológica inducida por la dieta y no tendrían relevancia clínica.

Diet-Induced Weight Loss: The Effect of Dietary Protein on Bone (2014): En esta revisión sistemática no se encontraron efectos negativos en la salud ósea a las dietas altas en proteínas.

Protein leverage and energy intake (2013): Se encontró una relación negativa entre el porcentaje de proteínas de la dieta y el total de la energía ingerida (a mayor porcentaje, menos energía).

Quantitative analysis of dietary protein intake and stroke risk (2014): En este metaanálisis de estudios observacionales se encontró que una mayor ingesta de proteínas se asocia con una reducción del riesgo de sufrir ictus.

Acute effects of high-protein versus normal-protein isocaloric meals on satiety and ghrelin (2014). Lo autores de este meta-análisis concluyeron que el consumo de más proteínas produce más saciedad y que comparándolas con las dietas normales en proteínas, las altas en proteínas podrían ser útiles por un lado en la regulación de la glucosa postprandial y por otro en la glucosa preprandial, ya que si es más alta y combinada con una menor concentración de grelina podría contribuir a la disminución de la ingesta calórica ad libitum.

Ensayos de intervención

Higher Protein Diets Consumed Ad Libitum Improve Cardiovascular Risk Markers in Children of Overweight Parents from Eight European Countries (2013): Los niños que siguieron una dieta alta en proteínas consiguieron una reducción del perímetro de cintura, de la presión arterial, colesterol LDL y de la resistencia a la insulina

Normal vs. high-protein weight loss diets in men: effects on body composition and indices of metabolic syndrome (2013): En este ensayo con dos dieta hipocalóricas, una alta en proteínas y otra normal, se obtuvieron resultados similares, excepto que los que siguieron la alta en proteínas perdieron menos masa muscular

Increased protein intake and meal frequency reduces abdominal fat during energy balance and energy deficit (2013): Las personas que consumieron más proteínas (repartidas a lo largo del día) presentaron menor grasa corporal y abdominal y mayor masa magrra y termogénesis.

Effects of high-protein diets on fat-free mass and muscle protein synthesis following weight loss: a randomized controlled trial (2013): Las personas que siguiendo una dieta de adelgazamiento consumieron cantidades de proteínas 2 y 3 veces las recomendadas adelgazaron lo mismo que las del grupo de control, pero perdiendo más grasa y menos masa magra.

Comparison of 2 weight-loss diets of different protein content on bone health: a randomized trial (2013): En este ensayo a largo plazo (2 años) ambos grupos (normal y alto en proteínas) adelgazaron lo mismo. Las personas que siguieron la dieta alta en proteínas no sufrieron ningún efecto en su densidad ósea y se ralentizó la pérdida-renovación ósea.

High protein weight loss diets in obese subjects with type 2 diabetes mellitus (2013): Se identificaron mejoras significativas en la mayoría de los pacientes, pero los autores de este estudio no encontraron diferencias a los 12 meses entre las personas que siguieron una dieta alta en proteínas y otra con cantidad normal en proteínas.

Protein-enriched diet, with the use of lean red meat, combined with progressive resistance training enhances lean tissue mass and muscle strength and reduces circulating IL-6 concentrations in elderly women: a cluster randomized controlled trial (2013): Siguiendo la dieta más alta en proteínas las ancianas lograron una mayor masa magra y fuerza muscular y una reducción de indicadores de inflamación.

Weight loss maintenance in overweight subjects on ad libitum diets with high or low protein content and glycemic index: the DIOGENES trial 12-month results (2014): Los autores concluyeron que un mayor contenido de proteína de una dieta ad libitum durante 12 meses mejora el mantenimiento de la pérdida de peso en adultos con sobrepeso y obesidad.

Effect of a high-protein diet on maintenance of blood pressure levels achieved after initial weight loss: the DiOGenes randomized study (2014): Se concluyó que se mantiene mejor  una reducción de la presión arterial después de la pérdida de peso cuando la ingesta de proteínas aumenta a expensas de los hidratos de carbono.

Interactive effects of an isocaloric high-protein diet and resistance exercise on body composition, ghrelin, and metabolic and hormonal parameters in untrained young men: A randomized clinical trial (2014). Quienes siguieron la dieta alta en proteínas obtuvieron reducciones de grasa corporal y resistencia a la insulina y aumentos a las 12 semanas en las concentraciones de ghrelina, hormona del crecimiento, testosterona y cortisol, comparados con los que siguieron una dieta estándar.

High-Protein Breakfast Promotes Weight Loss by Suppressing Subsequent Food Intake and Regulating Appetite Hormones in Obese Chinese Adolescents (2014): El desayuno con mayor cantidad en proteínas produjo una mayor pérdida de peso y aumento de la saciedad entre adolescentes.

High-Protein Low-Fat Short-Term Diet Results in Less Stress and Fatigue Than Moderate-Protein Moderate-Fat Diet During Weight Loss in Male Weightlifters, A Pilot Study (2014): En este corto ensayo de 2 semanas, se identificaron menores niveles de estrés, fatiga e insatisfacción con la dieta en las personas que seguían la dieta alta en proteínas y baja en grasas.

Diets high in protein or saturated fat do not affect insulin sensitivity or plasma concentrations of lipids and lipoproteins in overweight and obese adult (2014): No se encontró relación entre la ingesta de proteínas y la sensibilidad a la insulina ni el perfil lipídico.

A randomized trial of energy-restricted high-protein versus high-carbohydrate, low-fat diet in morbid obesity (2014): Tras un año de dietas hipocalóricas acompañadas de terapia cognitivo conductual, no se encontraron diferencias significativas entre el grupo que siguió la dieta normal en proteínas y la alta en proteínas.

Big breakfast rich in protein and fat improves glycemic control in type 2 diabetics (2014): Siguiendo dos dietas controladas y diseñadas para diabéticos tipo 2, la que incluyó desayuno copioso rico en proteínas y grasas consiguió mejores valores de HbA1C y presión arterial, así como una reducción de la medicación y menor apetito.

The role of higher protein diets in weight control and obesity-related comorbidities (2014): Al final del estudio DIOGENES, los autores concluyeron que el efecto de una cantidad alta en proteínas y un bajo índice glucémico es aditivo y útil para perder peso y prevenir su recuperación, así como  para reducir la tasa de abandono. Además se identificaron efectos beneficiosos en la presión arterial, los lípidos en sangre y la inflamación, manteniéndose los resultados un año después.

Estudios observacionales

High protein intake is associated with low prevalence of frailty among old Japanese women: a multicenter cross-sectional study (2013): Un mayor consumo de proteínas se asoció a una menor "fragilidad" (lentitud, debilidad, cansancio y baja actividad física).

Low Protein Intake Is Associated with a Major Reduction in IGF-1, Cancer, and Overall Mortality in the 65 and Younger but Not Older Population (2014): En este estudio mixto se identificó una menor mortalidad y cáncer al seguir dietas bajas en proteínas entre personas de menos de 65 años, pero justo lo contrario entre personas de más de 65 años.

Dietary Protein Intake and Coronary Heart Disease in a Large Community Based Cohor: Results from the Atherosclerosis Risk in Communities (ARIC) StudyDietary Protein Intake and Coronary Heart Disease in a Large Community Based Cohor: Results from the Atherosclerosis Risk in Communities (ARIC) Study (2014) - no se encontró relación entre el consumo de proteínas y enfermedad coronaria.

Dietary protein intake and incidence of type 2 diabetes in Europe: the EPIC-InterAct Case-Cohort Study (2014): La elevada ingesta total de proteínas de origen animal se asoció con un pequeño aumento del riesgo de diabetes tipo 2, pero no la de proteínas de origen vegetal.

Pues por el momento esto es todo. Ya veremos lo que nos trae el futuro.

Una vez más insisto en que si les apetece "refrescar" todos sus conocimientos sobre las proteínas (espeialmente las dietas altas en este macronutriente) y su posible efecto en la salud, les recomiendo releer estos dos artículos anteriores sobre el tema.

2 comentarios:

  1. Al final no me queda claro porque podria inventarme un punto de vista y decir que las proteínas hacen mas daño y por eso se pierde mas grasa, para reparar los daños, por tanto la gente esta mas delgada con proteína porque es mala para la salud... pero tambien puedo decir que la proteína es genial porque aumenta el musculo y es normal que engorden menos pero al final hay tan poco estudio sobre los efectos de hacerlo y son tan específicos que no me queda claro si es bueno o no...

    ResponderEliminar
  2. El caso de Tania Llasera algo me dice que no hay coherencia entre lo que dice y lo que siente en realidad, su forma de vestir a cambiado sustancialmente ahora se viste con un estilo más para tapar y disimular y incluso en algunas ocasiones un poco dejado ala lo primero que pille en el armario y eso no es de estar contenta con sigo misma.

    ResponderEliminar