Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

6 oct. 2015

Edulcorantes, últimos estudios

Aunque hace un tiempo publiqué varios posts sobre el estado de la ciencia (y la evidencia) respecto a los edulcorantes no calóricos, los estudios e investigaciones han seguido llegando a las revistas científicas, con resultados diversos, alimentando la controversia sobre su utilización y riesgos. Casualmente, durante las últimas semanas se han publicado tres estudios sobre el tema bastante representativos y que me han parecido especialmente interesantes, así que he decidido traerlos al blog.

El primero de ellos es el metaanálisis "Does low-energy sweetener consumption affect energy intake and body weight? A systematic review, including meta-analyses, of the evidence from human and animal studies" (2015), una interesante revisión sistemática en la que investigadores europeos han analizado los estudios de todo tipo sobre los edulcorantes acalóricos y su efecto en el peso corporal: observacionales, ensayos en animales y ensayos en humanos. Y los autores han concluído lo siguiente:



"En 62 de 90 estudios en animales la exposición a edulcorantes no afectó o disminuyó al peso corporal. En los 28 estudios en los que el peso corporal aumentó, en 19 se compararon los edulcorantes vs glucosa utilizando un paradigma de "aprendizaje" específico. Doce estudios de cohorte prospectivos en humanos reportaron asociaciones inconsistentes entre el uso de edulcorantes y el IMC. El metaanálisis a corto plazo de ensayos controlados aleatorios (129 comparaciones) demostró una reducción total de energía ingerida para los edulcorantes frente a los alimentos azucarados antes de una comida ad libitum (-94 kcal) , sin diferencias respecto al agua. Este resultado es coherente con los resultados de la energía ingerida de ensayos de intervención a medio-largo plazo (10 comparaciones). El metanálisis de los ensayos de intervención a medio-largo plazo (4 semanas a 40 meses) mostró que el consumo de edulcorantes en comparación con el azúcar condujo a una reducción relativa del peso corporal (-1.35 kg), y una reducción relativa similar en peso respecto al agua (-1.24 kg). La mayoría de los estudios en animales no imitan el consumo de edulcorantes de los seres humanos, por lo que podría existir causalidad inversa en los estudios de cohorte prospectivos. La preponderancia de las pruebas de ensayos con humanos indica que los edulcorantes no aumentan el peso corporal  comparado con las condiciones de control (por ejemplo, agua) calóricas o no calóricas. En general, la evaluación de la evidencia indica que el uso de edulcorantes sustituyendo el azúcar en niños y adultos, conduce a la reducción de la ingesta de energía y del peso corporal. Y posiblemente también al sustituir al agua."

Y estos son los gráficos que incluye sobre ensayos de intervención a corto plazo, edulcorantes (LES) vs diferentes tipos de control:



Y a medio.largo plazo (hasta 40 meses):




El segundo trabajo se trata de una amplia revisión sobre el tema de los edulcorantes "Review of the nutritional benefits and risks related to intense sweeteners" (2015) y aunque se ha publicado recientemente y ahora es de libre acceso, dado que se trata del trabajo realizado por un equipo francés para establecer el posicionamiento de la agencia alimentaria de su país (ANSES), ya existía con anterioridad como documento de la agencia, desde principios de año.

Pues bien, esto es lo que concluyeron los expertos franceses:

"No se han observado efectos beneficiosos que proporcionen motivos para recomendar el consumo regular de edulcorantes en adultos o niños. Por otra parte, los datos disponibles no muestran que exista riesgo en los consumidores ocasionales. Sin embargo, en base a los datos epidemiológicos disponibles en la actualidad, no es posible descartar por completo ciertos riesgos en el caso de consumo prolongado regular. Por lo tanto, para la población general, la evaluación global de los riesgos y beneficios potenciales no justifica el uso a largo plazo delos edulcorantes como sustitutos del azúcar, especialmente en bebidas, que son su principal aplicación. Por último, en un contexto de política nutricional en el que uno de los principales objetivos es la reducción del consumo de azúcar en el público en general, como han señalado en 2015 las directrices de la OMS sobre el consumo de azúcar, esta revisión señala que no existen datos significativos que justifiquen el fomento de la sustitución de los azúcares por edulcorantes. El objetivo de la reducción de los niveles de ingesta de azúcar debería alcanzarse mediante una reducción en los alimentos de sabor dulce en general a una edad temprana. Por lo tanto, debería recomendarse que las bebidas edulcoradas artificialmente y los refrescos azucarads no sean consumidos como un sustituto del agua."

Se puede decir más alto, pero no más claro.

Y para terminar, un trabajo que casi es una curiosidad sobre el tema. Se trata de "Low/No Calorie Sweetened Beverage Consumption in the National Weight Control Registry" (2015), otro estudio de libre acceso, en este caso centrado en un objetivo bastante concreto: comprobar si toman bebidas con edulcorantes o azucaradas aquellas personas dadas de alta en el "National Weight Control Registry", es decir, consideradas "exitosas" perdiendo peso (para estar en ese registro es necesario llevar más de un año con una pérdida de peso de 13,6 kilos o superior).

Y estas han sido las conclusiones de los autores:

"Los sujetos con éxito en el mantenimiento de pérdida de peso consumen en general bebidas bajas o sin calorías y reportan bajo consumo de bebidas azucaradas. La mayoría (78%) de los sujetos que consumen bebidas edulcoradas sentían que les ayudaron a controlar o a reducir sus calorías totales o la ingesta de alimentos, lo que sugiere que estas bebidas podrían desempeñar un papel en un programa de control de peso. Los cambios en los patrones de consumo de bebidas (sobre todo el aumentar el consumo de agua y, en menor medida, la reducción de bebidas azucaradas, también podrían ser estrategias  importantes para la pérdida de peso y su mantenimiento."

Interpretaciones aparte, leyendo los datos y documentos completos de los tres estudios no me parece que haya cambios sustanciales respecto a la evidencia desde que escribí sobre el tema hace un tiempo. Así que sigo opinando lo mismo que opinaba entonces, muy parecido a lo que han concluido los expertos franceses: que aunque los edulcorantes pueden utilizarse de vez en cuando sin riesgos, no han demostrado que sean especialmente útiles para combatir la obesidad a largo plazo, por lo que no conviene lanzarse a hacer recomendaciones generales promoviendo su utilización. Pero tampoco hay pruebas para pensar que su consumo provoque obesidad a largo plazo.

Para finalizar, permítanme hacerles una pregunta: ¿Adivinan en cuáles de estos tres estudios aparecen claras referencias a la industria alimentaria (especialmente relacionada con productos con edulcorantes) en la declaración de conflictos de intereses?

18 comentarios:

  1. Disclosure: JOH serves as an advisor to The Coca Cola Company, McDonalds, and the Walt Disney Company.
    JOH and HRW have received research funding from the American Beverage Association. SAR is an employee of
    The Coca-Cola Company.

    Este James... jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso para el tercer estudio. En el primero aparece: "Peter J. Rogers has received grants from Sugar Nutrition UK in support of research on the effects of sugar on human appetite. Suzanne Higgs has received a grant from Canderel in support of research on the effects of low-energy sweeteners on human appetite. Anne Lluch and David J. Mela are employees and shareholders of companies that manufacture products containing sugars and low-energy sweeteners. Peter Putz is an employee of ILSI Europe. The
      other authors declare no conflict of interest.

      Eliminar
    2. Por algo hacía yo la pregunta al final del post...

      Eliminar
  2. Este tema en particular me interesa muchísimo. Estamos de acuerdo en que puestos a hidratarse es mejor beber agua que cualquier refresco. El problema es cuando vas a un bar, pub, etcétera. Todavía no tenemos claros los beneficios o perjuicios de los endulcorantes, pero tenemos mucha evidencia en contra del azúcar en exceso que llevan los refrescos. Por lo tanto y, teniendo en cuenta que la otra opción son bebidas alcohólicas, cuando se va a un bar, restaurante, etcétera, ¿no es la mejor opción una bebida endulcorada? ¿o sería mejor, por ejemplo, una cerveza sin alcohol? Yo actualmente estoy perdiendo peso. Casi siempre he bebido agua en casa y, en bares, pubs y demás cerveza. Creo que la mejor opción ahora es sustituir esta cerveza por refrescos light ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeveral, no hay una respuesta general para esa pregunta. Por el momento no hay pruebas de que sea negativo tomar de vez en cuando refrescos con edulcorantes o cerveza sin alcohol, así que elige tú mismo, en función de tus preferencias personales.

      Eliminar
    2. Hay estudios sobre los endulcorantes, el azucar y la diabetes? si bien puede que los endulcorantes no sean efectivos para "adelgazar", podrían ser útiles en el control de la glicemias y la diabetes?

      Eliminar
    3. En efecto, son útiles para ese colectivo como sustitutos del azúcar.

      Eliminar
  3. ¿Más allá de la obesidad, hay estudios sobre otros aspectos de la salud?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el documento de la agencia francesa citado en el post analiza más aspectos relacionados con la salud, sin encontrar pruebas de riesgos asociados:
      https://www.anses.fr/fr/system/files/NUT2011sa0161RaEN.pdf

      Eliminar
  4. Con el azucar cada vez mas en el punto de mira, las empresas alimentarias invierten desenfrenadamente desde hace bastante años en I+D por conseguir "buenas recetas" de edulcorantes. A lo mejor no quieren encontrarse en un callejon sin salida como ocurre con las tabacaleras.
    Este dichoso sabor que nos trae de cabeza, ¿que nuevas nos deparara cuando toda la industria fabrique con edulcorantes? ¿cuanto de adictivo seran los "nuevos sabores dulces" que inventaran los gigantes de las chucherias? Esperemos que el azucar no se convierta en el menor de nuestros males.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Saluditos de una que te vio en Naukas, quedó encantada con tu libro "Lo que dice la ciencia para adelgazar" (y lo está poniendo en práctica) y tuvo el honor de compartir mesa contigo y con Aitor en un restaurante en Bilbao en el que servían más lento que el caballo del malo. :-)

    Estaba debatiendo con un colega del curro y me ha dicho que los edulcorantes elevan la insulina igual que el azúcar. Yo le dije que creía que no había evidencia de ello, aunque por internet encuentras cosas como esta: http://www.isaude.net/es/noticia/35096/general/los-edulcorantes-artificiales-aumentan-la-produccion-de-insulina-en-el-cuerpo-por-20 (es sólo un ejemplo, hay muchos). Mi colega dice que a un conocido suyo que es diabético le han prohibido los edulcorantes por ese motivo. Así que decidí preguntarte, que yo no soy nadie en estos temas. ¿Puedes iluminarme?

    ¡Gracias! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta. Encantado de saber de ti de nuevo y de que sigas el blog :-)
      En general los estudios muestran que los edulcorantes no suelen provocar respuesta insuinémica significativa. Por ejemplo, estos son algunos:

      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2182973
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1946186
      http://ajcn.nutrition.org/content/49/3/427.full.pdf
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9734727
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3046854
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7652029
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9884024
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19221011
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21245879
      http://journals.cambridge.org/action/displayAbstract?fromPage=online&aid=7921865

      Con el acesulfamo potásico hay algún resultado positivo
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2887500

      Lo que no sé es si habrá situaciones excepcionales con algunas personas.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Y ya me contarás que tal te va en tu aplicación personal ;-)

      Eliminar
    3. ¡Gracias! Mañana echo un ojo a esos estudios, que hoy ya se me ha hecho un poco tarde. :-)

      ¡La aplicación personal nos va estupendamente! Emilio y yo hemos dejado casi todo el azúcar de lado y ya hemos bajado yo dos kilos y Emilio 3, en menos de dos meses. Vamos despacio porque en realidad comemos como cerdos de todo lo demás: nos hartamos de huevos, lácteos (desnatados o no), frutas, verduras, carnes, pescados, frutos secos... Emilio es feliz haciéndose un desayuno de huevos con beicon los fines de semana. :D Pero la gráfica de peso va claramente bajando, lenta pero segura, y estamos súper contentos. Así que ¡mil gracias! :D

      Eso sí, si veo que me atasco en los cinco kilos que quiero bajar porque los he subido bastante rápido en el último año, le diré a Aitor que me derive a un nutricionista amigo suyo que nos dijo vive aquí por los Madriles, porque como me acaban de diagnosticar hipotiroidismo subclínico no sé yo si eso puede ser un inconveniente para recuperar mi peso. De momento, va bien. :-)

      Eliminar
    4. ¡Y a mí! Ya te seguiré contando cómo evolucionamos. :-)

      He estado mirando los enlaces. ¡Muy interesantes! Es curioso que, por lo visto, algunos edulcorantes sí que producen aumento de niveles de insulina, ¡pero en ratas! Resulta que en humanos no. Igual por eso tanta controversia. Como cuando sale un resultado positivo de algo en ratas medio mundo se da por aludido... :P

      ¡Un saludo y muchas gracias de nuevo!

      Eliminar
  6. Hola! Muy interesante. Leí un artículo una vez que asociaba el uso frecuente de edulcorantes no calóricos con predisposición a diabetes porque al ser estos consumidos sucede lo siguiente: los receptores de dulce en la lengua sienten que viene glucosa pero nada es absorbido y esto confunde los sistemas de secreción de insulina volviéndolos extra sensibles. Después de ahí, considerando que son muchísimo más dulce los edulcorantes que las azúcares disponibles en la naturaleza dentro de los alimentos sin procesar, me pregunto si el consumo frecuente de estos satura las papilas gustativas afectando la elección de los alimentos. También me gustaría leer alguna fuente confiable sobre toxicidad por aspartame. Creo que nunca se va a encontrar la realidad sobre estos productos ya que la industria que los maneja es muy influyente. Saludos, SK

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta serie de posts anteriores se tratan los temas qpor los que preguntas.
      http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/search?q=Especial+edulcorantes
      Saludos.

      Eliminar