Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

23 oct. 2015

Nuevo metaanálisis sobre dietas bajas en carbohidratos, adelgazamiento y riesgo cardiovascular

Este verano hemos sido testigos de una inexplicable explosión informativa en torno a un estudio comparando el consumo calórico siguiendo una dieta baja en grasas y otra baja en carbohidratos. Un ensayo interesante pero muy teórico, de corto plazo y realizado en unas condiciones muy específicas, en el que los autores encontraron ventajas a  la dieta baja en grasas. Este resultado y su inflada repercusión tuvo como consecuencia una intensa reacción, sobre todo entre los defensores del low-carb (diez ejemplos: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve y diez). Así que era esperable que no pasara demasiado tiempo sin que viese la luz algún tipo de respuesta.

Y ha llegado en forma de metaanálisis. Se trata de "Dietary Intervention for Overweight and Obese Adults: Comparison of Low-Carbohydrate and Low-Fat Diets. A Meta-Analysis" (2015), una revisión sistemática analizando ensayos de intervención de entre 8 semanas y dos años de duración, en los que se hayan comparado los resultados de dietas bajas en grasas y bajas en carbohidratos. En total se han incluido 17 estudios realizados entre 1997 y 2013, en los que haya habido una adherencia estricta a la intervención, de los cuales 6 tienen un año o más de duración.


Las conclusiones de los autores han sido las siguientes:

"Este meta-análisis de ensayos controlados aleatorios comparando dietas bajas en carbohidratos con dietas bajas en grasas en poblaciones que mostraron adherencia demuestra que ambas dietas se asocian con pérdida de peso significativa y reducción en el riesgo de eventos de enfermedad cardiovascular. Sin embargo, la dieta baja en carbohidratos se asoció con beneficios algo mejores en la pérdida de peso y riesgo cardiovascular en los estudios de 8 semanas a 24 meses de duración. Estos resultados sugieren que futuras evaluaciones de las directrices dietéticas deberían considerar las dietas bajas en carbohidratos como una intervención eficaz y segura para el control de peso en personas con sobrepeso y obesidad, aunque los efectos a largo plazo requieren una mayor investigación."

Y este es el habitual gráfico de resultados que incluye respecto al peso:


Pues ya ven, en este caso "ganan" las dietas bajas en carbohidratos.

Permítanme insertar unas reflexiones personales: la mención de los autores a las recomendaciones dietéticas supongo que se debe a que para la próxima edición de 2015 de las Dietary Guidelines, como en todas las anteriores, no se han analizado las dietas bajas en carbohidratos en la revisión científica previa. Los responsables suelen justificarlo diciendo que hay pocos estudios, sobre todo relacionados sobre su capacidad para prevenir enfermedades crónicas. Pero  a estas alturas me parece que eso es algo que ya no es cierto, como vemos en este blog con frecuencia. Y, de cualquier forma, dada su popularidad y que las asociaciones norteamericanas para la diabetes (ADA) y el corazón (AHA) ya las incluyen entre sus opciones, y que su efectividad para la pérdida de peso es bastante sólida (como indican este y este metaanálisis), habría sido mucho más razonable incluirlas en la revisión. Y si sale que no hay suficiente evidencia sobre sus beneficios, pues no la hay y punto. Pero yo creo que es mejor hacer el análisis que no hacerlo, ese ninguneo es simplemente absurdo.

Volviendo al metaanálisis, conviene subrayar un par de cosas:

La primera, que el gráfico de embudo muestra riesgo de sesgo de publicación, ya que los resultados no muestran la conocida distribución en forma de embudo:


Y la segunda, que el trabajo ha sido financiado por Atkins Nutritionals.

11 comentarios:

  1. Yo es que a lo mejor simplifico mucho las cosas.
    Pero una dieta hipocalórica y que al mismo tiempo sea alta en hidratos, no lo veo sostenible durante mucho tiempo. Y si comemos más pero los hidratos continuan siendo los predominantes, terminaremos engordando, hinchándonos o desarrollando cualquier enfermedad moderna (tipo diabetes, alzheimer -itis...).
    Para mi lo que mayor adherencia tiene es una dieta más baja en hidratos y más alta en grasas. Tampoco hablo de dietas cetogenicas, pero creo que no nos pasará nada por dejar los hidratos en un 35-50%, según la persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué exageración decir que dieta alta en hidratos provocará Alzheimer. Si esta persona es deportista también lo hará?? Vaya tela.

      Eliminar
    2. No me invento nada. La ciencia está descubriendo que muchas enfermedades degenerativas tienen un origen en la inflamación. Y esta, en parte, es provocada por el azúcar. Que uno haga deporte o sea un premio nobel, no lo exime de poder sufrir esta u otra enfermedad.

      Eliminar
  2. Que les está costando... Parece que hay que sacarles con un embudo y a empujones el tema de los HdC...

    ResponderEliminar
  3. Si el estudio esta financiado por Atkins...para mi es como si lo hubiera sacado el tonto de mi pueblo. Menudo lío tenéis con los hidratos. Soy nutricionista, tengo consulta propia de más de 5 años, la consulta llena y mi dietas son ricas en hidratos de carbono. Pero aquí hay que diferenciar que tipo: mayormente cereales integrales, frutas, legumbres y sobre todo hortalizas y verduras. Una cosa es el hidratos de carbono complejo y otra el azúcar.
    Hacerle una dieta baja en hidratos a una persona, a ver cuanto dura y a ver que hábitos les transmitís.
    No soy partidario de de los nutrientes, soy partidario de los alimentos. Por ejemplo si bajas tu alimentación en una dieta en verduras y frutas, será una dieta alta en hidratos. También una dieta a base de refrescos será una dieta en hidratos...ahí reside la diferencia, no el el tipo de nutriente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu pueblo debe molar mogollón: tu consulta llena, el tonto haciendo metaanalisis y tú, con cinco añazos de experiencia, preparado para solucionar el problema de la obesidad mundial.

      Eliminar
    2. Cómo consigues una dieta alta en % de CH a base de frutas y, sobre todo, hortalizas y verduras? Estoy de acuerdo en que esa debe ser la base....pero llegar a un aporte calórico del 50%-60% con este tipo de alimentos lo veo complicado...

      Eliminar
  4. Para aquellos que prefieren metaanalisis sobre este tema con una financiación más independiente, aquí tienen otros dos:
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0056190/
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3530364/
    Ambos con resultados favorables a las dietas bajas en carbohidratos.

    ResponderEliminar
  5. Hola, me ha parecido muy interesante y visual el gráfico de embudo. Me han surgido unas dudas...

    En el metaanálisis de los 17 estudios podríamos decir que sólo 3 (los que están a la derecha del centro del embudo) no obtienen resultados a favor de la dieta baja en HC. ¿Habría que sospechar que de forma premeditada sólo se hayan incluido 3 de 17 estudios en el metaanálisis con estas características?. Supongo que es complicado de saber si falta alguno pero, ¿sabes si es así?
    Por otra parte, en la parte alta del embudo, que aparecen los estudios más importantes, dos quedan fuera del centro del embudo (otros también quedan fuera). Esto quiere decir que no son del todo precisos en su estimación por las propias características del estudio (muestra, duración, etc.), ¿lo he entendido bien?
    Ya por último, en el eje X, el valor +-5 y 0 es una ponderación de los resultados de las dos variables estudiadas: pérdida de peso, riesgo cardiovascular? o a qué hace referencia exactamente ese valor?

    Muchas gracias y disculpa si hay algo que no he entendido bien,

    Un saludo, Carles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carles.
      Respecto a la selección de estudios, los criterios que han utilizado parecen razonables, pero no dan información sobre los estudios que han descartado, así que no podemos saber si ha habido sesgo de selección. Tampoco hay razones para sospechar que hayan obviado estudios que cumplían criterios, si lo hiciesen de forma muy descarada seguro que alguien los encontraría y les haría quedar francamente mal. De existir sesgo yo me inclino más por sesgo de publicación.
      Por otro lado, has entendido bien lo de la precisión.
      Para terminar, si no me equivoco el valor de X solo hace referencia a la diferencia de peso (adelgazamiento) entre low-carb y low-fat, creo que sus valores coinciden con el otro gráfico del post.
      Y nada que disculpar, faltaba más :-)
      Saludos

      Eliminar
  6. En mi opinión la evidencia parece ya lo suficientemente contundente para afirmar que las dietas low-carb son [algo] mejores que las low-fat, tomadas ambas en conjunto, pero creo que la brocha que empuñan los estudios es demasiado gruesa para poder afirmar que TODAS las dietas low-carb son mejores que TODAS las dietas low-fat. ¿Qué pasa con las subcategorías?

    No es lo mismo una dieta low-carb-high-prot, que una low-carb-high-animal-fat, o una low-carb-high-vegetal-fat, una low-fat-high-sugar que una low-fat-low-sugar-high-fiber, etc. (y aún podríamos hilar más fino, haciendo distinciones en la procedencia de las grasas o los carbohidratos).

    Por ejemplo, el siguiente meta-análisis compara dietas de adelgazaminto moderadamente low-carb (en energía, CH<45%), con balanceadas (45%<CH<65%), añadiendo el requisito de que los hidratos de carbono procedan de alimentos "saludables" (o sea integrales y lo menos procesados posible):

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4090010/

    En este caso empate, tanto en lo que a pérdida de peso se refiere como en indicadores de salud.

    Por otra parte el mayor problema en cuanto a las dietas, creo yo, no es su eficacia sino su sostenibilidad. A corto prácticamente todas obtienen resultados, pero cuanto más restrictiva es una dieta tanto más difícil es mantenerla, al menos para la gente común.

    Yo cambiaría un tanto el enfoque de la investigación, de cuál es la dieta que mejor funciona, a cuál es la dieta que funciona y es sostenible, aunque no sea la "mejor".

    Personalmente la dieta mediterranea con alimentos integrales y no procesados (que, si no le he entendido mal, es la que Jose Manuel recomienda) es la que mejor me va (tras 4+ años, salvo experimentos), y sospecho que puede ser la más sostenible para la mayoría de la población de este país, aunque probablemente no para todos.

    ResponderEliminar