Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

2 abr. 2012

Artículos basura sobre la operación bikini

Ya estamos en primavera y se ha dado el pistoletazo a la operación bikini de este año, con artículos muy pobres y con una importante carga de mensajes confusos e inútiles. Este publicado en ABC sobre cómo evitar la barriga cervecera es un buen ejemplo, que contiene algunos consejos razonables mezclados con frases tan poco logradas como estas:
  • El ejercicio es la otra pieza clave para deshacernos de los incómodos michelines. 
  • Y no se trata sólo de realizar abdominales. (...) la entrenadora personal recomienda acudir primero a pilates para fortalecer la musculatura interna del cuerpo y aprender a hacer abdominales correctamente. Después, para quemar grasa, debemos optar por un ejercicio aeróbico: correr, hacer bicicleta, ciclo indoor, aerobic o baile, por ejemplo. Y para tonificar, lo ideal son las clases de body tonic o GAP. 
  • Y, por último, evita comer alimentos con muchas calorías después de practicar deporte porque «se agarrarán directamente a la zona del cuerpo que menos desees.
Pocas barrigas se van a reducir con estos consejos. Leyendo este tipo de artículos es cuando se aprecia la necesidad de publicar muchos, muchos, muchos más libros similares a "Lo que dice la ciencia para adelgazar"...

4 comentarios:

  1. Siento disentir en esta ocasión, pero creo que exageras (y mucho) llamando "artículo basura" al que mencionas del ABC. Vale que hay alguna pequeña propaganda (por ejemplo lo del Pilates), y quizá alguna inexactitud o cosa más que matizable, pero los consejos generales que da son más que sensatos: reducir carbohidratos, no pasarse con el alcohol, comer más frutas y verduras, y llevar una vida activa. De hecho, están totalmente de acuerdo con el libro "Eat, drink and be healthy" de la Harvard Medical School y con tu propio libro, y en el artículo no se aconseja ninguna dieta milagro ni otra práctica arriesgada.

    Ya leí tu libro completo y me gustó mucho, pero creo que hay algún detalle matizable y en contradicción con otros libros, que además puede inducir a error en muchos lectores.

    1) Aunque al final del libro se corrige y se recomienda encarecidamente, creo que el lector puede llevarse un mensaje equivocado, pensando que el ejercicio (en la base de la pirámide de la Harvard Medical School) apenas tiene influencia en el control de peso.

    2) Creo también que restas importancia también al tema "calorías que entran, calorías que se queman", dando la impresión al lector de que eso no tiene ninguna relevancia y, mientras se sigan los principios del libro, uno puede comer lo que le apetezca. Creo que confías demasiado en la "autorregulación" del hambre, que llevará automáticamente a un peso ideal al largo plazo, cuando el hambre puede estar motivado por muchísimos otros factores (estrés, etc).

    No me malinterpretes. Entiendo que quieras reforzar ciertos mensajes y romper ciertos mitos, pero tal y como lo planteas en el libro, como lector es facilísimo quedarse con la siguiente idea: "el ejercicio y la cantidad de comida no son especialmente relevantes en mi control de peso; basta con que respete las proporciones y principios que se presentan en el libro para alcanzar mi peso ideal a largo plazo".

    Es muy fácil quedarse con ese mensaje y, francamente, no creo que sea cierto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Betawriter.
    Tienes razón en que quizás haya sido un poco duro al llamarlos "artículos-basura", pero creo que no son más que una recopilación de generalidades sin orden ni concierto, algunas razonables y otras verdaderas bobadas, planteadas de forma tan superficial e inconexa que el efecto global es nulo. Tú porque tienes las cosas claras y sabes del tema, pero quien esté un poco perdido seguirá igual o peor.Por ejemplo, tú en tu comentario lo has explicado mucho mejor, más concreto, resumido y claro.

    Por ejemplo, me parece que un enfoque más similar al post "Las diez cosas sobre alimentación y salud que todo el mundo debería saber " es más útil y revelador (http://elcentinel.blogspot.com/2012/01/10-cosas-sobre-alimentacion-y-salud-que.html).
    Respecto al libro, muchas gracias por tus comentarios y sugerencias, los tendré en cuenta. Procedo a "comentar tus comentarios":
    1. Es que, en mi opinión, el ejercicio apenas tiene influencia en el control del peso, aunque sí en la salud.
    2.Quizás tienes razón que pueda quedar ese mensaje, a veces no es fácil contar las cosas como se desea... Aunque lo que realmente pretendo transmitir es que si iniciamos una batalla contra el hambre, casi seguro la perderemos a largo plazo. Lo dicen las estadísticas y los estudios. Lo ideal es hacerla desaparecer yolvidar la batalla, para eso solo hay dos formas principales: Comiendo mucho o comiendo lo adecuado.
    Totalmente de acuerdo contigo en que hay más factores, pero si no eliminamos el principal, el de comer correctamente, actuando sobre el resto no conseguiremos resultados significativos.
    Y que quede claro que yo tampoco coincido al 100% con Willett, aunque sea toda una eminencia en el tema. Por ejemplo, él más de una vez ha declarado su proximidad al vegetarianismo, filosofía que no comparto demasiado. Y en el libro que comentas algunos temas se quedan sin explicación suficiente. Recomienda no comer grasas saturadas pero luego no presenta casi evidencias de que no sean buenas, recomienda no comer lácteos, pero los argumentos que utiliza son muy inconsistentes, recomienda algunos suplementos alimenticios, pero las evidencias para hacerlo son casi inexistentes.
    En fin, que si los expertos no se ponen de acuerdo, los "aficionados" imagínate cómo andamos...
    Muchas gracias de nuevo por tus aportaciones, Betawriter.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu respuesta. Como te digo, el libro está muy bien, y la forma de abordar la ruptura con ciertos mitos me parece muy adecuada. Y desde luego, al precio al que está disponible, no puedo más que elogiarlo.

    Lo único que me preocupa es que pueda llevar a ciertos lectores a usar el libro como "justificación fácil" para (a) ignorar el papel del ejercicio, (b) comer en las cantidades que a uno le apetezca.

    Sé perfectamente que escribir y transmitir es una tarea dificilísima, pero para eso está el feedback de los lectores y las sucesivas ediciones. Gracias a ti por abrir un canal de comunicación directo con los lectores y escuchar los comentarios, y enhorabuena otra vez por el libro.

    Aunque lejos de ser "evidencia científica", a mí el ejercicio siempre me ha funcionado tanto de manera directa como indirecta. No sólo para quemar calorías y estar en forma, sino como ejercicio de autodisciplina y de salud mental, que acaba, paradójicamente, en una especie de autorregulación del hambre. Sonará a tontería, pero según mi experiencia estar tirado en el sofá o en el ordenador, desocupado o sin nada que hacer, causa mucho más hambre (y de cosas mucho menos sanas) que salir a correr. No deja de ser una anécdota y no sé si está estudiado o no y hasta qué punto, pero me parece un campo excelente para la investigación.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Solo puedo darte la razón. Yo dejé de hacer ejercicio un tiempo y me encontraba totalmente abotargado y rígido. Desde que he vuelto a practicarlo hace unos años, no hay color.
    Y también tienes razón al afirmar que estar sentado sin hacer nada o viendo en exceso la tele, impulsa a comer a lo tonto. También hay estudios que lo demuestran.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22434777
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22279261

    ResponderEliminar