Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

10 dic. 2012

Nuevo meta-análisis sobre dietas bajas en grasas: Eficacia muy limitada

Hace no mucho realicé un análisis de la evidencia científica disponible sobre eficacia de las dietas bajas en grasas. Las conclusiones a las que llegué, que pueden leerse en este enlace, es que este tipo de dietas, a pesar de haber sido las más promovidas y recomendadas durante décadas, tienen una eficacia muy limitada a medio largo plazo.

Lo cierto es que al escribir aquel artículo también me llevé un par de impresiones añadidas: La primera, que  durante los últimos años se habían hecho más bien pocos estudios sobre el tema. Y la segunda, que desde la última revisión Cochrane "Advice on low-fat diets for obesity" de 2002, dada por desactualizada en 2008, no se habían abordado meta-análisis significativos sobre las dietas bajas en grasas (excepto alguna excepción puntual que también comenté en aquel post). A pesar de que me puse en contacto con los autores de la revisión Cochrane, tampoco supieron concretarme las razones de este desinterés. Personalmente me resulta sorprendente, ya que considerando que la obesidad no para de crecer y que todavía el control y reducción de grasas suele ser una directriz bastante habitual en las intervenciones dietéticas, la realidad debería ser exactamente la contraria: Cada vez deberían hacerse más estudios para comprobar su validez, ya que la obesidad sigue aumentando sin parar.

Por suerte la ciencia no para y los estudios se suceden, así que la prestigiosa revista BMJ acaba de dar respuesta a mis inquietudes con la publicación del documento "Effect of reducing total fat intake on body weight: systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials and cohort studies", precisamente haciendo lo que su título indica: Revisar una buena cantidad de estudios observacionales y de intervención realizados durante las últimas décadas en los que se ha aplicado la reducción de grasas.



La publicación ha tenido bastante impacto mediático porque al parecer volvía a poner a las grasas "en su sitio", en el punto de mira de la obesidad. En algunos medios de comunicación los autores se han dedicado a decir con notable entusiasmo que han encontrado evidencias claras y sólidas de que la reducción de grasas, sin necesidad de comer menos, permite adelgazar. Unas afirmaciones bastante alineadas con las conclusiones que han escrito al final del mismo: "La reducción de la grasas totales conlleva una pequeña pero estadística y clinicamente significativa reducción de peso en adultos (...)". Sin embargo, al leer el documento completo, este entusiasmo me ha parecido, cuando menos, sorprendente. Les explico el porqué.

El estudio es bastante exhaustivo y se han seleccionado 33 estudios de intervención aleatorios (esta tabla es un buen resumen de todos ellos, pinche en el icono de 100% de arriba a la izquierda si la ve muy pequeña), con una duración interesante: Desde 6 meses hasta cinco años. Lo curioso es que todo el entusiasmo y la seguridad de los investigadores se soportan en un resultado que, en mi opinión, invita precisamente a lo contrario, ya que la pérdida de peso media es de 1,6 kilos. Sí, ha leído bien, 1,6 kilos. Y creo que 1,6 kilos es un valor muy pequeño, lejano a poder considerar la reducción de grasas como algo eficaz en la lucha contra la obesidad.

Además, tras analizar los datos segmentados, el interés que me podría todavía quedar ha terminado esfumándose del todo. Se lo resumiré con un par de gráficos, en los que represento visualmente dos datos fundamentales del estudio. El primero muestra la pérdida de peso media en función de la duración de los estudios:

Y en el segundo la pérdida de peso en función de la fecha (década) de realización de los estudios.

Como puede observarse, cuanto más largo es el plazo y más reciente el estudio, la pérdida de peso media es menor y, en casi todos los casos, muy pequeña. Así que como podrá imaginar, si se ha obtenido un valor medio de 1,6 kilos, en los estudios de mayor duración esta pérdida de peso media es aún menor, de un kilo o menos. Realmente pequeño.

Así que considerando todos los datos, sigo pensando que la reducción de grasas es una estrategia con una eficacia científica muy muy escasa para la pérdida de peso. A pesar de que sigue siendo una de las principales recomendaciones que casi con seguridad le dará su médico si ve que sufre obesidad y necesita adelgazar.

Por cierto, al analizarse únicamente las grasas totales, el valor de la información desde el punto de vista nutricional es muy limitado. Meter en el mismo saco, por ejemplo, las grasas trans y los ácidos omega-3, no tiene demasiado sentido. Pero ese es un tema del que hablaremos otro día.

4 comentarios:

  1. Yo hace tiempo que enfilo el tema de comer de una forma muy sencilla y da resultado: nutrientes. La mantequilla tiene vitaminas liposolubes muy necesarias, para adentro. Lo aceites vegetales y granos nutren poco, para fuera. Y así con todo. Los alimentos dudosos, como las legumbres, los como pero poco.

    Haciendo esto nunca acaba uno comiendo un plataco de espaguetis y sí higado a la plancha con guarnición.

    ResponderEliminar
  2. Dennel, no sé si es muy correcto. Hay cosas con muchos nutrientes pero indigestas y con efectos secundarios. Y el aceite de oliva virgen (vegetal) tiene una gran cantidad de nutrientes.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Hola, me parece muy interesante el artículo y que la ciencia cada vez más vaya dando respuestas para conseguir adelgazar con éxito y a la vez estemos sanos ya que algunas dietas hacen que no comamos nutrientes necesarios para nuestro organismo y esto provoca alteraciones en nuestra salud. Muchas dietas no adecuadas lo que nos crean es el "efecto rebote o efecto yo-yo", hacen que en un principio perdamos peso rápidamente pero en poco tiempo no sólo recuperamos lo perdido sino aún más. Hay que buscar una dieta equilibrada, ejercicios adecuados y una buena mentalidad para crear hábitos saludables para toda la vida. Te dejo el link de un artículo en mi blog sobre el "efecto yo-yo" y espero que te guste al igual que a mi me gustan tus artículos y aprendo con ellos. Gracias·

    ResponderEliminar