Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

26 dic. 2012

The Perfect Human Diet: Comentarios sobre el último documental sobre las dietas paleolíticas

Tal y como adelanté que ocurriría, ya está disponible el documental de C.J Hunt "In Search of The Perfect Human Diet". He tenido ocasión de verlo (no he podido adquirirlo por los canales oficiales a pesar de haberlo intentado, pero es posible encontrarlo por las redes P2P) , así que les traigo unos cuantos comentarios sobre el mismo.

El hilo argumental que Hunt utiliza es una especie de viaje personal para la búsqueda de la dieta perfecta, partiendo de una delicada situación de salud durante su juventud que estuvo a punto de costarle la vida. Como consecuencia de la misma, se dedicó a conocer y probar diferentes aproximaciones dietéticas, empezando por las recomendaciones oficiales e incluso pasando por las macrobióticas y las vegetarianas, sin encontrar lo que buscaba. Hasta llegar al enfoque con el que afirma encontrarse saludable y a nivel físico y anímico, el de las dietas paleolíticas o evolutivas.



Hunt en primer lugar habla sobre la epidemia de la obesidad y pone en duda las recomendaciones nutricionales que se han hecho durante las últimas décadas al estilo de la Food Pyramid. También se toca de refilón el vegetarianismo, desde un punto de vista más bien crítico, planteando que no es la dieta natural de nuestro metabolismo. Y a continuación dedica una buena cantidad de tiempo a exponer sus conclusiones sobre cómo se ha alimentado el ser humano antes de imponerse la dieta occidental actual. En primer lugar repasando la historia reciente y testimonios sobre diversas tribus y comunidades que han estado siguiendo un mismo patrón alimentario durante siglos y, según diversos estudios y datos, manteniendo una excelente salud.  Y a continuación se introducen los conceptos ya conocidos de las dietas bajas en carbohidratos de la mano de los gurús más conocidos: Gary Taubes, Michael Eades, Andrew Weil, Robb Wolf y otros. Como suele ocurrir al utilizar a este tipo de fenómenos mediáticos, sus afirmaciones se dan por buenas sin ponerlas en duda en ningún momento, cuando realmente no todas han sido demostradas por la ciencia.

La siguiente parte comienza con la participación del popular Loren Cordain y varios prestigiosos expertos en antropología, que explican sus ideas sobre la dieta que seguían nuestros antepasados.  Empezando por el Homo Erectus hasta llegar al humano actual, van explicando sus  conclusiones y descubrimientos, que les lleva a confirmar que se basaba en vegetales y animales.  Una forma de alimentarse, con gran cantidad de proteína animal, que jugó un papel fundamental en el desarrollo del cerebro, un órgano que tiene unos elevadísimos requerimientos energéticos que no se hubieran podido satisfacer solo con vegetales. Y que les permitía mantener una excelente salud, según dichos expertos. Esta es la parte más interesante del documental, ya que incluye una buena cantidad de información científica bastante reciente y de interés para cualquier persona que le guste la historia de la nutrición humana más lejana. Deja bastante claro que las investigaciones más recientes indican que probablemente el ser humano incluyó en el pasado en su dieta una gran cantidad de proteína animal, especialmente carne. Una idea que comparto y que creo que es un punto de partida importante.

En su recta final el documental enumera los alimentos que se consideran adecuados en este  enfoque paleolítico (vegetales y animales) y los que no. Esta es la parte más floja, porque si bien la anterior se ha soportado con bastante ciencia (considerando que es un documental dirigido al gran público), en este caso las evidencias  y pruebas brillan por su ausencia.

En pocas palabras, el documental podría considerarse una especie de resumen visual (y digno, aunque bastante modesto en recursos y poder narrativo) de los libros La dieta paleolítica de Loren Cordain y Why We Get Fat de Gary Taubes. Es decir, que no se exponen las ideas desde el escepticismo y la neutralidad, sino que directamente es una defensa y explicación de las mismas. Por lo tanto aporta poco nuevo a quienes ya han leído sobre dietas low-carb y paleoliticas, pero puede resultar interesante para quien no conoce bien los planteamientos de los que las defienden.

Y ahora doy mi breve opinión sobre el tema de fondo: El conocer nuestra dieta ancestral no significa necesariamente que, si queremos vivir hasta los 80 o 100 años manteniendo una buena salud, la opción de solo animales + vegetales sea la única y más eficaz para todo el mundo (ni tampoco que no lo sea, evidentemente) y que tengamos que rechazar el resto de alimentos. En la actualidad estamos hilando muy fino y el argumento de "nuestro cuerpo ha sido diseñado para esa dieta" no es suficiente, ya que ese diseño evolutivo ocurrió en unas condiciones de vida muy diferentes a las actuales: Escasez de alimento, elevada actividad física, morbilidad a edades tempranas debido a infecciones, accidentes, luchas, etc.... Así que,  insistiendo en que esta dieta ancestral puede ser un buen punto de partida, hay que atender a las investigaciones más rigurosas y recientes y diseñar nuestra alimentación para maximizar nuestra salud y esperanza de vida. Algo que, hay que reconocerlo, no siempre se ha hecho correctamente.

16 comentarios:

  1. Muy buena revisión del documental, lo voy a buscar ahora mismo.

    ResponderEliminar
  2. Documental muy interesante.Si nuestro enfoque fuera la variedad , las frutas los vegetales , la carne , el pescado, no será suficiente?

    ResponderEliminar
  3. Hay una cosa que siempre olvida mucha gente: evolutivamente todo lo que suceda después de haber tenido hijos es irrelevante. Si una enfermedad ataca a niños será evolutivamente relevante, porque disminuye las posibilidades de que ese combinación concreta de genes pase a la siguiente generación, pero la evolución no tiene nada que decir por ejemplo de la demencia senil porque aunque una combinación de genes sea proclive a esa enfermedad, los síntomas se producen con posterioridad a la edad fértil, con lo que no afecta a la capacidad de los genes de trasmitirse a la siguiente generación.

    Del mismo modo, el cuerpo puede adaptarse a una dieta concreta que es la que más se podía encontrar en esos años. Si una genética aprovecha mejor los recursos alimentarios a edades tempranas, es una ventaja evolutiva y los más adaptados a esos recursos sobrevivien y dejan más descendencia, pero si para ello el cuerpo lo que hace es destrozarse a largo plazo, evolutivamente es irrelevante.

    Dicho de otro modo, aunque fuese cierto que la dieta paleo que propone esta gente es la que más se adapta a nuestro cuerpo evolutivamente moldeado, lo que significará es que en edades jóvenes estaremos fuertes y sanos, pero si esa dieta nos destroza por completo de cara a edades ya respetables, a la evolución se la trae al pairo.

    Por poner un ejemplo, una dieta basada en carnes rojas en un contexto de cazadores y recolectores dará al cuerpo una enorme cantidad de proteínas para recuperarse de golpes y heridas, y para crear masa muscular en las primaveras cuando la caza abunda tras estar un poco más fofos en el invierno, una genética que cure rápido con esa sobredosis proteica es una ventaja. Pero si esa misma dieta a partir de los 50 empieza a fulminar gente de ataques al corazón por la arterioesclerosis, pues mala suerte,ya has procreado, ya has dejado hijos, ya son grandes y se cuidan solos, ya da igual que te mueras.

    Por resumir: aunque nuestro cuerpo esté evolutivamente adaptado a la dieta peleo mejor que a cualquier otra, eso no significa que esa dieta no nos destroce la vejez. Evolutivamente lo que pase desde el final de la edad fértil es irrelevante.

    ResponderEliminar
  4. Interesante reflexión, Akin. Seguro que algún seguidor de estas dietas te responde. A mí, por provocar un poco de debate con tus argumentos, se me ocurre alguna cosa, por ejemplo que la edad reproductiva del hombre no finaliza en la juventud, ni mucho menos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Akin, entiendo tu argumentación y explicaría la razón de porqué una dieta paleolítica no es buena en términos de longevidad. El problema es que esa suposición de momento no es cierta, de echo en la actualidad existen pueblos basados en este tipo de alimentación que viven hasta una edad envidiable si tenemos en cuenta que carecen de avances médicos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Saúl, no voy a defender mi argumento porque no deja de ser pura especulación. Lo que intentaba decir es que el argumento de la adaptación evolutiva no es tal, dado que la adaptación evolutiva solo es relevante hasta el final de la edad fértil (menopausia en las mujeres, más difícil de definir en los hombres). La vejez, evolutivamente hablando, no cuenta.

    No tengo ni idea de si la dieta peleo es o no más longeva, solo indicaba que ese punto concreto del argumentario me parece erróneo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siguiendo con otra hipótesis, no estoy de acuerdo en eso de que la vejez no importa evolutivamente.

      SI bien eso puede tener sentido desde un punto de vista biológico también habría que tener presente al cerebro y su desarrollo y evolución.

      Somos seres supersociales y es gracias a haber evolucionado tanto en términos biológicos como afectivos. La evolución de la biología del cerebro ha hecho que, como tribu, podamos sobrevivir por delante del resto de especies gracias, en parte, a la educación representada por los individuos mayores pese a que hayan dejado de ser fértiles.

      Piensa en la caza por persistencia (puede que uno de los motivos por los que estemos aquí) y el aporte protéico y graso que suponía para la tribu. Eran los mayores y más experimentados, además de, seguramente, fuera de alcance de esta importancia evolutiva que comentas, los que sabían como perseguir a un animal por sus rastros a distancia hasta dar con él y se encargaban de transmitir esta sabiduría a la siguiente generación.

      En el momento en que empezamos a desarrollar el cerebro y a tomar conciencia del grupo como unidad social, creo que no se puede disolver la unión de sociedad y biología en la evolución.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. ¿Pero tú crees que un anciano de la tribu sabía que ese tumor que se generaba a los 50 años tenía que ver con haber estado toda la vida comiendo carne ligeramente quemada por la generación de aminas heterocíclicas? ¿O sería más bien el destino que habían decidido los dioses?

      ¿Crees que eran capaces de generar un medio de conocimiento que les permitiese mejorar su calidad alimentaria?

      Te respondo yo porque tenemos un manual de alimentación de la edad de hierro: No. Puedes leerte si quieres el levítico, que entre otras cosas incluye un dietario para las tribus, y verás que aleatorios eran sus mandatos.

      Eliminar
    3. ¿Que tu argumentación es pura especulación? Sabes que es Evolucionismo puro y simple. Sin más.
      Lleguemos a conocer o no todas las variables que justifiquen nuestra situación en el desarrollo evolutivo, es incuestionable que no podremos independizarnos del mismo.
      Que después de nuestra reproducción a la evolución "le trae al pairo" el resto, es mi expresión favorita par referirme al hecho ;-)

      Eliminar
  7. Muy interesante Akin!! Pero un poco siguiendo la línea de Centinel, creo que lo que dices se aplica muy bien a las hembras, y de ahí el problema que tienen muchas mujeres tras la menopausia, pero en los machos evolutivamente sí que es ventajoso envejecer en las mejores condiciones físicas, dado que se sigue siendo fértil casi hasta la vejez.
    Por otra parte puestos a suponer, es más fácil pensar que la dieta con la que evolucionamos sea la más adecuada para el resto de la vida, que lo contrario.
    De todas formas yo no seguiría una dieta sólo porque parezca ser la que tenían nuestros antepasados, pero sí que creo que nos puede dar idea de por donde deben ir los tiros. Y será más sano casi con total seguridad acercar nuestra dieta a esta base, que dejarse llevar por la mercadotecnia de la industria agroalimentaria.
    Y para todo lo demás confiemos en la ciencia, en la buena ciencia.
    Buen debate!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. "Por otra parte puestos a suponer, es más fácil pensar que la dieta con la que evolucionamos sea la más adecuada para el resto de la vida, que lo contrario."

    Es que no lo creo, y por eso he puesto el ejemplo concreto de la carne roja.

    Pero podemos pensar por ejemplo en que la mayoría de la carne la preparasen a la brasa, con sus peligrosas sustancias cancerígenas. Puede interesar durante la juventud esa praparación como método de matar gérmenes peligrosos que matarían rápidamente una persona joven, pero la acumulación de sustancias cancerígenas podría implicar que se desarrollasen más cánceres de lo normal a partir de los 60. Esos cánceres, a edades en que es muy raro que estuviesen ya procreando, son evolutivamente irrelevantes.

    De hecho, que los viejos se muriesen pronto en vez de tener lustros de vejez, incluso podría ser evolutivamente rentable al liberar recursos que podrían ser aprovechados por los miembros más jóvenes de la especie (y por lo tanto aumentar la tasa de reproducción.

    Ojo, sigo especulando.

    ResponderEliminar
  9. Estoy viendo la pelicula y me han surgido un par de dudas. Por ejemplo critican los cereales integrales, entre ellos la avena. Les achacan propiedades inflamatorias y un problema en la absorción de minerales. ¿Que hay de cierto en eso?Estoy de acuerdo con que a un celiaco comer trigo, cebada o centeno le conlleve inflamación, pero ¿y al resto?¿Y respecto a los minerales?¿Que hay de verdad en eso?¿de verdad esos antinutrientes son tan efectivos que nos impiden la total absorción de minerales?¿Que dice la ciencia sobre eso?

    ResponderEliminar
  10. Los estudios epidemiológicos que hay sobre el consumo de alimentos integrales, que son bastantes, los relacionan con un menor peso y beneficios para la salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero los relacionan con menor peso y beneficios respecto a cereales refinados o respecto a personas que no los consumen?

      Hay una gran diferencia.

      Eliminar
  11. Ramiro (estudiante de nutrición argentino)17 de enero de 2014, 4:24

    Segundo comentario, de lo que presiento que serán muchos más de mi parte.
    Estoy viendo el documental ahora mismo.
    Estoy de acuerdo con lo que planteabas respecto a la falta de seriedad del testimonio de este Dr- Sebring durante el final de la película.

    Por otra parte, hay ciertos razonamientos que utilizan que sinceramente son indefendibles.
    Por ejemplo, el suponer que la dieta paleolítica sería la dieta perfecta para el ser humano.
    ¿Qué tipo de lógica lleva a esa conclusión?
    ¿Cómo puede ser que con la idea o incluso con la prueba de que varios de ellos tuvieran vidas sanas ya concluyan que se trata de la dieta perfecta?
    Sencillamente era la dieta que podrían llevar en aquel momento. Y, evidentemente somos seres adaptables.

    Quizás sí es saludable una dieta de esas características, pero vale eso suficiente como para descartar de plano categóricamente otros alimentos que no formen parte de "SU LISTA"?

    Habría de suponer entonces, que poblaciones como las de Japón y China de los siglos previos al 19, que consumían arroz integral como base de su dieta, eran seres con poca salud producto de una alimentación inadecuada?

    Me parece extremo hablar de "the perfect human diet". No existe una dieta perfecta para todos.
    La nutrición y la salud humana rondan siempre una zona de grises, y cualquiera que se jacte de conocer la dieta perfecta para "el ser humano" estará pecando de soberbia o quizás de ambición (por vender, claro).

    Ah, y una cosa más, como simple comentario.
    Se imaginan un mundo de 7 mil millones de personas siendo alimentadas con proteína animal.
    ¿Cuánto podrían durarnos los recursos naturales, la capa de ozono (recordar los gases invernadero provocados por las flatulencias del ganado vacuno)?

    Gracias por dar a conocer el material Centinel.
    Abrazo grande desde Argentina.
    Ramiro Ferrando.

    ResponderEliminar