Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

24 feb. 2013

Las patatas fritas chips son adictivas hasta para las ratas

A que no puedes comer sólo una!", decía el eslogan de una conocida marcha de patatas chips. Parece que tenían toda la razón y que no se trataba tan solo una estrategia de marketing.

En anteriores artículos ya hemos visto que en estudios observacionales las patatas fritas (especialmente las de bolsa o chips) no suelen salir muy bien paradas, ya que su consumo se suele relacionar con un mayor sobrepeso. El reciente estudio de intervención con dos grupos de ratas, "Manganese-Enhanced Magnetic Resonance Imaging for Mapping of Whole Brain Activity Patterns Associated with the Intake of Snack Food in Ad Libitum Fed Rats", nos puede dar pistas sobre cómo actúa y cómo afecta a nuestro organismo este apetecible aperitivo.



Los investigadores dieron de comer a un grupo comida normal (considerado de control) y al otro patatas fritas, ambos ad-libitum (dejando comer libremente, sin restricción),  y posteriormente analizaron lo que había ocurrido y la actividad cerebral del cada uno de ellos. La diferencia en la ingesta de calorías fue significativa entre ambos grupos, el de control comió bastante menos, las que muestran las barras con líneas o rayadas, y el grupo de las patatas bastante más, las representada por las barras negras o grises (lisas):


Los expertos, mediante un sistema que utiliza un marcado basado en el manganeso, realizaron resonancias magnéticas a los cerebros de los animales, para visualizar los diferentes niveles de actividad. En la imagen que obtuvieron se observa cómo las áreas cerebrales que se activan cuando comen patatas (rojo) es muy diferente a las que se activa cuando comen la dieta normal (azul)


Como las zonas cerebrales están bastante bien mapeadas y se conocen con detalle sus funciones, los científicos pudieron analizar qué funciones se activaban y cuáles se desactivaban con cada una de las dietas. Observaron que al comer patatas fritas las menos activas eran las relacionadas con la regulación de la energía y la saciedad, y las más activas, las relacionadas con la recompensa y el apetito.

Como los mismos autores mencionan en el trabajo, son efectos similares a los de las drogas, consecuencia de una combinación diabólica: muchos carbohidratos de rápida absorción, muchas grasas y mucha sal. Toda una bomba alimentaria, vamos. Como para comer solo una...

3 comentarios:

  1. Pues claro que no quieres comer solo una! porque están riquísimas! y si son de buena calidad: buena patata frita en aceite de oliva Virgen Extra (por ejemplo las de Añavieja, ricas cosa mala) no pasa nada por darse un homenaje de vez en cuando.

    Como reconocías en otro post, está demostrado que saltarse de vez en cuando la dieta, y siempre que sea de forma ocasional y aislada, es positivo para el cuerpo y la mente.

    Unas patatitas una vez al mes, son un placer muy recomendable (insisto, de calidad).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo como patatas fritas todos los días repito allday allday

      Eliminar
  2. Pues yo no soy capaz de comer "ni una".

    ResponderEliminar