Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

15 may. 2013

Una conversación en un bar: Cómo se viven las dietas

Me van a permitir saltarme el  aséptico tono habitual que suelo intentar mantener en este blog, normalmente coherente con su objetivo final, que es el de popularizar la ciencia y el escepticismo en el ámbito de las dietas y la nutrición. Pero me apetece contarles la experiencia que viví el otro día, porque refleja bastante bien el mundo real de las personas que sufren sobrepeso.

Me encontraba en un bar-restaurante haciendo un poco de tiempo y tomando algo, esperando a que llegara el momento de una reunión de trabajo que tenía planificada. El establecimiento estaba vacío, así que pude escuchar perfectamente la conversación que mantuvieron (a buen volumen) dos de las personas que allí trabajaban, un hombre y una mujer. Voy a intentar reproducir con el máximo de fidelidad lo que allí escuché:



- (El) Osea ¿que otra vez estás a dieta?
- (Ella) Sí, ya ves. Otra vez más. Es que me había pasado.
- ¿Pasado?
- Sí, desde que adelgacé la última vez, he cogido 20 kilos. 
- ¿Tantos?
- Es que una cosa es no obsesionarse, y otra 20 kilos, yo que además soy pequeña, pues ya ves, parezco una albóndiga...
- Y qué tal ¿duro?
- Pues ya sabes, lo de siempre: Lechuguita, pescadito a la plancha, lo típico. Y hambre.
- ¿Con médico?
- Sí, un nutricionista.
- ¿También María (la cocinera) está a dieta, no?
- Sí, pero es diferente, ella va a otro rollo.
- Eso le he oído, cosas raras, ¿no?
- Y tanto, come cosas que yo nunca he comido, quinoa y cosas así, todo ecológico. Un rollo para comprar.
- Pues sí...
- Le sale un dineral, encima que tiene que pagar al dietista 80 euros al mes, se gasta mucho más que antes en esa comida rara. A mí al menos solo me cuesta 20 euros la consulta.
- Pues vaya...
- Chico, ya sabes, al llegar estas fechas toca la operación bikini. Es lo que hay...

Llegados a ese punto, no pude aguantar más y les interrumpí, pidiendo perdón por meterme en su conversación. Les facilité la dirección de este blog y me marché, mientras me miraban con cara de "¿y éste de dónde ha salido?"

Creo que este ejemplo ilustra bastante bien cómo vive o interpreta la gente el acudir donde un profesional de la nutrición: O "voy a comer cosas raras y que me saquen los cuartos" o "voy a que me prohíban cosas y me hagan pasar hambre".

Es evidente que nos queda mucho por cambiar.

6 comentarios:

  1. Uséase, un timador que te vende nada a costa de pagar mucho, o alguien que te pone una dieta rebote y sucede lo que dice la chica: acaba la dieta y pilla 20 kilos de golpe.

    Es una verdadera pena.

    ResponderEliminar
  2. La de veces que me apetece a mí hacer lo mismo.

    Aunque la experiencia que tengo es que la gente que lleva con dietas media vida, que son los que me suele apetecer abordar por verdadera compasión y recomendarles esta web, especialmente si tienen mucho sobrepeso, se cierra en banda. Y es lo mismo incluso si son personas que nos conocen a mi pareja y a mí y sepan bien que hemos perdido unos cuantos kilos y nos ven permanecer delgados (delgadísimos, para nuestra edad creo que empezamos a ser raros).

    No quieren ni oír hablar de comer normal, sencillo y con lo que hay en el súper, de no usar suplementos, de no pasar hambre, de no contar calorías, de consumir grasas... Me encuentro que para ellos está demasiado establecido que la dieta ha de ser una penitencia y hacer cosas raras.

    La verdad es que ya paso. Es exactamente como en asuntos de escepticismo. El que tenga interés ya preguntará.

    ResponderEliminar
  3. No se, yo te encomio por haber hecho lo que hiciste. Y sobre todo los profesionales de la salud no tenemos que mirar solo por nuestro interés económico sino por la salud publica, y si divulgando mediante un blog,o simplemente recomendando unas pautas saludables puedes mejorar la vida de las personas,adelante. Yo la verdad es que soy un poco cortado, pero creo que hiciste lo mejor, y que si estuviese en la situación y tuviera algo mas de valor hubiese hecho lo mismo. Well done!

    ResponderEliminar
  4. Hola! Genial web, estoy enganchado a tus artículos. Tengo una pregunta: ¿cuánto tarda el cuerpo en metabolizar los alimentos que comemos? Es decir, si yo salgo un viernes a comer fuera y luego me tomo unas chuches en el cine (cosa que pasa demasiado a menudo en mi caso jeje), me he dado cuenta que al dia siguiente peso lo mismo pero al cabo de 5 días aproximadamente tengo una subida de peso -a pesar de comer bien estre semana-. ¿Es debido a fluctuaciones en el agua corporal o es realmente que el cuerpo tarda en almacenar los excesos como grasa? Gracias, saludos y a seguir triunfando!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Anónimo, muchas gracias por tus amables comentarios.
    El cuerpo procesa la comida en solo unas cuantas horas. A lo que cuentas se le podría llamar "deducciones causa-efecto erróneas", algo que nos pasa a todas las personas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. La gente tiene un concepto erróneo de dieta. No pueden pretender estar 1, 2, 3, los que sean, meses a dieta, y después volver a comer grasas, fritos y azúcares por un tubo.
    No hay que pasar hambre ni ser ecologista, hay que conocer bien los alimentos y las necesidades propias, y adaptar el estilo de vida según lo que pretendas...

    ResponderEliminar