Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

22 dic. 2014

Lácteos, leche y cáncer de próstata, último metaanálisis

Una de las acusaciones que se suele hacer a los lácteos es su posible relación con el cáncer. En concreto el de próstata suele ser el mas mencionado al respecto, especialmente por aquellos que son especialmente críticos con la leche.

Hace unos meses escribí este post, recopilando los metaanálisis y estudios existentes sobre el tema (y este otro, con los estudios sobre otras enfermedades) encontrando cierto aumento de riesgo, pero muy limitado y no siempre concluyente. Aunque son trabajos basados en estudios observacionales y no conviene utilizarlos para hacer deducciones de causalidad, su enorme cantidad de datos y el análisis que se suele hacer de la respuesta a la dosis (ver si al aumentar o reducir la ingesta, también la incidencia aumenta o reduce) los hace bastante interesantes.

Pues bien, se acaba de publicar en AJCN un nuevo metaanálisis sobre los lácteos y el cáncer de próstata,"Dairy products, calcium, and prostate cancer risk: a systematic review and meta-analysis of cohort studies", creo que el más detallado y exhaustivo realizado hasta la fecha. Los investigadores han incluido en la revisión 32 estudios, con los datos de muchos millones de personas recogidos por todo el mundo.



Como resultado global de nuevo han encontrado que las personas que más lácteos consumen, comparados con los que  menos, presentan un pequeño aumento del riesgo relativo de sufrir este tipo de cáncer, en concreto un 9%. Y han comprobado que este riesgo aumenta aproximadamente un 7% por cada 400 gramos diarios  de alimento consumido, de acuerdo con la siguiente relación no lineal:



Pero lo más interesante es que esta revisión incluye el análisis segmentado para algunos tipos de lácteos concretos, permitiendo conocer el riesgo asociado al consumo de cada uno de ellos.

Aquí tienen dichos resultados segmentados, los riesgos relativos y la respuesta a la dosis (incluyendo su gráfico, si no era lineal):

Leche entera: No se encontró relación entre el consumo de leche entera y el riesgo de cáncer de próstata


Leche desnatada: Se identificó un aumento del riesgo del 14% entre los que más consumían comparados con los que menos y de un 6% por cada 200 gramos diarios de consumo, que se estabiliza al de 300-400 gramos.


Queso: Se identificó un aumento del riesgo relativo del 7% y de un 10% por cada 50 gramos de consumo diarios.

Yogur: El aumento de riesgo entre los que más consumían era de un 12%, con un aumento del 8% por cada 100 gramos consumidos al día.

Otros lácteos: Para otro tipo de lácteos los estudios fueron escasos. Se encontró un aumento de riesgo del 3% asociado al mayor consumo de mantequilla y una reducción del 5% al de helado.

Como pueden apreciar, se confirman los resultados que ya comenté en la revisión anterior. Se identifica aumento del riesgo entre las personas que más lácteos consumen comparado con las que menos (excepto en el caso de leche entera y el helado), aunque con valores bastante pequeños. Conviene recordar que hablamos de riesgo relativo, no de riesgo absoluto (expliqué la diferencia en este post anterior), y que realmente presenta valores muy bajos. Es decir, que en todos estos estudios la gran mayoría de las personas no sufrió cáncer de próstata, independientemente de la cantidad de lácteos que consumiera.

Estos valores tan ajustados no deberían utilizarse para hacer recomendaciones demasiado radicales ni excluyentes, ya que podrían estar influenciados por las variables de confusión. Ocurre algo parecido con otros alimentos como la carne. Además, en contrapartida, otros estudios han encontrado que el consumo de lácteos se asocia a la reducción del riesgo de otros tipos de cánceres, cómo por ejemplo el de colon. Es lo que se concluyó en el reciente metaanálisis de 2012: Dairy products and colorectal cancer risk: a systematic review and meta-analysis of cohort studies y también en el de 2014 "Colorectal cancer and nonfermented milk, solid cheese, and fermented milk consumption: a systematic review and meta-analysis of prospective studies"

En definitiva, opino que no hay nada que justifique el alarmismo que algunos predican respecto al consumo de lácteos y el riesgo de sufrir cáncer. Especialmente en el caso de la leche entera, que suele ser uno de los alimentos más atacados y que el estudio exculpa con bastante claridad.

4 comentarios:

  1. Me preocupa un poco más el queso. Yo estoy convencido que en otra vida fui ratón.

    ResponderEliminar
  2. La leche entera de los estudios se puede considerar leche entera actual, vacas que probablemente ya no se alimenten de pasto, seguramente vivan en poco espacio, tomando poco el sol y que probablemente hormonen?

    ResponderEliminar
  3. hola
    que piensas de este estudio?
    http://www.bmj.com/content/bmj/349/bmj.g6015.full.pdf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que se repite lo visto en los anteriores: dos estudios observacionales con resultados diferentes entre estudios y entre hombres y mujeres. Poco que se pueda concluir.

      Eliminar