Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

24 oct. 2012

La leche entera y los lácteos con grasas no se relacionan con más obesidad, diabetes ni enfermedades cardiovasculares

Desde que aparecieron los lácteos bajos en grasas o desnatados hace unas décadas, parece que se nos "condenó" a todos a su consumo. La generosa cantidad de grasas de contienen las versiones normales o enteras, especialmente las saturadas, son uno de los demonios alimentarios que cualquier médico elimina de una dieta considerada prudente o dirigida a prevenir o reducir la obesidad. Nunca ha sido necesario demasiado debate, si los lácteos altos en grasas pueden ser sustituidos por sus homólogos casi sin grasas ¿por qué no hacerlo?

Lo cierto es que muchos han seguido estas directrices durante años, ya que tampoco les supona demasiado esfuerzo. Como la oferta de desnatados es enorme, la disponibilidad de productos es más que suficiente y ha bastado con sacrificar poco más que el delicioso sabor de la leche entera, que sin duda se ve afectado negativamente. Pero de nuevo una reciente revisión parece que nos empuja a pensar que la teoría es una cosa y la práctica otra.

Hace unos meses se publicó en el European Jounal of Nutrition la amplia revisión "The relationship between high-fat dairy consumption and obesity, cardiovascular, and metabolic disease", analizando los resultados de estudios que han investigado el consumo de lácteos altos en grasas con la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares durante la última década. Y, aunque son todos estudios observacionales (en los que la causalidad es difícil de asegurar), los resultados son bastante categóricos, para cada uno de los aspectos.

En el caso de la obesidad, ninguno de los estudios seleccionados encontró correlación entre los lácteos altos en grasas y la obesidad. De hecho, la mayor parte de ellos (11 de 16) encontraron una relación inversa, es decir, que las personas que más lácteos de este tipo ingerían, más delgados estaban o más peso perdían. Curiosamente y al contrario de lo que podría esperarse, no se encontró que los productos bajos en grasa o desnatados favorecieran un menor peso o ayudaran a prevenir la obesidad.

Respecto a la salud metabólica, de un total de 11 estudios la mayoría de ellos encontraron que los indicadores relacionados son mejores entre aquellas personas que más lácteos altos en grasa consumen. El resto no encontró relación significativa y solo uno encontró una relación inversa, con un indicador peor.

Y en lo que respecta a la diabetes tipo 2 o adquirida, de los 8 estudios incluidos, 3 de ellos encontraron una relación inversa (más lácteos altos en grasa - menos diabetes) y el resto ningún tipo de relación. Los resultados de los lácteos bajos en grasas fueron similares, en algunos casos se encontró relación inversa con la diabetes y en otros ninguna.

Por último, también se analizaron 15 estudios sobre los lácteos y las enfermedades cardiovasculares y prácticamente en todos se encontró una relación inversa (más lácteos altos en grasa - menos enfermedad) o ninguna relación.

En definitiva, los numerosos estudios observacionales no parecen justificar las recomendaciones dirigidas a limitar la ingesta de lácteos altos en grasa. Y no es la primera vez que se llega a esta conclusión, por ejemplo, recientemente los expertos que realizaron el estudio, Influence of dairy product and milk fat consumption on cardiovascular disease risk: a review of the evidence (2012) opinaron lo mismo.

De cualquier forma, la complejidad en la composición de los lácteos hace difícil la generalización. La leche contiene una gran cantidad de ácidos grasos diferentes, proteínas, minerales y otros componentes, que varían en gran medida en función de diversas variables: época del año, zona geográfica, alimentación del ganado... A modo de ejemplo, los autores aportan la tabla de la derecha, con el contenido de diferentes ácidos grasos para lácteos provenientes de ganado alimentado con pasto (columna izquierda) o con cereales (columna derecha).

Y no quiero terminar este post sin recordar que entre los lácteos también hay que distinguir entre alimentos y chucherías. No es lo mismo un yogur natural o un queso normal que un lácteo bebible de fresa o chocolate o un derivado de queso para untar. Los segundos, altamente procesados, suelen contener gran cantidad de componentes indeseables como azúcar, aditivos y grasas de uso industrial.

20 comentarios:

  1. El último párrafo me ha recordado a un post que escribí el otro día ;) http://estonoescomida.com/lo-que-se-recomienda-y-lo-que-se-acaba-interpretando/

    Comparto la entrada a ver si a más de una (suelen ser mujeres en este caso) le queda más claro las cosas.

    Un saludo,

    Saúl.

    ResponderEliminar
  2. Así es, nos queda mucho camino por delante para mostrar lo que es comida... y lo que no, como dice el título de tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Las calorías que aporta la grasa sí que cuentan para la dieta. Así, si consumes un litro de leche UHT entera al día (que por ley está en el 3,5% de grasa aunque algunas empresas lo incumplen), estás metiendo 9 kcal/gr * 1000 gr/l * 3,5% = 315 Kcal adicionales a tu dieta. Si tomas lácteos desnatados (normalmente van al 0,1% de materia grasa), te estás "ahorrando" 305 Kcalorías.
    Hoy en día la leche que tomamos no tiene tantas variaciones de composición y a lo largo del año es más o menos similar.
    Además, muchos de los "lácteos enteros" que tomamos son en realidad "semidesnatados". Los yogures enteros que encontramos en los líneas suelen tener un 1,5% de materia grasa.
    El desarrollo de diabetes, síndromes metabólicos y otras enfermedades no tiene relación con el consumo de lácteos enteros. Pero sí que la tiene con la mala alimentación y, sobre todo, con la obesidad. Así que es normal que si queremos reducir el peso de un paciente, reduzcamos (si es necesario) el aporte calórico

    ResponderEliminar
  4. Y dale con las calorías... ¿has leído el artículo sobre las dietas bajas en grasas y calorías? ¡Que no funcionan! Menos teoría y más práctica demostrada.

    ResponderEliminar
  5. Amigas de Alimmenta, sin entrar a rebatir vuestro planteamiento, la revisión dice que los estudios han observado que la gente que más lácteos con grasas come, menos obesa está. Eso es un hecho, la interpretación posterior es libre.
    Creo que Garbanzos se refiere a este otro post:
    http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2012/09/evidencias-cientificas-sobre-la.html

    ResponderEliminar
  6. Entiendo el estudio y lo que intenta demostrar. Pero que una persona sea obesa o no depende de muchas más causas que si toma lácteos enteros o no. A mi, personalmente, me falta mucha información para ver una correlación entre ambos factores.

    Sobre la teoría y práctica demostrada... podemos hacer un día una videoconferencia y lo hablamos pantalla a pantalla (o cara a cara si vives por Barcelona).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, tras leer este estudio y el de los niños menores de 12 años, no termino de ver la relación; hay muchisimos factores que pueden influir en el aspecto de la obesidad, y de todos ellos, hay uno que yo relacionaria especialmente en el caso de la leche: a algunas personas les produce fuerte estreñimiento (supuestamente, por la caseina, la cual no tiene que ver con la grasa de la leche). La relacion entre el estreñimiento y la gordura es innegable en la mayoria de casos.

      De todos modos, muchos de vosotros teneis conocimientos mas solidos que yo sobre el tema asi que agradezco cualquier comentario, ya que, tras muchos años bebiendo leche entera (me encanta), 2 años sin beber leche, 1 año bebiendo sin lactosa y otro de desnatada...creo que a mi me sienta todo igual (no necesito adelgazar pero si acabar con el estreñimiento...a poder ser sin dejar la leche!). Un saludo!

      Eliminar
  7. http://www.juventudybelleza.com/2010/04/una-caloria-no-es-una-caloria.html

    ResponderEliminar
  8. Bueno, la correlación existe, clarísimamente, es imposible no verla. Otra cosa es que exista causalidad. En efecto, la obesidad es resultado de muchas cosas y cualquier estudio que analice un efecto aislado hay que tomarlo con precaución, sobre todo en un estudio observacional. Pero da que pensar.

    Cuando me refería a la teoría y la práctica estaba hablando del cálculo calórico como justificación para restringir un alimento. El aceite de oliva y las nueces han estado (y siguen estando, aunque cada vez menos) muy limitadas en dietas, a pesar de que uno tras otro estudio los relacionan con menores índices de sobrepeso. La restricción calórica y las dietas bajas en grasas no son eficaces como método para adelgazar a largo plazo, pero no porque lo diga yo, porque lo dicen todos los estudios serios y sistemáticos realizados.

    Estoy preparando unos cuantos posts sobre la afirmación "una caloría es una caloría" que publicaré en breve. Espero que os resulten interesantes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. pero el numero de alergicos a la lactosa llega hasta el 90% en personas mayores.. Conforme vamos haciendonos mayores mas alergicos somos... Yo creo que tiene que ver con el abuso diario de la sustancia, que cualquiera que se abuse temrinará siendo poco menos que un veneno asi que para que esto no ocurra hay que cambiar la dieta periodicamente.... completa, hasta el cafe...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. probablemente por eso estaban mas delgados... a mi los lacteos me dan muchos gases, supongo que es mi parte medio autista. quien sabe.. pero vamos que yo no entiendo porque la gente ve natural beber leche cuando es un acto repugnante... que logica tendra tomar la leche de otro animal, es como si te metes el semen de un perro, que sentido tiene?

      Eliminar
  10. Ah y por cierto, yo soy amante de gorditos, cuanto mas gorditos mejor y da casualidad que todos los gorditos tienen ciertas cosas en común, entre ellas esta el gusto por el queso y el pan. No se quien habrá hecho este estudio pero vamos que será de una lechera o empresa de quesos... Porque vamos... decir que tomar alimentos altos en calorias "no favorece ganar peso" es ridiculo en si mismo... Lo que no genera ser gordo es ningun tipo de enfermedad, eso si es cierto pero no es lo mismo que la frase que insinua el estudio... Que poco rigor tienen los estudios "cientificos" se basan su mayoria en intentar demostrar prejuicios religiosos (la gula es pecado!)

    ResponderEliminar
  11. Digamos que los gorditos como tu los llamas si tan sólo comieran queso sin el pan quizá no serían tan gorditos, hay que aceptar a la gente cada una como es pero seguro que si a un gordito le dieran a elegir entre su estado actual y un normopeso que crees tu que elegirían? Y si, en muchos casos el ser gordo u obeso SI esta generado por una enfermedad o conjunto de ellas, claro que es más fácil decir que la gula es pecado

    ResponderEliminar
  12. Iván, es que no ha sido un estudio, han sido muchos estudios los que han llegado a la misma conclusión.

    Para los que siguen sin estar convencidos, otro nuevo estudio confirma la misma idea ya que ha encontrado que la gente que toma más lácteos enteros tiene menos obesidad:
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23320900

    ResponderEliminar
  13. Después de que tu libro me haya abierto los ojos en muchos aspectos (gracias) me quedan dudas con respecto a los lácteos; particularmente sobre los quesos. Al final del libro expones los valores de unos pocos tipos de queso, y según esa tabla da la impresión de que tomar queso de bola es una opción estupenda para cumplir con tus recomendaciones. Pero si según el libro los lácteos y quesos son aceptables y no hay que huir de las grasas (excepto hidrogenadas) sino de los HC, ¿por qué utilizas el queso blanco sin grasa o light en los ejemplos de menú tipo?

    ResponderEliminar
  14. Los menús tipo son eso, ejemplos, en este caso tirando a un poco restrictivos y dirigidos a gente que quiere adelgazar. Y con el queso el mayor peligro es que la variedad de productos es enorme, incluso con algunos sucedáneos derivados que se parecen poco al queso real, que en este caso he preferido pecar de prudente.
    Pero me alegro que te haya surgido la duda, eso es que el libro te ha servido para tener espíritu crítico, que es lo que pretende.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, de hecho QUIERO adelgazar ;-) Espero hacerlo siguiendo tus consejos pero sin prescindir del queso decente. Poniendo en práctica eso de que la dieta no es una penitencia, ya sabes. Muchas gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un trozo de buen queso de vez en cuando no te hará ningún daño, tenlo por seguro.

      Eliminar
  16. Bueno, yo sigo sin ver la relación... Mis primas que están superdelgadas comen lácteos enteros y yo que estoy gorda desnatados. ¿Luego ese es el motivo de mi obesidad? No tiene sentido. La gente que no tiene problemas de peso come desnatados o no según lo desee. Hagan el estudio en el mismo grupo de obesos, sometidos a una dieta similar, unos con lácteos graos y otros desnatados y veamos el resultado. Pero con la misma dieta y en el mismo tipo de gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónima, ya se ha hecho. Lee esto:
      http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2013/10/lacteos-obesidad-y-riesgo.html

      Eliminar