Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

10 nov. 2015

Lácteos enteros y nuevas recomendaciones dietéticas

Tengo que confesar que siento un aprecio especial por los lácteos enteros, lo cual probablemente me genera sesgos a su favor cuando son comparados con sus "primos" desnatados. La razón de esta actitud poco objetiva nace de mi fastidio por su infravaloración y por ser testigo de cómo nos los estamos perdiendo bastante absurdamente. Si quieren saber las evidencias que justifican estos pensamientos, les recomiendo leer este post , en el que hice un breve balance de la evidencia que hay sobre su relación con la salud.

Pues bien, dejándome llevar por estos sesgos, la publicación  hace unos días del estudio "Total and Full-Fat, but Not Low-Fat, Dairy Product Intakes are Inversely Associated with Metabolic Syndrome in Adults", me ha animado a volver a escribir un post sobre estos alimentos. Así que vamos allá.



El estudio en cuestión es una investigación (observacional) en la que expertos brasileños han analizado la relación entre el consumo de lácteos desnatados, lácteos enteros y el síndrome metabólico entre 10.000 sujetos. Y han concluido lo siguiente:

"La ingesta de lácteos enteros está inversamente e independientemente asociada con el síndrome metabólico en adultos de mediana edad y mayores, asociación que parecen estar mediada por los ácidos grasos saturados de los lácteos. Las recomendaciones dietéticas para evitar el consumo de lácteos enteros no son compatibles con nuestros hallazgos".

Es cierto que se trata de un estudio observacional y que tiene elevado riesgo de presentar asociación inversa, porque la gente más sana suele consumir más lácteos enteros y la menos sana más desnatados. Pero es uno más, que se suma a la falta de evidencia para restringir este tipo de alimentos. Y además llega desde Brasil, un país en el que sus autoridades sanitarias están siendo especialmente innovadoras en su lucha contra la obesidad, como se puede ver aquí y aquí.

Pero la verdad es que este estudio, por sí mismo, no habría sido suficiente como para empujarme a volver a hablar del tema. De hecho, no es más que una excusa para contarles  lo que realmente me apetece, consecuencia de la lectura rápida que he realizado estos días del informe "Scientific Report of the 2015 Dietary Guidelines Advisory Committee". Este documento es especialmente importante porque es el que servirá como soporte científico de la evidencia disponible para los redactores de las inminentes Dietary Guidelines for Americans 2015.

Les cuento con lo que me he encontrado al repasarlo fijándome de forma especial en los lácteos.

Para empezar, todo podría resumirse con los siguientes textos de dicho informe (pag 104):

"Los productos lácteos en los patrones alimentarios de USDA incluyen leche, queso, yogur, helado, comidas de sustitución a base de leche y productos lácteos, incluyendo leche de soja fortificada, pero no leche de almendras u otros productos considerados "leches" de origen vegetal. Los productos lácteos son excelentes fuentes de nutrientes para la salud pública, incluyendo la vitamina D, calcio y potasio. El consumo de productos lácteos proporciona numerosos beneficios para la salud, incluyendo un menor riesgo de diabetes, síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares y obesidad. Cuando se consume en las cantidades recomendadas por los patrones de alimentación, en promedio en todos los niveles de calorías, los alimentos lácteos aportan cerca del 67 por ciento de calcio, el 64 por ciento de la vitamina D, y el 17 por ciento de magnesio (...). Los patrones recomiendan el consumo de lácteos desnatados para asegurar la ingesta de estos nutrientes esenciales minimizando la grasa saturada, que es un nutriente de preocupación por su consumo excesivo".

Hay que destacar que este extenso y voluminoso documento se ha realizado con una metodología diferente a las anteriores, Ha utilizado un enfoque basado sobre todo en patrones dietéticos, es decir, en "dietas" o conjuntos de alimentos, en lugar de alimentos individuales. Como suele ocurrir con este tipo de cambios, tiene ventajas e inconvenientes. Pero de cualquier forma no es nada favorable para los lácteos enteros, ni mucho menos.

Por ejemplo, el informe, tras revisar toda la evidencia, dice lo siguiente respecto a lo que es un "patrón dietético saludable":

"La mayoría de las pruebas examinadas identifican que un patrón saludable es una dieta alta en verduras, frutas, cereales integrales, productos lácteos desnatados, mariscos, legumbres y frutos secos; moderado en alcohol (entre los adultos); más baja en carne roja y procesada; y baja en alimentos y bebidas endulzados azucareros y cereales refinados. Las verduras y frutas son las únicas características de la dieta que se identificaron consistentemente en cada  resultado de salud. Los cereales integrales se identificaron algo menos consistentemente en comparación con las verduras y frutas, pero se identificaron en cada conclusión con evidencia de moderada a fuerte. Para los estudios con evidencia limitada, los cereales no fueron definidos de manera consistente o no fueron identificados como una característica clave. Los productos lácteos desnatados, pescado, legumbres, frutos secos, y el alcohol fueron identificados como características beneficiosas de la dieta para algunos, pero no todos los resultados. El mayor consumo de carnes rojas y procesadas fue identificado como perjudicial en comparación con la ingesta más baja, con una evidencia de moderada a fuerte.  Un mayor consumo de alimentos y bebidas endulzadas con azúcar, así como los cereales refinados se identificó como perjudicial en casi todos los estados con una evidencia de moderada a fuerte."

He subrayado las menciones a los lácteos y como ven, solo se citan como componentes de un patrón dietético saludable los desnatados.

Si quieren más detalles respecto al nivel de evidencia para cada aspecto de salud, pueden verlo resumido en esta tabla, tomada de la página 278 (click para agrandar)


¿Y de dónde viene esta definición de patrón dietético saludable?

Todo ello se basa en un trabajo anterior, realizado el año pasado por el USDA (Departamento de Agricultura Norteamericano) sobre el tema apoyándose en su biblioteca sobre la evidencia en nutrición llamada NEL. Se trata de "A Series of Systematic Reviews on the Relationship Between Dietary Patterns and Health Outcomes" y en el informe final de esta otra extensa y amplia revisión se incluyen patrones dietéticos tales como la dieta mediterránea o la dieta DASH, cuyo cumplimiento de evalúa en base a diversos índices, como puede verse en la tabla a continuación (pinche para ver más grande o consulte en la página 34 del documento original):


Pues bien, si se arman de paciencia y echan un vistazo a las más de 500 páginas del documento, comprobarán que los patrones dietéticos considerados más saludables, aquellos que tienen más vegetales, frutas y pescado, normalmente también suelen incluir lácteos desnatados. Por el contrario, en algunos patrones dietéticos considerados como poco saludables, junto con las carnes procesadas, los derivados de cereales refinados y los dulces, con frecuencia también se incluyen los lácteos enteros.

Aquí tienen un ejemplo de esta agrupaciones (tomado de la página 56), realizadas en un par de estudios utilizados para revisar la evidencia de la obesidad:



Como pueden comprobar, en estos estudios los lácteos enteros se incorporan en el mismo grupo que el pan blanco, las patatas o los cereales refinados. Vamos, que podría decirse que "las compañías", tanto malas como buenas, están influenciando poderosamente el hecho de que los lácteos enteros y bajos en grasas se asocien a patrones menos o más saludables respectivamente. Y al evaluar todos los alimentos como "un todo", no se puede saber si alguno de ellos podría tener un efecto neutro o positivo.

No hace falta ser un genio para adivinar el porqué de esta situación y de estos prejuicios contra los lácteos enteros, arrimándolos a "los malos" de la clase. El texto de la pagina 107 del primer informe dedicado a las llamadas "calorías vacías" nos lo deja bastante claro:

"Las grasas sólidas se producen de forma natural en alimentos como la carne, productos lácteos y algunos alimentos tropicales (por ejemplo, coco), y los azúcares añadido, ya sea por el consumidor o por los fabricantes de alimentos, se denominan "calorías vacías" porque ambos proporcionan calorías, pero pocos o ningún nutriente. (...).

Las calorías de grasas sólidas y azúcares añadidos se incluyen en los patrones USDA, ya que son componentes de la dieta que debe ser restringidos, ya que no son ricos en nutrientes y las grasas sólidas contribuyen a la ingesta de grasas saturadas, que se sobreconsumen  en la población de EE.UU. (...). Las grasas sólidas y azúcares añadidos no son grupos de alimentos, como lo son los alimentos ricos en proteínas, lácteos, cereales, frutas y verduras, pero se incluyen en los patrones de alimentación, ya que son un componente de muchos alimentos que consume la población de Estados Unidos, ya sea porque se producen de forma natural (en el caso de algunas grasas sólidas) o porque se añaden a los alimentos, tales como los azúcares o grasas añadidas durante el procesamiento, el cocinado, o en otros aspectos de la preparación de alimentos.

Debido a que los azúcares añadidos y grasas sólidas no son nutrientes y las grasas densas y sólidas contribuyen a la ingesta de grasas saturadas, los patrones de USDA recomiendan que la ingesta sea limitada. (...). Los límites recomendados incluyen grasas sólidas y azúcares añadidos de todo tipo de fuentes en la dieta: a partir de azúcar en las bebidas edulcoradas con azúcar, como el café y el té, y cereales para el desayuno. Grasas sólidas de hamburguesas, sándwiches y pizzas. Combinación de grasas sólidas y azúcares añadidos en aperitivos y postres como galletas, pasteles, helados y donuts. (...). La ingesta de grasas sólidas y azúcares añadidos es muy alto en todos los grupos de edad y para los hombres y mujeres en los Estados Unidos, con casi el 90 por ciento por encima de los límites diarios recomendados. Particularmente notable es que casi el 100 por ciento de los niños y niñas de 1 a 3 y 4 a 8 años exceden el límite recomendado para las grasas sólidas y azúcares añadidos.

En efecto, el argumento es el de siempre: el exagerado principio de precaución respecto a cualquier alimento que aporte calorías y grasas saturadas. Aunque la evidencia científica no justifique esa política, como se puede comprobar en este enlace. Aunque los estudios no encuentren nada en contra de los lácteos enteros, ni a favor de los desnatados, como vimos en este post anterior. Aunque hace tan solo unos meses los propios dietistas norteamericanos recomendaran a los redactores de las Dietary Guidelines dejar de estar obsesionados por las grasas saturadas, como conté aquí.

De cualquier forma, si releen otra vez los tres párrafos comprobarán que son bastante confusos. ¿Realmente  los lácteos enteros "proporcionan calorías pero pocos o ningún nutriente"? ¡Eso es rotundamente falso! ¿Por qué al principio se mencionan los lácteos enteros, la carne o el coco como fuentes naturales, pero luego en los ejemplos de alimentos finales no se menciona ninguna de estas fuentes? ¿Significa que éstas no hay que evitarlas o evitarlas menos? ¿Es razonable meter en el mismo saco los helados y sucedáneos de queso altamente procesados y un vaso de leche fresca o un yogur natural, todos ellos considerados lácteos? ¿Por qué no se ha hecho una revisión más específica de la evidencia, como ha ocurrido con otros alimentos?

Ojalá me equivoque, pero me temo que las Dietary Guidelines 2015 y el resto de guías-clones que se basen en ellas volverán a recomendar los lácteos bajos en grasa. Y nadie se quejará por ello por varias razones. La primera, porque el consumidor ya se ha acostumbrado y puede conseguir casi cualquier tipo de producto lácteo bajo en grasas. La segunda, porque la industria está encantada con la posibilidad de extraer la grasa y utilizarla para fabricar otros productos. La tercera, porque esa misma industria prefiere no quiere quitar el foco de atención y la atracción del consumidor de otros de sus productos lácteos, los "funcionales", que son con los que realmente ganan dinero aunque nunca hayan demostrado que sirvan para nada. Y la cuarta, porque todavía hay demasiados profesionales sanitarios aferrados al mencionado y a veces exagerado "principio de precaución" con las grasas saturadas y las calorías.

En definitiva, todo parece empujarnos a seguir perdiéndonos los nutrientes, beneficios y excelente sabor de un vaso de leche entera, un yogur natural completo o un trozo de queso curado. Y, como los desnatados suelen ser insípidos y poco satisfactorios, muchos acabarán añadiéndoles más cantidad de productos indeseables, tales como azúcares y cereales refinados.

Lo dicho, una pena. Y parece que otra oportunidad perdida.

23 comentarios:

  1. Ante la duda, semidesnatada que es la que tomo yo. He leído tus otros artículos y en algunos libros que la leche entera era mejor e incluso engordaba menos que la desnatada. Por eso empecé a tomarla y la verdad es que engordé un poco, aunque ya sé que puede ser por otros motivos. En cualquier caso, no me cuadra que la entera sea más sana. ¿Por qué? ¡Por que sabe mejor! Un motivo de peso. Lo digo medio en serio medio en broma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no hay pruebas de que los desnatados aporten beneficios o reduzcan el riesgo, de los semidesnatados todavía menos.

      Eliminar
  2. LOS LACTEOS GENERAN MUCOSIDADES EN EL ORGANISMO Y ACIDEZ , O SEA CREAN EL AMBIENTE IDEAL PARA EL CRECIMIENTO DE QUISTES Y TUMORES, LO MEJOR PARA EL CUERPO ES LA DIETA ALCALINA, PARA CREAR UN AMBIENTE ALCALINO, LIBRE DE MUCOSIDADES Y POSIBLES TUMORES.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. Mirta, mejor no utilices las mayúsculas, parece que estás gritando.
      2. ¿Mucosidades? ¿Acidez? ¿Tumores? ¿Puedes aportar alguna prueba?
      3. La dieta alcalina es un timo y no crea ningún ambiente respecto a la acidez: http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2013/04/dieta-alcalina-o-del-ph-muchas-promesas.html

      Eliminar
  3. Aun así en el mundo de los lácteos la balanza sigo sin verla clara hacía ningún lado respecto a si deberíamos consumirlos o si somos capaces de sustituirlos por otras fuentes, hacedlo.

    Sigo un poco pensando que si se pudieran sustituir (en teoría se puede) por otras fuentes los beneficios que tienen los lácteos, entonces mejor, desde el punto de vista que el resto de los animales y nosotros deberíamos de dejar la leche al crecer. Claro que esas otras fuentes tampoco recomendaría que sean también procedentes de animales cuya comida no sea de calidad, eso como al jamón, si le preguntas a uno que tenga vacas o cabras te sabrá decir que repercute mucho.

    ResponderEliminar
  4. A ver si de una vez por todas dejamos de recomendar lácteos desnatados. A la medicina en general le cuesta muchísimo rectificar, sobre todo porque el tema del colesterol de la dieta (que no tenemos pruebas claras de que su consumo sea perjudicial) va ligado al tema del colesterol plasmático y las estatinas.
    El tema de la industria (que quede claro que no la defiendo) no lo tengo tan claro. Puede ganar dinero igual con alimentos bajos o ricos en grasa. Creo que le da igual y se podría adaptar. Los alimentos funcionales se podría vender igual con lácteos enteros.
    La verdad es que, como médico, es deprimente primero, la poca formación en nutrición de mi profesión en general, y segundo, la poca solidez de la evidencia de los consejos nutricionales que damos. Parece que más bien sabemos poco, y los resultados de nuestros consejos son desastrosos (epidemia de obesidad y diabetes)
    Felicidades por tu excelente blog, uno de los mejores que conozco para obtener información secundaria en nutrición.

    ResponderEliminar
  5. el yogur es malo o es bueno centinel? aca en argentina la marca mas conocida es la de yogurisimo (serenisima).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2015/09/probioticos-y-salud-cardiovascular.html

      Eliminar
  6. Precisamente estaba viendo la charla que Juan Revenga dio a los niños en Naukas Bilbao y le estaba dando vueltas al plato de la alimentación saludable de Harvard. ¿Por qué limita el consumo de lácteos? ¿Por qué los cereales, aunque sean integrales, ocupan una superficie tan grande del plato? Me da que, como en este informe que mencionas, meten en el mismo saco a todos los lácteos, y no es lo mismo una copa de chocolate d'esas que un yogur natural con su puñadito de nueces picado dentro o un buen trozo de queso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es lo que dicen en Harvard sobre los lácteos:
      http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com.es/2013/07/harvard-contra-la-leche-desnatada-en.html

      Y esto en su web oficial:
      http://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/calcium-full-story/

      Yo comparto con ellos que un plato "básico" no tiene por qué incluir un lácteo, pero es cierto que se debería insistir mas en diferenciar "lácteos" de "cosas fabricadas con lácteos".

      Respecto a los cereales integrales recomendados en cada comida, yo no lo veo tan claro, ni mucho menos. Los estudios en que se basan son observacionales y los de intervención obtienen resultados diversos. Así que, por el momento, creo que no deberían recomendarse en tan elevada cantidad.

      Eliminar
  7. Te felicito por tu artículo Centinel, es genial la verdad. Aunque yo no estoy a favor de los lácteos, si que estoy de acuerdo en que si se consumen, deberían tomarse enteros y lo menos manipulados posibles. Un lácteo entero siempre conserva sus nutrientes, principalmente las vitaminas liposolubles presentes en la leche, y creo que sin necesidad de consultar ningún estudio riguroso, un buen vaso de leche entera de una vaca bien criada, un yogur ecológico natural o un queso curado no le hace daño a nadie jamás, salvo que seas intolerante a los lácteos. El problema es que estan tan manipulados en la actualidad, tanto por los procesos de desnatado como la pasteurización e hiperpasteurización llevada a cabo hasta 7 y 8 veces para esterilizar la leche, que me da asco y repulsión como pueden las empresas quitarnos la salud de los alimentos, solo por vender y vender. Si me dijeses Centinel que los lácteos de hoy en día no son sospechosamente perjudiciales no te creería, ni aunque pongas 200 estudios sólidos. La industria nunca apuesta por la salud, solo por el dinero. Pero si un día, hipotéticamente, dando un paseo tu y yo por las cumbres gallegas o un pueblecito de Asturias donde un amable y trabajador ganadero cuidase vacas y cabras al aire libre, tu me dijeses: te invito a tomarte un poco de leche recién ordeñada de estos animales tan sanos que es muy saludable, me la tomaría encantado y muy confiado de que seguramente me haga bien y me nutra esa leche fresca.
    Gracias por la info compañero y por abrirnos la mente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé si son 200, pero por ahí andará...
      http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2013/01/son-la-leche-y-los-lacteos-saludables.html

      Eliminar
  8. Hola Centinel, quiero felicitarte por lo bien documentados que estan tus artículos y por mojarte diafanamente en el tema de la leche.
    Llevo unos años investigando en nutrición infantil. He escogido a la Dieta Mediterránea como Dieta Patrón.
    En los uúltimos años estan floreciendo las enfermedades de la "civilización occidental". En la infancia cada vez hay mas sobrepeso, obesidad, asma infantil, enfermedades inflamatorias del area ORL, como hipertrofia de amigdalas y vegetaciones...etc.
    En mi opinión hay un exceso de alimentos pro-inflamatorios. Y los mas sospechosos están relacionados con las grasas de origen animal.
    La fundacion de la Dieta Mediterránea propone en su decalogo, limitar la leche en favor de sus derivados.
    La leche de vaca no pertenece a la Dieta Mediterránea, sino a la Dieta Atlántica. Me acaban de publicar este post en el que profundizo en ello. (http://pediatrianutricional.com/controversias-leche-de-vaca/)
    En este sentido creo que las grasas de la leche de vaca deben estar bajo sospecha.
    Recientemente me han publicado un artículo sobre asma infantil y dieta Mediterránea (http://pediatrianutricional.com/nutricion-asma-infantil/), en la que relaciono la aparición del asma infantil con el abandono de la Dieta Mediterranea (DM).
    En este caso he limitado alimentos de origen animal altos en grasas y proteinas, impropios de la DM, aunque no especificamenente la leche de vaca. Los resultados muy satisfactorios hacen que la leche de vaca me siga resultando sospechosa. Pero reconozco que no es la unica implicada
    Una ultima reflexión en la que estoy plenamente de acuerdo contigo: No es lo mismo una pera o una manzana que un "potito" de pera y de manzana. De la misma manera que no es lo mismo leche fresca entera que leche manipulada y sometida a enjuages diversos.
    Si todos los alimentos fueran frescos y fermentables, es decir perecederos, porque mantienen sus fermentos integros, nos sería mas facil llegar a conclusiones, que actualmente se nos diluyen.
    Lo dicho, un placer leer tus artículos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Indagando por internet, me encontré con la tabla de Montignac de índice glucémico, y con páginas como esta http://www.masmusculo.com.es/research/elementos-que-desafian-al-indice-glicemico/, en la que dicen que muchos alimentos (entre ellos, la leche y los yogures) se comportan como si tuvieran IG alto porque tienen Índice Insulínico alto. ¿Qué opinas? ¿Es fiable?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Dónde explica qué es el índice insulínico? ¿Cómo se calcula?

      Eliminar
    2. Leyendo otros artículos de ese sitio, el rigor brilla por su ausencia...
      http://www.masmusculo.com.es/health/beneficios-del-bicarbonato-de-sodio-para-la-salud/

      Eliminar
    3. Pues es verdad. Aunque al verlo también en esta tabla http://www.montignac.com/es/buscar-el-indice-glicemico-ig-de-un-alimento/, que parece muy currada, me hizo dudar. Entonces, ¿no tiene fundamento científico?

      Eliminar
    4. Jajaja, pues yo menos. Por lo que dicen, algo que mide los picos de insulina, pero ni idea. XD

      Eliminar
  10. Lower obesity and diabetes rates

    One of the studies was conducted by researchers from Brigham and Women's Hospital, Harvard University and Karolinska Institute, and published in the American Journal of Nutrition. The researchers analyzed data from 18,438 women participating in the Women's Health study. They found that during an 11-year followup period, women who consumed high-fat dairy in the greatest quantities were less likely to become obese than women who ate less high-fat dairy. Consumption of low-fat dairy had no effect on obesity risk, however.

    The other study was conducted by researchers from Tufts University and published in the journal Circulation. Researchers analyzed blood samples from 3,333 adult participants in the Nurses' Health Study and Health Professionals Follow-up Study, testing them for biomarkers indicating consumption of full-fat vs. low-fat milk. They then compared these results to participants' cardiovascular and diabetes outcomes over a 15-year followup period.
    Aquí te pongo la referencia de dos estudios (yo no los he visto) que parece que defienden los lácteos enteros. Por si les quieres echar un vistazo y te sirven

    ResponderEliminar
  11. http://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2016/04/21/articulo/1461246361_836076.html

    ResponderEliminar
  12. Hola Centinel,
    Desearía que valoraras a Lucía Martínez y Aitor Sánchez en sus siguientes comentarios:
    Lucía Martínez: “Los lácteos de cabra y de oveja son mejores que los de vaca por varios motivos. Quizás el más importante es su diferente composición en las proteínas que contienen cada uno de ellos.

    Las proteínas de la leche de estos tres mamíferos son principalmente caseínas (aprox 80%). Pero existen diferentes tipos de caseínas:
    - Alfa-caseína: Existen dos variantes mayoritarias (S1 y S2). La leche de vaca tiene principalmente la variedad S1, que es considerada una de las proteínas más alergénicas. En cambio la leche humana, así como la mayor parte de otras leches de mamíferos, contienen una menor proporción.
    - Beta-caseína: Existen dos variantes mayoritarias (A1 y A2). La leche de vaca tiene mayoritariamente la variedad A1, mientras que la leche materna así como la leche de cabra o de oveja solo tienen la variedad A2.

    Tras la digestión de la beta caseína A1 se genera un péptido que se llama beta-casomorphin-7 (BCM-7), que actúa como un opioide (Trivedi MS et al. Food-derived opioid peptides inhibit cysteine uptake with redox and epigenetic consequences. J Nutr Biochem. 2014; 25(10):1011-8). Este péptido se ha relacionado con muchos de los problemas asociados con los lácteos, como por ejemplo el autismo, la diabetes tipo 1, el acné, etc.

    Dicho de otra forma, las proteínas de la leche de cabra y de oveja son más parecidas a las de la leche humana y parece que no dan muchos de esos problemas asociados con la leche de vaca. Además, de forma general, se suele "maltratar" mucho más a las vacas que a las cabras y ovejas. Ese es otro tema, que además del maltrato animal en sí, también repercute en las hormonas u otros compuestos que puedan aparecer de forma residual después en la leche.”
    Aitor Sánchez en: http://www.rtve.es/alacarta/videos/esto-me-suena-las-tardes-del-ciudadano-garcia/esto-suena-tardes-del-ciudadano-garcia-dieta-nutricion-consumo-leche/3590219/ dice lo siguiente:
    “Si quieres tomar leche, que sea entera (sacia más y es más nutritiva) y que sea fresca, pasteuriza (no UHT) porque es más nutritiva.”
    Sumándote a ti en las recomendaciones en: http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com.es/2015/09/probioticos-y-salud-cardiovascular.html has dicho:
    “El probiótico más accesible, barato y sencillo es el yogur natural, normal y corriente (no confundirlo con el "yogur pasteurizado", el que se ha sometido a un proceso posterior que mata los microorganismos). Y probablemente igual (o más) efectivo que otros con nombres mucho más sofisticados.”
    Sumándoos a los 3, lo que saco en conclusión, si quiero tomar lácteos, es:
    Que si quiero leche, que sea de cabra, entera y pasteurizada/no UHT.
    Que si quiero yogur, que sea hecho con la anterior leche y además sin pasteurizar.
    También me gustaría que me hicieses una ordenación de los lácteos por su saludabilidad; ¿podría ser que el yogur es más saludable que la leche, la leche es más saludable que el queso fresco, este a su vez más que el semicurado y este a su vez más que el curado?
    Apreciaría mucho tu contestación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que mejor les deberías pedir a ellos más pruebas sólidas que justifiquen esas afirmaciones, ¿no crees? Sobre todo afirmaciones en las que se relaciona el autismo con el consumo de leche y se infiere causalidad.

      Eliminar