Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

7 ene. 2013

Carbohidratos de rápida absorción y refinados (III) - Salud y enfermedades

Tras ver algunas hipótesis previas y realizar una revisión de la relación entre la ingesta de carbohidratos de rápida absorción o alto índice glucémico (IG), es momento de analizar cómo afecta este tipo de alimento a diferentes indicadores de salud. Después de todo, lo que buscamos es una dieta que nos ayude a perder peso pero con el objetivo final de mejorar nuestro bienestar.

En este caso la cantidad de estudios es importante, así que en muchos casos es más práctico y útil recurrir a las últimas y más rigurosas revisiones sistemáticas que se han hecho para diferentes tipos de enfermedades. Veamos cada caso de forma detallada:



Cáncer

- En 2012 el meta-análisis "Glycaemic index and glycaemic load in relation to risk of diabetes-related cancers: a meta-analysis" analizó la correlación entre el IG y la CG y los cánceres relacionados con la diabetes. Se concluyó que existe dicha correlación, aunque no es muy grande.

- En 2011 se publicó el meta-análisis "Dietary glycemic index, glycemic load, and risk of breast cancer: meta-analysis of prospective cohort studies", en el que se encontró correlación entre una dieta de elevado IG y el cáncer de mama.

- En 2012 en el meta-análisis "Carbohydrates, glycemic index, glycemic load, and colorectal cancer risk: a systematic review and meta-analysis of cohort studies se analizó la relación entre el IG y el cancer colorectal, sin que se pudiera encontrar ninguna. De forma similar, en 2008 en el meta-análisis "Glycemic index, glycemic load, and risk of digestive tract neoplasms: a systematic review and meta-analysis" tampoco se encontró correlación con el cáncer colorectal ni de el páncreas.

- También en 2008 se publicó el meta-análisis "Dietary glycaemic index, glycaemic load and endometrial and ovarian cancer risk: a systematic review and meta-analysis" que encontró relación entre el cáncer de ovarios y la CG, pero no con el IG.

Enfermedades cardiovasculares

- En 2012 se publicó el meta-análisis analizando estudios observacionales  "Meta-analysis of dietary glycemic load and glycemic index in relation to risk of coronary heart disease", y se encontró un aumento del riesgo cardiovascular en mujeres (pero no en hombres) que tenían una dieta de alto IG o CG, y que era más acusado entre mujeres con sobrepeso.

- En 2009 la iniciativa Cochrane realizó la revisión Low glycaemic index diets for coronary heart disease, y encontraron una pequeña asociación entre las dietas de bajo IG y la mejora de varios indicadores de riesgo cardiovascular.

- En el año 2000 el enorme estudio epidemiológico A prospective study of dietary glycemic load, carbohydrate intake, and risk of coronary heart disease in US women (75.000 mujeres observadas durante 10 años) concluyó que los alimentos de elevado IG se correlacionaban con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

- En 2012 se publicó el meta-análisis de estudios de intervención "Low glycaemic index diets and blood lipids: A systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials", concluyendo que una dieta de bajo IG es más eficaz que una de alto IG para reducir el colesterol LDL y el colesterol total.

Diabetes

- En 2012 se realizó el meta-análisis White rice consumption and risk of type 2 diabetes: meta-analysis and systematic review, analizando los estudios que investigaban la correlación entre el consumo de arroz blanco (elevado IG) y la diabetes. Los autores concluyeron que existía una asociación significativa entre ambos factores. A similares conclusiones llegó la revisión de 2004 Meta-analysis of the health effects of using the glycaemic index in meal-planning.

- En la revisión sistemática "Effects of low carbohydrate diets on weight and glycemic control among type 2 diabetes individuals: a systemic review of RCT greater than 12 weeks" se comprobó que una dieta de bajo IG era tan eficaz como una baja en grasas o baja en carbohidratos para controlar indicadores relacionados con la diabetes.

- En 2009 la iniciativa Cochrane realizó la revisión sistemática de estudios de intervención  "Low glycaemic index or low glycaemic load diets for diabetes mellitus", concluyendo que una dieta de bajo IG ayuda a controlar el control glucémico y de otros indicadores relacionados con la salud de este tipo de enfermos. Las revisiónes de 2011 "Glycemic index and glycemic load of carbohydrates in the diabetes diet" y de 2008 Role of glycemic index and glycemic load in the healthy state, in prediabetes, and in diabetes llegaron a parecidas conclusiones.

- En el meta-análisis de 2004 Meta-analysis of the health effects of using the glycaemic index in meal-planning se concluyó que una dieta de bajo IG era una herramienta útil para controlar el colesterol y variables metabólicas de la diabetes.

Otras enfermedades y estudios

 - En 2008 se publicó la revisión sistemática de estudios observacionales "Glycemic index, glycemic load, and chronic disease risk--a meta-analysis of observational studies", analizando la correlación entre una dieta con pocos carbohidratos refinados y varias enfermedades crónicas. Se concluyó que una dieta de bajo IG tiene una significativa reducción del riesgo, especialmente en el caso de enfermedades cardiovasculares, hepáticas y diabetes.

- También en 2008 el meta-análisis "Glycemic response and health--a systematic review and meta-analysis: relations between dietary glycemic properties and health outcomes"  concluyó que una dieta de bajo IG mejoraba varios indicadores sobre la salud.

- En 2012 el estudio Dietary fiber, carbohydrate quality and quantity, and mortality risk of individuals with diabetes mellitus concluyó que entre los diabéticos sin sobrepeso la mortalidad total aumentaba significativamente con la CG.

- En 2010 en estudio prospectivo "Dietary glycemic index, glycemic load, and intake of carbohydrate and rice in relation to risk of mortality from stroke and its subtypes in Japanese men and women" encontró una clara asociación entre el elevado IG y la muerte por ictus entre las mujeres.

- También en 2010 en el estudio "Carbohydrate nutrition and inflammatory disease mortality in older adults" se encontró una clara asociación entre la ingesta de carbohidratos de elevado IG y la muerte por enfermedades inflamatorias.

- Los estudios "Carbohydrate nutrition, glycemic index, and the 10-y incidence of cataract" (2007) y  "Dietary glycemic index and the risk of age-related macular degeneration" (2008), relacionaron una dieta con mayor IG con una mayor incidencia de enfermedades oculares, en concreto cataratas y degeneración macular, respectivamente.

Ya solo quedan las conclusiones

Parece que las evidencias científicas son bastante relevantes desde dos perspectivas: relacionando una dieta de bajo IG con aspectos favorables para la salud y, por otro lado, asociando las dietas ricas en este tipo de carbohidratos a diversas enfermedades. Pero en el siguiente y último post haré una resumen más detallado de mis conclusiones finales Hasta entonces, puede releer los tres con más tranquilidad y perspectiva e ir sacando las suyas.

7 comentarios:

  1. Muy bueno el estudio ,pero esta claro que las evidencias científicas son bastante relevantes,ay que seguir una dieta de bajo IG

    ResponderEliminar
  2. Pero hasta que no pongan el IG en las etiquetas difícilmente se va concienciar a la gente que no se preocupa mucho por estas cosas, que por desgracia es la gran mayoría.

    ResponderEliminar
  3. El indice glucemico (IG) es importante, aunque lo determinante es la carga glucémica (CG). Además deberían incluir en las etiquetas el contenido en aminas (histamina, tiramina, arginina, feniletilamina...) dado el notable aumento de intolerancias alimentarias y sus trastornos asociados (migrañas, contracturas, eccemas, enfermedades intestinales...). Queda mucho por hacer.

    ResponderEliminar
  4. Dada la importancia que este asunto tiene en este blog me gustaría insistir un poco en este tema para que nos quede claro a todos
    ¿Han tenido en cuenta estos estudios claramente la variable peso del individuo y como va correlacionando (con una curva o grupos de individuos según peso) mayor peso con mas riesgo? ¿y con la mayor o menor actividad física?
    Si la dieta rica en carbohidratos produce claramente obesidad, podría ser el exceso de peso y no los carbohidratos en si mismos los que produzcan el mayor riesgo. Si esta hipótesis que digo fuera cierta el riesgo no aumentaría en personas de bajo peso
    ¿y si sustituyeramos todos los refinados por integrales de verdad? aunque supongo que tantos integrales tampoco sea bueno
    Lo que me resulta raro es que dada la importancia que tiene el pancreas en todo esto y su relación con la insulina no se haya encontrado un mayor riesgo de cancer de pancreas
    Gracias por este magnífico blog y sus respuestas
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Rafael, hoy en día absolutamente todos los estudios epidemiológicos realizan ajustes respecto al peso y la actividad física.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿y si se sustituyen todos los carbohidratos refinados por integrales de verdad podría valer como dieta adecuada o seguirían siendo demasiados carbohidratos?

      Eliminar
    2. No sé de cuántos carbohidratos hablas, Rafael. De cualquier forma, no hay respuestas absolutas para ese tipo de preguntas.

      Eliminar