Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

11 ene. 2013

Más estudios prueban que los lácteos no engordan

Hace unos meses publiqué un artículo comentando una reciente revisión sistemática de estudios observacionales realizada sobre los lácteos enteros (sin desnatar). Aunque, como suelo recordar, el encontrar correlación en este tipo de estudios no necesariamente supone causalidad, en la revisión comentada los resultados eran tan unánimes que dejaban poco resquicio a la duda. No se encontraban indicios de asociación entre la ingesta de lácteos enteros y el sobrepeso.

Sin embargo, es cierto que el análisis se queda algo cojo si no se complementa con una revisión del tipo de estudios que son más fiables a la hora de buscar pruebas de causa-efecto, los estudios de intervención. Pues bien, en 2012 se publicó en Internation Journal of Obesity el trabajo "Effect of dairy consumption on weight and body composition in adults: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled clinical trials" , analizando precisamente más de una docena de este tipo de estudios (sin diferenciar el tipo de lácteo, entero o desnatado) divididos en dos grupos, en función del tipo de intervención: Por un lado los que no incluían restricción calórica y por otro los que sí lo hacían.

Y, como suelen decir que una imagen vale más que mil palabras, vamos a ver los resultados en forma de gráficos, empezando por la variación del peso en relación con la ingesta de lácteos:




Según los autores, en el caso de dietas con restricción calórica las personas que tomaron más lácteos adelgazaron más que los que tomaron menos. Y en las que no había restricción calórica no se identificó una diferencia estadísticamente significativa entre los que más lácteos, los que menos tomaron y la obesidad.

En el caso de la grasa corporal, estos fueron los resultados:


Como puede observarse, en ambos grupos los que más lácteos tomaron consiguieron reducir más grasa corporal.

Y estos son resultados de la variación de la masa magra o muscular:


En este caso, aquellas personas que más lácteos tomaron consiguieron aumentar su masa magra, en ambos grupos.

Para completar el análisis, el siguiente gráfico representa los resultados sobre el contorno de cintura:


De nuevo en ambos grupos se observa una reducción del contorno de cintura entre los que más lácteos tomaban.

Por lo tanto, este meta-análisis de estudios de intervención ratifica las conclusiones de la revisión de estudios observacionales: Tomar lácteos no engorda, más bien al contrario.

9 comentarios:

  1. Interesante artículo. Por lo demás, me gustaría saber si es verdad que los lácteos pasteurizados pierden tanto valor nutritivo como a veces dicen. Quizá estaría bien algún artículo sobre este tema porque, aunque no engorden, si resulta que tampoco aportan mucho en su presentación habitual (pasteurizados)...

    ResponderEliminar
  2. Bueno, eso da para otro artículo, gracias por la sugerencia. Adelanto que perder, pierden, pero menos de lo que se va diciendo por algunos sitios.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre mas un articulo interesante.Se dice que el hombre es el unico animal que toma la leche en adulto y que no es recomendable Me gustaría saber si es verdad que los lácteos pasteurizados son malos para ciertas enfermedades por ejemplo, la enfermedad de la prostata?

    ResponderEliminar
  4. El hombre es el único animal que hace muchas cosas, eso no significa necesariamente que sea malo o bueno. No sé a qué enfermedad de la próstata te refieres, pero por si te sirve de ayuda, en este meta-análisis concluyeron que aquellos que toman más lácteos (no solo leche), viven más. Y al hecho de beber leche, no se le encontró ninguna desventaja para la salud, más bien al contrario:
    http://www.jacn.org/content/27/6/723S.long

    ResponderEliminar
  5. Para aquellos que quieren saber si tomar leche es bueno o malo, atentos al siguiente post

    ResponderEliminar
  6. Las grasas de los lácteos serán buenas pero ¿qué pasa con sus proteínas? Según algunos autores (p.e.Maelán Fontés)las proteínas de los lácteos son capaces de inducir una fuerte producción de insulina, en otras palabras, tienen un índice insulinémico elevado, comparado con los hidratos de carbono refinados. También comentan estos autores que la leche aumenta significativamente los niveles sanguíneos de una proteína llamada IGF-1, involucrada en el cáncer y que también aumenta el riesgo de enfermedades autoinmunes como la diabetes tipo 1 o la esclerosis múltiple. Por otro lado, la proteína beta-caseína A1 de la leche de vaca da lugar a la producción de bete-casomorfina-7 en el aparato gastrointestinal, proteína involucrada en enfermedades neurológicas y cardiovasculares.

    ResponderEliminar
  7. Lo dicho, Ana, atenta al siguiente post

    ResponderEliminar
  8. El tema de los estudios está muy bien... pero la experiencia personal es otra cosa... hace 14 años empecé a hacer "dieta" para volumen... en mi ignorancia solo me preocupé de la proteína y me tomaba dos litros de leche entera al día. Me puse como un tonel. Si los lacteos enteros no engordan... yo soy el Papa!

    ResponderEliminar
  9. Creo que lo has dicho perfectamente. Los estudios están muy bien pero la experiencia personal es otra cosa. Otra cosa que no es ciencia. No te ofendas, pero personalmente prefiero fiarme de la ciencia que de una experiencia personal. Si bebiste una cantidad muy por encima de la recomendada, junto con una gran cantidad de proteínas, y vete a saber qué más, y engordaste y lo achacas a la leche, es tu opinión, pero una opinión no es una evidencia.

    ResponderEliminar