Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

14 ene. 2013

Los suplementos de antioxidantes ni curan, ni previenen enfermedades, ni retrasan el envejecimiento

El magnífico artículo del gran Jorge Ruiz " Radicales libres, antioxidantes y la madre que los parió" me ha animado a actualizar mi opinión sobre los suplementos de antioxidantes, un tema recurrente ya que cada poco tiempo se suele re-publicar alguna noticia mencionando tal o cual estudio en su favor y especulando sobre sus maravillosas propiedades. El negocio y la industria que hay detrás son muy poderosos y mueven una enorme cantidad de  dinero, incluso algunos profesionales de "la vida sana" más o menos rigurosos que los recomiendan con efusividad suelen disponer de una importante fuente de ingresos con la venta de productos y suplementos relacionados con sus teorías.

La explicación simplificada que suelen presentar los medios de comunicación generalistas nos dice que los antioxidantes impiden la oxidación y desactivan los radicales libres y, por lo tanto, retrasan el envejecimiento y pueden prevenir diversas enfermedades, incluso el cáncer. La ciencia conoce y ha identificado buena parte de sus procesos químicos aislados, pero su impacto y resultado final en la enorme maraña bioquímica que es nuestro organismo no es tan sencillo de evaluar. Jorge Ruiz lo explicaba muy bien en su post y también el estupendo artículo que recientemente nos daba a conocer el siempre oportuno Cesar Tomé, "Oxidants, antioxidants and the current incurability of metastatic cancers" es muy didáctico, haciéndonos ver la enorme complejidad del cáncer y lo erróneo de la simplificación radicales libres=malos y  antioxidantes=buenos.

Más allá de las teorías e hipótesis, en este caso la epidemiología es especialmente útil, ya que tanto mediante ensayos observaciones como con ensayos de intervención podemos analizar si la ingesta de suplementos, es decir, de los antioxidantes aislados, tiene alguna ventaja en la prevención de enfermedades o en el retraso de la mortalidad. Afortunadamente la iniciativa Cochrane, la más importante a nivel mundial para la realización de revisiones de ensayos con objeto de llegar a conclusiones de aplicación clínica, ha realizado unos cuantos trabajos sobre el tema, analizando en profundidad una gran cantidad de estudios de todo tipo, que creo que son suficientes para llegar a conclusiones sólidas.

Estas son las principales, organizadas por temas y enfermedades:



Cáncer: En 2008 los investigadores que participaron en la revisión "Antioxidant supplements for preventing gastrointestinal cancers" no encontraron evidencias de que pudieran prevenir el cáncer gastrointestinal, por el contrario, vieron que se asociaban con un aumento de la mortalidad .

Enfermedades oculares: Las revisiones de 2012 "Antioxidant vitamin and mineral supplements for preventing age-related macular degeneration" y "Antioxidant vitamin and mineral supplements for slowing the progression of age-related macular degeneration" concluyeron que no había pruebas de que los suplementos de vitaminas y antioxidantes pudieran ser útiles para prevenir la degeneración macular, aunque sí podrían servir para retrasar su avance una vez que había comenzado. De la misma forma, en 2012 se publicó "Antioxidant vitamin supplementation for preventing and slowing the progression of age-related cataract", concluyendo que tampoco servía para prevenir o retrasar la aparición de cataratas.

Mortalidad: Como remate y resumen global, en 2012 se publicó “Antioxidant supplements for prevention of mortality in healthy participants and patients with various diseases” analizando cómo afectaban los suplementos con antioxidantes tanto a personas sanas como a personas con diversas enfermedades. Los resultados fueron poco optimistas, por decirlo suavemente. La mortalidad era mayor entre quienes consumían los antioxidantes más populares, beta caroteno, vitamina A o vitamina E.

Hay más revisiones y estudios con resultados similares, pero creo que con los de Cochrane son suficientes, ¿no cree? Y me parece que no necesitan más comentarios.

Por cierto, les recuerdo que en los estudios de habla de suplementos, normalmente en forma de comprimidos que se compran con facilidad sobre todo en farmacias. Las conclusiones son muy diferentes en el caso de tomar frutas y verduras abundantes, las fuentes naturales de antioxidantes por excelencia. En ese caso sí que se han demostrado sus propiedades beneficiosas para la salud.

9 comentarios:

  1. Interesante información. Faltaría por saber, claro, cuál es el motivo de la diferencia en funcionamiento entre los antioxidantes de los suplementos y los incluidos en los alimentos.

    ResponderEliminar
  2. Un tema muy interesante, sobre el que yo tengo también bastantes dudas. Es cierto que los resultados en general sobre los multivitamínicos no son muy favorables en general, con bastantes contradicciones. Sin embargo, cuando se trata de suplementos concretos (magnesio, yodo, vitaminas particulares...) en general si hay mejoras importantes para múltiples problemas. En fin, hay mucho que seguir aprendiendo sobre el tema.

    ResponderEliminar
  3. Buen resumen centinel, ¿Existen estudios que examinan el efecto de suplementación específica en personas con deficiencias de ciertos micro-nutrientes?

    ResponderEliminar
  4. Supongo que existirán, pero ya habría que ir buscando caso por caso. De cualquier forma, no suelen ser habituales las deficiencias (aunque es cierto que sí ocurren).

    ResponderEliminar
  5. Dices que las frutas si son buenas, pero en ese caso no indicas enlace a ningun estudio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este estudio vincula en número de raciones diarias de frutas y verduras con una reducción del riesgo de morir por cualquier causa.

      Sugiere que la cantidad óptima es 7 porciones diarias o más, cosa que reduce en un 42 % el riesgo de muerte.

      Pero tu sigue, tomando antioxidantes de bote.

      http://jech.bmj.com/content/early/2014/03/03/jech-2013-203500.full?sid=40da

      Eliminar
  6. Ramiro (estudiante de nutrición argentino)16 de enero de 2014, 22:33

    Centinel, estoy leyendo tu blog de manera cronológica tal y como fueron publicados los artículos
    Me parece un enorme y excelente trabajo el tuyo.
    Con lo obtenido en estos estudios, cada vez más me convenzo de que el cuerpo no puede ser engañado. Quizás en el corto o mediano plazo, algunas cosas funcionen, pero en general, resulta casi imposible.
    Me hace acordar al intento fallido de David Sinclair de estimular las sirtuinas a partir de un resveratrol sintético...
    Seguiré leyendo artículo por artículo.
    De nuevo, felicitaciones, porque yo me dedico a algo parecido (a mucha menor escala) y realmente el tuyo es un trabajo admirable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus amables comentarios, Ramiro. Y espero que los siguientes te sigan gustando. ¡Saludos!

      Eliminar