Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

23 may. 2012

Impresionante estudio sobre las grasas y enfermedades cardiovasculares. Veredicto: No culpables

Cochrane Collaboration es la iniciativa científica más importante y potente que hay en el mundo para revisar estudios médicos y llegar a conclusiones concretas basándose en una enorme cantidad de datos. Es la referencia que todos los expertos, investigadores y médicos utilizan como fuente más fiable de entre todas las existentes. Una de sus principales tareas es hacer profundas revisiones de estudios médicos de temas concretos, seleccionando los estudios más fiables y rigurosos y analizando los resultados con poderosas herramientas estadísticas.

Pues bien, acaba de publicarse la impresionante revisión Cochrane sobre la reducción de las grasas y las enfermedades cardiovasculares "Reduced or modified dietary fat for preventing cardiovascular disease", que no tiene desperdicio. Incluye el análisis de 48 de los más rigurosos estudios realizados durante los últimos años, haciendo seguimiento a decenas de miles de personas. El resumen de Pubmed está en este enlace y el documento completo (¡más de 200 páginas!) en este otro. Y leyendo el denso y detallado informe en su totalidad, las conclusiones principales que me gustaría destacar son las siguientes, en función de las diferentes estrategias posibles:

Reducción de las grasas

- No hay evidencias claras de  menores índices de mortalidad en enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes en las dietas bajas en grasas.
- Las dietas bajas en grasas  se asocian a una modesta reducción del peso, IMC (indice de masa corporal), colesterol total y LDL. Sin embargo, no varían los valores de presión arterial, HDL y triglicéridos.
- No hay evidencias claras de una menor cantidad de incidentes cardiovasculares en las dietas bajas en grasas.

Sustitución de las grasas saturadas por otras "más saludables"

- No hay evidencias claras de una menor mortalidad en las dietas que sustituyen las grasas saturadas por otras.
- Las dietas que sustituyen las grasas saturadas por otras se asocian a una modesta reducción del colesterol total y triglicéridos. No presentan cambios en los niveles de peso, IMC, LDL y HDL..
-  Las dietas que sustituyen las grasas saturadas por otras se asocian a un mayor riesgo de muerte por cáncer.

Reducción de las grasas saturadas + sustitución por otras "más saludables"

- No hay evidencias claras de mejores índices de mortalidad en enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes en las dietas que combinan una reducción de las grasas saturadas y la sustitución de las mismas por otro tipo de grasas .
-  Las dietas que combinan una reducción de las grasas saturadas y la sustitución de las mismas por otro tipo de grasas, se asocian a una modesta reducción colesterol total, LDL y triglicéridos. Por contra, no se observan cambios en valores de HDL e IMC.

Además de forma general

- Las dietas con reducción y/o sustitución de grasas saturadas se asocian a una pequeña reducción del número del total de eventos cardiovasculares, pero no a ningún tipo de evento en concreto. Sin embargo, no hay evidencias claras que presenten alguna mejora en la mortalidad.

Las conclusiones no precisan más comentarios. En mi opinión, los autores de la revisión incluso son demasiado conservadores en sus propias conclusiones finales, recomendando la reducción de grasas saturadas, después de haber dicho casi literalmente lo que he escrito arriba. Y vistas las pruebas científicas existentes, creo que habría que replantearse si su demonización durante todos estos años ha servido para algo o ha sido contraproducente. Como mucho, podríamos inclinarnos por la moderación, pero nunca por el rechazo que nos han inculcado de forma obsesiva.

Por cierto, este estudio, el más importante realizado hasta la fecha del tema, ¿no debería ser de obligada lectura para todos los médicos, nutricionistas y similares?

9 comentarios:

  1. Muy interesante! Sólo con ver 10 minutos la tele podrás ver unos cuantos anuncios que contradicen los resultados del estudio...

    ResponderEliminar
  2. Nos hemos pasado toda la vida teniendo que pasar d las grasas para adelgazar puedes tomar un plato de pasta o arroz blanco, pero sin grasa. A cualquiera que se lo digas, le parecerá lo normal, ensalada con una cucharita de aceite... Esto no puede cambiar fácilmente, es tan difícil como dejar de pensar que es saludable tomar pan para comer, cereales para desayunar, arroz para comer y pasta para cenar, pero como no estoy comiendo grasas.... No tengo porque engordar. Estas ideas están demasiado arraigadas para que cambien fácilmente, aunque estemos viendo que no dan resultado si ves un anuncio que dice: con la mitad de grasa, automáticamente piensas que es más sano y si cenas estos cereales, como no tienen grasas, también adelgazas... En fin, que es un bombardeo constante

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo cómo siempre se ha demonizado la dieta Atkins, una de las que más incidía en que el consumo de grasas "sanas" en la dieta ayudaba a perder peso de forma saludable. Cada vez más se le da la razón.

    ResponderEliminar
  4. Aquí una muestra, Manolo:
    http://elcentinel.blogspot.com/2012/01/lo-que-dice-walter-willett-de-atkins-y.html

    ResponderEliminar
  5. Impresionante =/

    Soy estudiante de 6º de Medicina, hace unos meses me examiné de endocrino, y esto habría dado mucho de que hablar

    ResponderEliminar
  6. Sí, es triste que todos estos estudios tan importantes pasen desapercibidos para médicos y estudiantes o que tarden años en llegarles.

    ResponderEliminar
  7. Pues si, debería ser lectura obligada, sobre todo por las autoridades que parece que siguen ancladas en la pirámide de los años 70 cuando cada vez hay más evidencia que desmonta muchas de las recomendaciones.

    ResponderEliminar
  8. Yo me tenté con la dieta Atkins. El resultado fue aumentar 6 kg en tres meses y subir 30% los colesteroles. Particularmente los triglicéridos los logré llevar al máximo aconsejado. El cinturón lo tuve que correr 2 perforaciones. Todo un éxito (je je)
    Con esta experiencia volví a controlar las grasas y pude controlar mi peso y, lentamente, empezar a volver a mi peso que el médico consideraba correcto (En mi caso 84 kg, hoy estoy en 90 / 90,5)
    No sé medicina. No entiendo demasiado los gráficos presentados. Pero entendí que hay que ser cuidadoso, y medidos, al presentar estas cosas,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como lo cuentas, 6 kilos no se cogen de un dia para otro. Si veías que no parabas de engordar, es de zoquetes seguir con la dieta.

      Eliminar